EEUU | Audiencia sobre reparaciones por la esclavitud

La representante Sheila Jackson Lee (D-TX) habla durante la audiencia sobre reparaciones por esclavitud celebrada por el Subcomité Judicial de la Cámara de Representantes sobre la Constitución, los Derechos Civiles y las Libertades Civiles el 19 de junio de 2019 en Washington, DC. Foto: Getty / Zach Gibson.

La representante Sheila Jackson Lee (D-TX) habla durante la audiencia sobre reparaciones por esclavitud celebrada por el Subcomité Judicial de la Cámara de Representantes sobre la Constitución, los Derechos Civiles y las Libertades Civiles el 19 de junio de 2019 en Washington, DC. Foto: Getty / Zach Gibson.

Introducción a las reparaciones económicas

Una vez que comencemos a cartografiar la brutalidad, que siempre es un principio organizador del capitalismo, será difícil detenerse.

Lo que posiblemente es más transformador del proyecto de ley H.R. 40, propuesto por la representante Sheila Jackson Lee, al establecer una comisión que estudie y desarrolle propuestas de reparación para los afroamericanos es la investigación sin restricciones que promete.

Aunque los medios de comunicación corporativos hagan hincapié en titulares sensacionalistas acerca de a quiénes habría que pagar y qué cantidad les correspondería –con el arraigado antagonismo racial que se genera-, la verdadera importancia de este esfuerzo imprescindible reside en la rendición de cuentas tan largamente esperada.

El proyecto de ley faculta a la Comisión “para solicitar la comparecencia de los testigos y la presentación de los libros, registros, correspondencia, memorandos, escritos y documentos que la Comisión considere apropiados” y permite que dicha Comisión se dirija al “Juzgado de Distrito correspondiente de Estados Unidos para exigir, mediante citación”, el cumplimiento de sus solicitudes.

Un examen tan exhaustivo ayudaría a mantener vivas las narrativas perdidas de miseria y opresión que caracterizan no solo el crimen de lesa humanidad de la esclavitud en sí, sino también sus manifestaciones perdurables. Hasta el día de hoy, la aplicación desigual de la ley que tiene a más de un millón de afroamericanos entre rejas y el uso de ejecuciones hipotecarias por parte de bancos como Wells Fargo en comunidades de color, son eslabones económicos de esa cadena que comenzó con la esclavitud.

No hay duda del poder liberador que puede desplegar este tipo de introspección si va asociado a la decisión de actuar. Consideremos el reciente voto de los estudiantes de  la Universidad de Georgetown por el que se autoimponen un aumento de 27,20 dólares en sus tasas universitarias a fin de compensar a los descendientes de los 272 esclavos vendidos en la década de 1830 por los fundadores de Georgetown, los jesuitas de la provincia de Maryland, que necesitaban recaudar dinero rápidamente para detener a los cobradores de deudas.

La resolución de la representante Lee obliga a la Comisión para que considere “la injusticia fundamental, la crueldad, la brutalidad y la inhumanidad de la esclavitud en Estados Unidos y en sus 13 colonias” desde 1789 hasta 1865, cuando fue oficialmente abolida.

En el caso de mi Estado natal, New Jersey, una revisión de este tipo nos arrojaría luz acerca de hasta qué punto el Estado abrazó la institución y, de hecho, la extendió para que abarcara a los indígenas americanos.

En 1797, la Corte Suprema de Nueva Jersey rechazó una petición de habeas corpus, presentada en nombre de una esclava indígena americana, conocida por esa Corte solo como Rose, argumentando que su cautiverio era parte de una especie de orden natural que no podía ser cuestionado.

“Ellos [los indígenas americanos] han sido reconocidos durante tanto tiempo como esclavos en nuestra ley”, sentenciaba el Tribunal, “que sería una gran violación de los derechos de propiedad establecer una doctrina contraria en la actualidad, como también lo sería en el caso de los africanos; y tan inútil como investigar la forma en que originalmente perdieron su libertad”.

En efecto, el fundamento de esta mentalidad que convirtió a los seres humanos en propiedad se estableció con el advenimiento de la Doctrina del Descubrimiento Cristiano promulgada por el papa Nicolás V en 1452, que dio a los monarcas de Europa la franquicia de conquistar y subyugar a los no cristianos que habitaban el planeta, a fin de someterlos al dominio de la Iglesia.

En 1823, la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó en el caso Johnson v. M’Intosh que esta nefasta franquicia concedida a los soberanos europeos había sido transferida a los Estados Unidos: “Así que los Estados Unidos han accedido inequívocamente a esa gran y amplia ley mediante la cual sus habitantes civilizados sostienen ahora este país. Ostentan y defienden en sí mismos el título con el que se adquirió. Sostienen, como todos los demás han sostenido, que el descubrimiento les otorgó un derecho exclusivo para extinguir el título indio de ocupación, ya sea por compra o por conquista; y les otorgó también el derecho a un grado de soberanía en la medida en que las circunstancias les permitieran ejercerlo”.

No es casualidad que aflore ahora este movimiento que exige una investigación histórica sobre el legado perdurable del pecado original de Estados Unidos de esclavizar a cuatro millones de africanos desde 1619 hasta 1865 .Una investigación tan potente es una prueba decisiva y conveniente a cualquier demócrata que quiera ser el abanderado en 2020 para desafiar al impenitente supremacista blanco de la Casa Blanca.

Trump en realidad ha construido su marca sobre la supremacía blanca, ya sea por la discriminación de su empresa de activos inmobiliarios (1) contra la gente de color, o por sus esfuerzos en socavar la legitimidad del primer afroamericano de Estados Unidos cuestionando su certificado de nacimiento, o bien por sus manifestaciones durante un mitin de campaña exclamando ante la multitud: “Miren a mi afroamericano, aquí está”(2).

Desde que el presidente Woodrow Wilson llevó a cabo una proyección en la Casa Blanca de la película The Birth of a Nation (El nacimiento de una nación), titulada originalmente The Clansman (El hombre del clan), (3) no hemos tenido un presidente que ofreciera más cobertura política a la supremacía blanca como lo hizo Trump cuando los nazis desfilaron en Charlottesville (4).

En 2016, la particular mezcla de odio antiinmigrante y condescendencia racial de Trump ayudó a aumentar la participación de los blancos en el mismo ciclo electoral en el que hubo un drástico descenso en la participación de los afroamericanos.

Y, aunque se ha puesto mucho énfasis en el éxito de Trump al conseguir invertir el resultado electoral en  doscientos condados del Rust Belt (cinturón oxidado) (5) porque en estos antes se había votado dos veces a Obama/Biden, si Trump está sentado en la oficina oval, es porque cientos de miles de afroestadounidenses eligieron no votar, cuya consecuencia real en la carrera electoral fue que Trump ganó por solo 70.000 votos.

Ahora es el momento de analizar esta cuestión porque la concentración de la riqueza y la desigualdad de ingresos de la nación siguen creciendo a un ritmo alarmante. Los afroamericanos, cuyo promedio de riqueza doméstica es menor del 1/16 de la riqueza de las familias blancas, fueron los más afectados por la pérdida de sus hogares tras la recesión porque el presidente Obama eligió la Wall Street en lugar de la Main Street (6).

Cuando hayamos terminado el tan esperado examen de los orígenes de la fuente de riqueza del uno por ciento de la nación, estos rogarán que se les grave su renta con una tasa de más de un 90 por ciento tal y como se hacía con los ricos bajo el mandato de Eisenhower (7).

Uno de los aspectos más opresores de la actual dominación de todos los sectores de nuestras vidas por el gran capital que reside en lugares como Wall Street es la legitimidad moral o la presunción de superioridad intelectual que conferimos a los poseedores de grandes riquezas.

Como se ve, el camino para redimir el futuro de Estados Unidos es el de desenterrar los pasajes más oscuros de su pasado.

 

Bob Hennelly

Bob Hennelly ha escrito y  realizado informes para Village Voice, Pacifica Radio, WNYC, CBS, MoneyWatch y otros medios. Ahora es reportero del Chief-Leader, que cubre los sindicatos públicos y la administración  pública en la ciudad de Nueva York. Síguelo en Twitter: @stucknation.

 

Notas de la traductora:

(1) La primera alarma se encendió en 1973, cuando el Departamento de Justicia del presidente Richard Nixon (no precisamente de los más radicales en esos tiempos), presentó una demanda contra Trump y su padre, Fred Trump, por discriminar sistemáticamente a las personas negras que querían alquilar sus viviendas: https://www.nytimes.com/es/2016/08/01/donald-trump-es-racista/.

(2) Donald Trump fue objeto de numerosas acusaciones de racismo y xenofobia en un acto de campaña de 2016 en California, cuando señaló a un simpatizante negro que estaba en el mitin y se refirió a él como “mi afroamericano”. Fue una declaración polémica que encendió las redes sociales por considerar a su fan negro como si fuera un esclavo suyo:  https://www.t13.cl/noticia/mundo/trump-desata-polemica-frase-simpatizante-negro-miren-mi-afroamericano.

https://www.lainformacion.com/asuntos-sociales/racismo/trump-afroamericano-simpatizante-negro-mitin_0_923007759.html.

(3) Es una película muda estadounidense dirigida por D. W. Griffith. Es una de las más famosas de la época del cine mudo; fue un progreso para su época en términos cinematográficos. No obstante, la película ha sido una de las más polémicas debido a que su argumento promueve abiertamente el racismo, apoya sin ambages la supremacía de la raza blanca y describe en sus escenas el supuesto heroísmo de los miembros del Ku Klux Klan.

https://es.wikipedia.org/wiki/El_nacimiento_de_una_naci%C3%B3n.

 (4) https://www.europapress.es/internacional/noticia-cientos-supremacistas-blancos-marchan-calles-charlottesville-virginia-grito-consignas-nazis-20170812134222.html.

 (5) Cinturón oxidado es un término acuñado en los años ochenta en Estados Unidos para referirse a aquellas regiones que, antes de la globalización, formaban el cinturón industrial y que, a causa de la globalización, experimentaron desde los años ochenta su desindustrialización, con el consiguiente declive económico: https://magnet.xataka.com/en-diez-minutos/el-rust-belt-la-mitologia-decadente-de-la-clase-obrera-que-ha-entregado-la-victoria-a-trump.

 (6) Es un juego de palabras entre los dos términos que son antagónicos. Wall Street es la calle de la bolsa de Nueva York y representa el gran poder financiero especulativo, la gran banca y los grandes inversores millonarios. Mientras que Main Street representa la tradicional calle principal que existe en cada ciudad de Estados Unidos y está asociada a la economía real y no especulativa de pequeños comerciantes, inversores individuales, empresas independientes con servicios al por menor y posibilidades de socialización.

(7) En ese período los impuestos podían llegar hasta el 91 por ciento en las rentas más altas.

 

Fuente: Bob Hennelly (23 de junio de 2019). 
"Reparations economics 101", en Salon.

Traducido  por Nuria Blanco de Andrés para Umoya.
Esta entrada fue publicada en Afrodescendientes, Economía, Esclavitud, Información, Otras regiones, Por región, Por temática, Todas las noticias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EEUU | Audiencia sobre reparaciones por la esclavitud

  1. Godofredo dijo:

    Petit5. Sivichgi Atilio. La Revolución Social de los Tupac Amaru 1979
    TUPAC AMARU FUE EL PRIMERO EN ABOLIR LA ERSCLAVITUD
    EN EL MUNDO Y ENGENDRÓ LA REVOLUCIÓN FRANCESA
    Dr. Godofredo Arauzo
    Para adquirir identidad nacional hay que conocer nuestra historia; conocemos la historia oficial más no la historia real, que empieza a reescribirse El 4 de Noviembre de 1780 inició la revolución de José Gabriel Condorcanqui Noguera Túpac Amaru con el apresamiento y posterior ejecución del corregidor sanguinario Antonio de Arriaga; que resquebrajó los cimientos del imperio español en las Indias y trazó el camino de la independencia de América Latina.
    En PERÜ, José Gabriel Cordorcanqui Noguera Tupac Amaru II el 16 de noviembre de 1780 en Tungasuca Cusco decretó la abolición de la esclavitud que engendró la revolución francesa. En la revolución franesa está sisntetizada la igualdad, fraternidad y libertad. Después de la Revoluión francesa, por la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano en la Convención Nacional, se abolió la esclavitud oficialmente el 7 de Febrero de 1784, 14 años después que lo hiciera Tupac Amaru II, y Napoleón restableció la esclavitud el 20 de Mayo de 1802. En Estados Unidos Abraham Licoln abolió en 1863 y en Perú Ramón Castilla en 1854, 83 y 74 años respectivamente después de Tupac Amaru II. Por derecho histórico y de justicia a Tupac Amaru II le corresponde la paternidad de la abolición de la esclavitud en el mundo y sirvió de estímulo e inspiración para la redacción de las obras de Juan Pablo Vizcardo y Guzman, Pablo de Olavide; como así mismo sirvió de inspiración a San Martín para la liberación de Argentina, Chile y Perú y es el primer precursor de la emancipación de América Latina. Personalidades contemporáneas le comparan con Cromwel, Robespier y Jorge Washington.
    Era persona hábil e instruida; doctor en derecho canónico, teología y civil, con cultura política, políglota,: dominaba el castellano, latín, quechua. Aymara y otros dialectos. Su cultura se aprecia en el oficio que le envía a Areche el 5 de Marzo de 1781 en un párrafo escribe:” Un humilde joven pastor rústico con el palo, la honda y la providencia divina libertó al infeliz pueblo de Israel, del poder de Goliat y Faraón; la razón fue las lágrimas de estos pobres cautivos dieran tales voces de compasión, pidiendo justicia al cielo, que después de cientos de años salieron de su martirio y tormento para la tierra de promisión; más ¡ay¡ que al fin lograron sus deseos, aunque con tanto sufrimiento y llanto¡.. Más nosotros infelices indios, con más suspiros y lágrimas que ellos, en tantos siglos no hemos podido conseguir algún alivio; será la razón porque el Faraón que nos persigue, maltrata y hostiliza no es uno sólo, sino muchos, tan inicuos y de corazones tan depravados como son los corregidores, sus tenientes, cobradores y demás corchetes. hombres diabólicos y perversos, que presumo que nacieron del lúgubre caos infernal y se sustentaron de los pechos de arpías más ingratas, por ser tan impíos, crueles y tiranos; a los Nerones y Atilas, de quienes la historia refiere sus iniquidades y de sólo oir se estremecen los cuerpos y lloran los corazones”.
    Se movilizaba sobre un caballo blanco son su séquito y capellán y en los pueblos era recibido. por los curas con capa de coro, cruz alta y palio..La preparación de la rebelión duró cerca de 10 años, movilizó más de 100, 000 soldados en una extensión de más de 1,500 kilómetros; se movilizaban las personas con pasaportes o salvoconductos otorgados por su lugarteniente y esposa Micaela Bastidas Puyucagua y su apelativo familiar era CHEPE. La respuesta a Areche, su encarnizado torturador:” Tú por opresor y yo por evitarlo, merecemos la muerte” sintetiza su personalidad. Antonio de Areche le hizo justicia al informar al Ministro de Indias el 30 de Abril de 1781: ” Es de un espíritu y naturaleza muy robusta y de una serenidad imponderable” . Contestaba a sus verdugos: “Que no diría a nadie la verdad, aunque le sacasen la carne a pedazos”: cumplió su palabra.
    Los objetivos de la revolución de Tupac Amaru no tenía la finalidad de anexar territorios sino era eminentemente político, social y económico: abolir la esclavitud, la mita, los repartimientos, obrajes, la desaparición de los corregidores; en síntesis, anticolonial, antiesclavista y antifeudal, único en el mundo. En el lugar donde firmó Tupac Amaru II la abolición de la esclavitud debe levantarse un altar antiesclavista, debe corregirse la omisión histórica de no consierarle que fue el primero en abolir la esclavitud en el mundo y en el Perú primer precursor de la independencia de América Latina y padre de la revolución francesa. Más tarde que nunca se hará realidad.
    Las metas de la revolución de Tupac Amaru siguen vigentes; terminará cuando tengamos un gobierno que trabaje por el desarrollo de los peruanos y ningún niño duerma sin comer un pan en el día: exista justicia. La gloria de José Gabriel Condorcanqui Noguera Tupac Amaru II cada día seguirá creciendo como crece la sombra cuando el sol declina.
    Dr Godofredo Arauzo
    Reléfono 616425205E
    E mail godo.ara@gmail.com

    BUIBLIOGRAFÍA.
    1. Lewin B. La Rebelión de Túpac Amaru, 1957,
    2. Valcárcel CD. Túpac Amaru, 1970,
    3. Hernández R. Precursor y Rebelde Túpac Amaru, 1969
    4. Bonilla J. La Revolución de Túpac Amaru, 1971,
    5. Valcárcel CD. La Revolución de Túpac Amaru, 1973,
    6. Sivirichi A. La Revolución Social de los Tupac Amaru, 1979,
    7 Vega JJ. José Gabriel Túpac Amaru, 1969

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.