BURKINA FASO  |  Reclutar «voluntarios para la defensa»: ¿cansado de luchar?

El presidente Roch Marc Christian Kaboré, durante su discurso a la nación. Foto: L'Observateur Paalga.
El presidente Roch Marc Christian Kaboré, durante su discurso a la nación. Foto: L’Observateur Paalga.

La situación es muy delicada. Esta expresión, referida a todo tipo de circunstancias, ha sido ya usada en numerosas ocasiones. Sin embargo, muy pocas veces ha sido tan pertinente, dado que sigue sin acabar la interminable pesadilla en la que Burkina Faso se encuentra sumergida desde hace cinco interminables años.

Cuatro días después del asesinato de Oumarou Dicko, alcalde de Djibo, la «ciudad martirio» por excelencia, un convoy de cinco autobuses de la mina de SEMAFO en Boungou y su equipo de seguridad se convirtió en el objetivo de los terroristas. El balance, escalofriante: una cuarentena de muertos y más de sesenta heridos. Esto lo convierte en el atentado más mortífero hasta la fecha, contando tanto a civiles como a militares.

Nos encontramos, por tanto, ante una situación muy delicada. Tanto es así que al día siguiente de esta indescriptible carnicería, el presidente burkinés Roch Marc Christian Kaboré decretó luto nacional durante 72 horas en un discurso dirigido a la nación e invitó a todos los ciudadanos «al recogimiento y la introspección para fortalecer la fe en la unidad, la cohesión y la paz de nuestro país».

Puede que lo que más recordemos de esta intervención presidencial sea la orden dada -¿cansado de luchar?– por el comandante supremo de las fuerzas armadas «para reclutar voluntarios para la defensa de las zonas amenazadas». Durante la revolución burkinesa, se hablaría de «guerra popular generalizada». Esta medida viene tras la iniciativa que tomaron hace varias semanas los habitantes de Kongoussi, apoyados por Aly Nana, con el fin de organizar la resistencia popular.

Una iniciativa que acaba, por así decir, de recibir el sello presidencial, aunque muchos habían expresado de inmediato reservas. No solo porque algunos pueden tener un plan oculto detrás de este voluntarismo a priori meritorio, sino por algo aún más grave: porque las alimañas contra las que estamos luchando en este momento podrían infiltrarse en estas estructuras y hacer de caballo de Troya para exterminarnos más efectivamente. Incluso dirigidos por las fuerzas de defensa y seguridad tradicionales el riesgo no sería insignificante.

Sin embargo, quedan algunos interrogantes sobre qué alcance tendrá este experimento, cuyos límites aún desconoce la población. En cuanto al reclutamiento, ¿hace falta entender que no se tratará de simples voluntarios como Aly Nana, sino de hombres y mujeres a los que se les pagará según su esfuerzo y el peligro al que se sometan? Del mismo modo, ¿cuál será la utilidad en el terreno de estos «reclutas» que pueden no tener ni siquiera una formación militar básica, a no ser que se pretenda recurrir a los militares retirados o a reservas que aún puedan ir al frente o ser útiles en inteligencia militar?

Con toda seguridad, el presidente burkinés ha estado estudiando minuciosamente todos los riesgos inherentes a este plan antes de llevarlo a cabo y posteriormente adoptará todas las medidas posibles para evitar que el remedio sea peor que la enfermedad. Sin embargo, ¿podemos reprocharle a él, el pobre hombre que ya no da más abasto ni sabe a qué Fuerzas Armadas encomendarse, por intentar todo lo que es razonablemente «intentable» para sacarnos de esta trampa sin fin?

Cuando pide la sagrada unión de sus compatriotas «…desde dentro y desde fuera… sin considerar la opinión política», ¿no se lee entre líneas que tiende su mano, con timidez, a los dignatarios del antiguo régimen, con Balise Compaoré a la cabeza, a quien siempre le ha acusado de provocar este cáncer que nos consume sin piedad? Y si ese fuera el caso, ¿qué medidas políticas se adoptarán en respuesta a este llamamiento?

 

 

Fuente: Ousseni Ilboudo (7 de noviembre de 2019). 
«Recrutement de « volontaires pour la défense » : 
de guerre lasse ?», en L’Observateur Paalga.

Traducido por Nerea Reguilón Pérez para Umoya.

Una respuesta a “BURKINA FASO  |  Reclutar «voluntarios para la defensa»: ¿cansado de luchar?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Federación de Comités en Solidaridad con África Negra +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.