Ruanda: político de la oposición hallado muerto

AMNISTÍA INTERNACIONAL – DECLARACIÓN PÚBLICA
Anseleme Mutuyimana, asistente de Victoire Ingabire, presidenta de la oposición en el partido de las Fuerzas Democráticas Unificadas (FDU-Inkingi), fue hallado muerto la mañana del 9 de marzo de 2019. Amnistía Internacional pide a las autoridades ruandesas que se lleve a cabo cuanto antes una investigación imparcial, independiente y exhaustiva.

A pesar de que la liberación de Victoire Ingabire el 15 de septiembre de 2018 se acogió con cauto optimismo, los eventos ocurridos desde entonces demuestran los persistentes peligros y desafíos a los que se enfrentan quienes están involucrados en la oposición política en Ruanda. Los miembros de las FDU-Inkingi han sufrido arrestos, detenciones, persecuciones, asesinatos y desapariciones a lo largo de los años, lo que hace temer que Anselme Mutuyimana haya sido asesinado por motivos políticos.

En un comunicado oficial, las FDU-Inkingi revelaron que su cuerpo fue hallado por residentes locales en las lindes del bosque Gishwati al noroeste de Ruanda, y que había salido el día anterior para visitar a unos familiares en Rubavu. El 17 de marzo, la oficina de investigación de Ruanda (RIB, por sus siglas en inglés) informó a Amnistía Internacional de que el caso estaba en fase de investigación para establecer la causa de la muerte y de que, de momento, habían detenido a un sospechoso. La agencia Reuters indicó que el hermano de Anselme Mutuyimana declaró que no había heridas visibles en el cuerpo de su hermano pero que tenía sangre en la boca. El comunicado de las FDU-Inkingi afirmaba que aquellos que vieron el cuerpo creían que había muerto estrangulado.

Anselme Mutuyimana había sido liberado de la cárcel en agosto de 2018, después de ser detenido en 2012 y acusado de haber organizado una reunión ilegal en el distrito de Rutsiro. Fue condenado junto con el secretario general de las FDU-Inkingi, Sylvain Sibomana, en enero de 2014 por incitar a la población a la insurrección o a provocar disturbios y se le impuso una pena de seis años en prisión.
Sylvain Sibomana permanece encarcelado.

LA PRESUNTA DESAPARICIÓN FORZOSA DEL VICEPRESIDENTE DE LAS FDU-INKINGI
El 8 de octubre de 2018, los servicios penitenciarios de Ruanda (RCS, por sus siglas en inglés) emitieron una alerta sobre la fuga de Boniface Twagirimana, vicepresidente de las FDU-Inkingi, de la prisión internacional de Mpanga en el distrito de Nyanza, la noche anterior junto con Aimable Murenzi, quien estaba cumpliendo cadena perpetua por intento de asesinato. En una entrevista, el portavoz de los RCS dijo que se descubrió la fuga durante el recuento rutinario de la mañana y que se había emprendido una investigación para encontrar a los dos hombres.

Boniface Twagirimana fue acusado, junto con otros ocho miembros de las FDU-Inkingi, de formar parte de un grupo armado ilegal. Fue detenido en septiembre de 2017 y se encontraba retenido en prisión preventiva a la espera de juicio cuando desapareció.

Boniface Twagirimana fue trasladado a Mpganga desde la prisión de Mageragere el 3 de octubre, cinco días antes de su presunta fuga. Aunque antes estaba retenido junto con quien fue acusado, solo Boniface Twagirimana fue trasladado ese día. Según su esposa, a quien informaron del traslado y lo visitó en Mpanga el 5 de octubre, él y Aimable Murenzi estaban recluídos en un pabellón separado del resto de presos en el centro penitenciario de máxima seguridad. Ella declaró que a su marido lo habían avisado otros reclusos de que su compañero de celda era un hombre peligroso. También dijo que, tras la puesta en libertad de Victoire Ingabire unas semanas antes, su marido tenía la esperanza de ser liberado también.

La mujer de Boniface Twagirimana escribió a la RIB, a los RCS, al Ministerio de Justicia y a la Comisión Nacional de Derechos Humanos para expresarles sus dudas sobre la presunta fuga de su marido y para pedirles que lo buscaran. No se pusieron en contacto con ella para interrogarla hasta más de dos semanas después de la presunta fuga.

Hace más de cinco meses que desapareció y todavía no hay noticias sobre el paradero o el estado de Boniface Twagirimana. La RIB informó a Amnistía Internacional el 17 de marzo de que seguían investigando el caso y de que su paradero todavía estaba por determinar. Las circunstancias de su presunta fuga dan razones para creer que fuera víctima de una desaparición forzosa.

RESTRICCIONES EN LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN DE LOS LÍDERES DEL PARTIDO
El 8 de octubre, el mismo día que se descubrió la desaparición de Boniface Twagirimana, la presidenta de las FDU-Inkingi, Victoire Ingabire, recibió una notificación para comparecer ante la RIB en sus oficinas a las 8 de la mañana del día siguiente. Sin embargo, no se le interrogó sobre el paradero de su vicepresidente, sino que se le advirtió que sus declaraciones públicas podrían violar el código penal de Ruanda.

En un comunicado emitido el 9 de octubre, la RIB manifestó que Victoire Ingabire había respondido “a un llamado para debatir objetivamente las declaraciones erróneas hechas recientemente por ella, o que le habían sido atribuidas, ya que las mismas podrían suponer una violación al código penal. De manera especial, se encuentran en cuestión las calificaciones de su condena como ‘política’, y referencias hacia otros como ‘prisioneros políticos’. La Sra. Ingabire solicitó y recibió una permuta condicional sobre el restante de su sentencia, sin embargo la sentencia dictada por el tribunal supremo todavía sigue en pie.”. Según los términos de su liberación, Victoire Ingabire debe presentarse ante el fiscal local de manera mensual, así como solicitar una autorización si quiere viajar al extranjero.

En respuesta a la petición para aclarar la potencial violación del código penal referida en su declaración, la RIB explicó a Amnistía Internacional que dichas violaciones eran relativas al artículo 194 de la Ley nro. 68/2018 del 30 de agosto de 2018 que determina ofensas y sanciones en general (código penal de 2018), la cual establece como delito “la difusión de falsa información o propaganda perjudicial con la intención de causar una opinión internacional hostil en contra del gobierno de Ruanda.”

Amnistía Internacional reitera su llamado a que esta cláusula sea retirada del código penal, bajo el fundamento de que esta tipifica las expresiones pacíficas como delito.
Amnistía Internacional insiste en que el Tribunal Africano de Derechos Humanos y de los Pueblos dictaminó en noviembre de 2017 que la sentencia de Victoire Ingabire por cargos relacionados con su discurso, viola su libertad de expresión. El tribunal apuntó que “en virtud de su naturaleza y posicionamiento, las instituciones públicas y gubernamentales no pueden permanecer inmunes a las críticas, incluso aquellas que sean ofensivas. Además, se espera un alto grado de tolerancia cuando tales críticas son dirigidas contra ellos por figuras de la oposición.”

ANTECEDENTES DE MUERTES Y DESAPARICIONES DE MIEMBROS DE LAS FDU-INKIGI
En marzo de 2016 Illuminée Iragena desapareció de camino hacia su trabajo como enfermera en el Hospital Rey Faisal en Kigali; además era miembro de las FDU-Inkingi. Ella era una de los frecuentes visitantes que Victoire Ingabire recibía en prisión. Fuentes cercanas al caso creen que Iragena fue torturada y murió estando bajo custodia policial. Amnistía Internacional no tuvo respuesta a las repetidas peticiones dirigidas al gobierno para obtener información sobre el estado y el paradero de Illuminée Iragena, o el estado en el que se encuentra la investigación de su caso.

En mayo de 2017, Jean Damascene Habarugira, el representante local del partido del distrito de Ngoma fue asesinado. Las FDU-Inkigi declararon en un comunicado de prensa que su familia recibió indicaciones para recoger su cadáver en el Nyamata Hospital en Bugesera el 8 de mayo, pocos días después de desaparecer tras atender una citación para reunirse con un reservista militar responsable de la seguridad local. En ese momento, el portavoz de la policía indicó a los medios que su cuerpo había sido hallado y que las investigaciones se encontraban en marcha. Las FDU-Inkingi afirmaron que Habarugira había sido asesinado debido a su posición sobre la política del plan de agricultura del gobierno en el distrito de Ngoma.

LAS AUTORIDADES RUANDESAS DEBEN ASEGURAR LA JUSTICIA Y ACABAR CON EL ACOSO A LA OPOSICIÓN
Amnistía Internacional hace un llamado a las autoridades ruandesas para que dirijan una investigación inmediata, imparcial, independiente y exhaustiva sobre la muerte de Anselme Mutuyimana y la presunta desaparición forzosa de Boniface Twagirimana. También deberían revelar los hallazgos de la investigación sobre la desaparición de Illuminée Iragena y el asesinato de Jean Damascene Habarugira. En todos los casos anteriores, las autoridades ruandesas deben llevar ante la justicia en juicios justos a todos aquellos que sean sospechosos de estos crímenes, si existieran pruebas suficientes sobre ellos.

Amnistía Internacional insta al gobierno de Ruanda a reconocer los derechos de libertad de expresión y asociación de su población, incluidos los opositores políticos como Victoire Ingabire, así como a poner fin a todos los actos de acoso e intimidación.

Traducido por Brenda Leticia García Castillo y Maria Usua Azcurreta

Fuente: https://www.amnesty.org/en/documents/afr47/0063/2019/en/

Esta entrada fue publicada en Grandes Lagos, Info, Información, Ruanda. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.