Ruanda: los sectores clave en los que el desarrollo económico no se ha logrado (carta blanca)

Victoire Ingabire

La reforma de la gobernanza por medio del diálogo es el aspecto más vital capaz de provocar el cambio en los sectores clave en Ruanda”, estima Victoire Ingabire Umuhoza, opositora del gobierno ruandés.

                 En el año 2.000, Ruanda lanzó un programa de desarrollo con el objetivo de transformar el país de un estado de renta débil a un estado de renta intermedia, empujado por una economía del conocimiento. Este programa debería alcanza el objetivo previsto en un periodo de 20 años. En el transcurso de las dos décadas que han seguido, Ruanda ha hecho notables progresos y ha recibido el aplauso en el mundo entero.

                La economía de Ruanda ha conocido un significativo crecimiento, convirtiéndose en la décima economía con el crecimiento más rápido de 2001 a 2011 (1). La renta por habitante y el índice de desarrollo humano (IDH) del país aumentaron, mientras los niveles de pobreza disminuyeron notablemente. Sin embargo, estas realizaciones han sido puestas en cuestión por las elevadas y persistentes desigualdades y estudios independientes han cuestionado igualmente las estadísticas de pobreza de Ruanda(2). Además, el fuerte crecimiento económico registrado en este periodo no se ha debido a sectores privados y comerciales dinámicos, sino gracias la ayuda extranjera (3). Cuando los países donantes han decidido suspender su ayuda financiera en 2012, a causa de su presunta implicación de Ruanda en el conflicto en el este de la RDCongo, las tasas de crecimiento se han ralentizado.

                Desde inicios de los años 2010, el gobierno ruandés ha comenzado a acumular rápidamente deudas para invertir en el lanzamiento de una compañía aérea nacional así como en proyectos de infraestructuras a gran escala con la finalidad de obtener ingresos por actividades relacionadas con las reuniones, conferencias, exposiciones internacionales (MICE). Sin embargo, estos proyecto no han generado el rendimiento esperado antes de la pandemia COVI-19, lo que ha contribuido todavía más a la disminución del crecimiento.

Hoy, Ruanda todavía no ha alcanzado el estatus de país de renta intermedia como prometió el gobierno hace más de 20 años. La realización de este compromiso ha sido retrasada a 2035. La deuda del país ha alcanzado el 71% del PIB (5); la mayor parte de la misma ha sido invertida en grandes proyectos que no responden a las necesidades inmediatas de la población, que, por otro lado, ha quedado muy afectada por la pandemia. El Fondo Monetario Internacional ha advertido recientemente que, dado que una gran parte de la población no está vacunada, los riesgos ligados a la evolución de la pandemia siguen siendo importantes, añadiendo que una aceleración de las reformas es necesaria para atenuar las cicatrices de la pandemia y para asegurar un crecimiento más inclusivo y duradero a medio plazo (6).

A pesar de los elogios del mundo entero, los progresos de Ruanda han sido insuficientes en el desarrollo de los sectores clave para realizar una verdadera transformación social y económica que la población necesita. Uno de esos sectores es el desarrollo del capital humano. Según el índice de capital humano 2020 (7) del Banco Mundial, un niño nacido en Ruanda tiene hoy menos posibilidad (37%) de ser tan productivo como un niño que se ha beneficiado de una educación y cuidados sanitarios de calidad. Ese número es inferior a la media de la región de África subsahariana y cercano a la media del grupo de países de rentas débiles. El bajo nivel de capital humano en el país es debido a la falta de educación y a las elevadas tasas de malnutrición en Ruanda. Se trata de una de las principales razones por las que Ruanda no ha sido capaz de atraer inversiones privadas en estos últimos años. Ruanda necesita esas inversiones. Seguir pidiendo prestado, recibir subvenciones o aumentar los impuestos para aumentar las finanzas públicas para el desarrollo sería improbable (8).

El desarrollo del capital social fundado en una ilimitada confianza de la sociedad debe concretarse. Existe a la vez factores históricos y de gobernanza que afectan a la confianza entre los mismos ciudadanos, así como entre los ciudadanos y los representantes del Estado. Las partes sombrías de la historia de Ruanda han sido escritas para adaptarse a la agenda política de los regímenes en el poder; lo cual suscita persistentes inquietudes en cuanto a saber si verdaderamente se ha hecho justicia con relación a todas las atrocidades cometidas durante este periodo. Estos problemas crean hoy división y desconfianza entre los ruandeses. Además, las violaciones continuas de los derechos humanos y los déficits en el bienestar de la población (9) intensifican la desconfianza de los ciudadanos para con las instituciones del Estado. Sin poner en práctica políticas radicales para restaurar la confianza absoluta de la sociedad a fin de reforzar el capital social, Ruanda no tendrá garantizada su estabilidad a largo plazo para alcanzar un desarrollo duradero.

Otro terreno en el que el desarrollo ruandés, aclamado, ha fracasado es el relativo a la “buena vecindad”. Las acusaciones de implicación de Ruanda en el conflicto y en la explotación ilícita de los recursos naturales del este del Congo (10), (11), (12), (13)  son todo un desafío. A pesar del acercamiento entre los dirigentes de los dos países, el escepticismo persiste entre los simples ciudadanos y las elites políticas de los dos países. Las tensiones políticas entre Ruanda y Burundi, así como entre Ruanda y Uganda,  que han conducido al cierre de fronteras, siguen sin resolverse. Cuanto más perdura la falta de entendimiento más se degradan las relaciones entre Ruanda y sus Estados vecinos; todo ello podría agudizar los problemas de seguridad en la región de los Grandes Lagos. El cierre de fronteras ha perturbado ya las actividades económicas y el comercio y ha hecho aumentar el precio de los alimentos en Ruanda. Un estudio sobre los futuros motores del crecimiento en Ruanda (14) reconoce que sus perspectivas de crecimiento deben alimentarse con el comercio y con la integración regional, que pueden ser alcanzados gracias a la participación en la cadena de valor de aprovisionamiento de los recursos naturales de la región en el mercado mundial.  Estoy convencida de que si Ruanda no desarrolla una política de buena vecindad, la integración regional en favor del desarrollo económico será un mito.

Por fin, ha faltado en Ruanda en estas dos décadas una gobernanza que tome en cuenta especialmente la voz de los ciudadanos  para que de manera democrática se respete la responsabilidad del gobierno (15). La puesta en práctica de políticas sin la participación de los ciudadanos, la falta de responsabilidad y sensibilidad del Estado para con la población, el hecho de sofocar todas las voces que cuestionaban las políticas de desarrollo, son las causas, también, de que el gobierno no haya realizado las promesas hechas en el año 2.000 de transformar Ruanda en un Estado de renta intermedia en 2020.

Dado que ningún país sin recursos ha pasado a ser un Estado moderno, competitivo y con rentas elevadas sin instituciones de gobierno altamente competentes y responsables (16), Ruanda debe mejorar su gobernanza. Este proceso exige una atención especial, tanto más cuanto que la reforma de la gobernanza es el aspecto más vital capaz de provocar el cambio en el resto de los sectores mencionados en los que el desarrollo de Ruanda ha fracasado. Tales reformas pueden ser realizadas gracias al diálogo inter-ruandés, entre el gobierno, los partidos políticos de la oposición y las organizaciones de la sociedad civil del interior y del exterior (17).

¿Por qué dialogar? La historia de Ruanda se ha caracterizado desde su independencia por regímenes sucesivos que han permanecido en el poder por todos los medios posibles, rechazando poner en pie reformas de buen gobierno. Las repercusiones han sido masacres, violaciones de los derechos humanos, culminando en el genocidio de los tutsi de 1994. Para evitar que la historia se repita, es una necesidad un diálogo inter-ruandés para la reforma de la gobernanza. El resultado del mismo crearía un entorno que facilitaría la estabilidad y el desarrollo económico duradero de Ruanda.

Victoire Ingabire Umuhoza, Presidenta del partido DALFA-UMURINZI

 

Fuentes citadas

 [1] https://www.economist.com/graphic-detail/2011/01/06/africas-impressive-growth

[2]https://www.ft.com/content/683047ac-b857-11e9-96bd-8e884d3ea203

[3] https://www.worldbank.org/en/country/rwanda/publication/rwanda-economic-update-financing-development-role-deeper-diversified-financial-sector

[4] https://openknowledge.worldbank.org/bitstream/handle/10986/29036/122107-WP-PUBLIC-Rwanda-Economic-Update-FINAL.pdf?sequence=1&isAllowed=y

[5] https://www.minecofin.gov.rw/publications/data

[6] https://www.imf.org/en/News/Articles/2022/01/11/pr2205-pr2205-imf-executive-board-completes-2021-article-iv-consultation-fifth-review-for-rwanda

[7] https://databank.worldbank.org/data/download/hci/HCI_2pager_RWA.pdf?cid=GGH_e_hcpexternal_en_ext

[8] https://openknowledge.worldbank.org/bitstream/handle/10986/35970/Rwanda-Economic-Update-The-Role-of-the-Private-Sector-in-Closing-the-Infrastructure-Gap.pdf?sequence=5&isAllowed=y

[9] https://happiness-report.s3.amazonaws.com/2020/WHR20.pdf

[10] https://www.securitycouncilreport.org/atf/cf/%7B65BFCF9B-6D27-4E9C-8CD3-CF6E4FF96FF9%7D/DRC%20S%202002%201146.pdf

[11] https://www.securitycouncilreport.org/atf/cf/%7B65BFCF9B-6D27-4E9C-8CD3-CF6E4FF96FF9%7D/s_2012_843.pdf

[12] https://www.undocs.org/S/2020/1283

[13] https://www.undocs.org/en/S/2021/560

[14]https://openknowledge.worldbank.org/handle/10986/30732#:~:text=The%20report%20identifies%20four%20essential,agricultural%20modernization%2C%20and%20capable%20and

[15] https://info.worldbank.org/governance/wgi/

[16] https://openknowledge.worldbank.org/handle/10986/30732

[17] https://www.levif.be/actualite/international/pour-un-nouveau-dialogue-inter-rwandais-carte-blanche/article-opinion-1481135.html

Fuente:  https://www.therwandan.com/fr/rwanda-les-domaines-cles-ou-le-developpement-economique-na-pas-reussi-carte-blanche/

Traducción : Juan Luis Iribarren, 25 enero 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Federación de Comités en Solidaridad con África Negra +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.