Elecciones presidenciales 2019 en Senegal Nadie tiene derecho a quemar Senegal

Los lanzadores de alertas de Senegal, muy preocupados por la situación política en este periodo de elecciones presidenciales, dan la voz de alarma ante todas las amenazas reales que rondan nuestro país.

Se debe informar a la opinión nacional de que Senegal, país de larga tradición democrática y un ejemplo de estabilidad en África, corre el riesgo de ser arrastrado hacia una dirección alarmante que requiera la supervisión de la comunidad internacional.

Los políticos de todos los bandos sueltan discursos que son sencillamente llamamientos a la violencia que pueden desembocar, si no tenemos cuidado, en una confrontación, cuyas consecuencias pueden poner en peligro la cohesión nacional.

Los lanzadores de alertas de Senegal recuerdan a los actores políticos y a sus partidarios que no deben aventurarse en acciones que puedan causar disturbios o una situación de inestabilidad.

Hoy es indispensable recordar a los políticos que, cualesquiera que sean los motivos por los que luchan, nada les autoriza a intentar incendiar el país.

Los lanzadores de alertas de Senegal hacen un llamamiento urgente e instan al pueblo senegalés, a los jefes religiosos y tribales, a la sociedad civil, a los mediadores y moderadores sociales, a los portavoces y a las familias a que trabajen para preservar la paz.

Pedimos a los jóvenes que jamás se dejen arrastrar por la violencia ni emprendan acciones que puedan dar lugar a un futuro problemático que oscurezca o comprometa el porvenir de Senegal.

Que los que aún tienen autoridad o credibilidad en nuestro país se impliquen plenamente para que el gobierno y la oposición puedan restablecer el diálogo con el fin de encontrar puntos de convergencia para reducir las tensiones y, en lo sucesivo, dar prioridad solo al interés exclusivo de Senegal.

La realidad geopolítica actual exige que Senegal, un islote de paz en un círculo de fuego, esté muy alerta y tenga en cuenta los deseos de nuestro país en la actualidad.

En el marco de las elecciones presidenciales, el pueblo senegalés deberá elegir y votar libremente al candidato que mejor responda a sus aspiraciones, capaz de velar por el desarrollo económico y social, por el fortalecimiento de la democracia y, sobre todo, por la preservación de los recursos minerales (especialmente el petróleo y el gas) que Dios Todopoderoso acaba de otorgar a nuestro país.

Ahora es el momento de tomar conciencia de la urgente necesidad de que los actores políticos tengan únicamente en el punto de mira el interés de Senegal, y para lograrlo, es preciso restablecer el diálogo.

La totalidad de la clase política y de los actores de la sociedad civil, tendrán que sentarse a la mesa para tratar todos los desacuerdos que explican las tensiones recurrentes y cuyas repercusiones y consecuencias pueden representar un gran peligro para nuestro país

Y que, al concluir las elecciones presidenciales, independientemente de quién resulte elegido, se deben emprender reformas profundas, significativas y convincentes para revisar todos los puntos relacionados con el código o proceso electoral que suscitan polémica.

Entre ellos se encuentran: diálogo y consenso sobre el censo electoral, libre acceso de las organizaciones políticas al censo electoral, acceso libre e igualitario a los medios de comunicación públicos, asegurar la tarjeta de voto, opción de voto único, estatuto del líder de la oposición de conformidad con el artículo 58 de la Constitución, que estipula que “La Constitución garantiza a la oposición un estatuto”, una reforma total para que haya una independencia de la justicia (que no significará una república de jueces), la revisión de la ley de patrocinio, una autoridad independiente para organizar y supervisar todas las elecciones, la reforma del Consejo Constitucional, el nombramiento de jueces independientes y de miembros de la sociedad civil sin etiquetas políticas que se encargarán de proclamar los resultados, la separación de los votos civiles y militares, la financiación de los partidos políticos y la concesión del derecho de voto a todos los senegaleses que dispongan de una tarjeta de voto.

Hacemos un llamamiento a la responsabilidad de todos y cada uno de nosotros, y a decir sencillamente: “Nadie tiene derecho a quemar Senegal”.
..
Amadou Moustapha GAYE
http://www.therwandan.com/fr/presidentielles-senegalaises-2019personne-na-le-droit-de-bruler-le-senegal/

Traducción de Delia García Fernández (Universidad de Salamanca).

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Articulos de opinión, Info, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.