Chocolate: el made in Ghana, listo para conquistar el mundo

Kimberly y Priscilla Addison, las hermanas ghanesas creadoras de la marca 57 Chocolate, que no deja de crecer. Foto: Le Point Afrique.

Kimberly y Priscilla Addison, las hermanas ghanesas creadoras de la marca 57 Chocolate, que no deja de crecer. Foto: Le Point Afrique. © DR

Al igual que las heroínas de la serie An African City (Una ciudad africana), el equivalente ghanés de Sexo en Nueva York en el que unas jóvenes que habían estudiado y trabajado fuera del país regresan a Ghana, Kim y Priscila Addison, de 28 y 31 años, son dos “repatriadas”. Pasaron su infancia en Senegal, estudiaron en los Estados Unidos, trabajaron en algunas organizaciones internacionales de Suiza y… volvieron a Accra.

En 2014, sus padres, ambos ghaneses, decidieron marcharse de Ginebra, ciudad en la que la familia residía desde hacía ocho años, para regresar a su país. “Siempre hemos sabido que algún día volveríamos a África, ya fuera a Senegal o a Ghana. Nuestro padre, que solamente cree en la iniciativa empresarial y que es muy patriota, nos repetía que, cuando llegara el momento, tendríamos que estar preparadas y tener un proyecto”, explica Kim.

Sin embargo, a pesar de haber estudiado relaciones internacionales y francés y de estar involucradas en el sector del desarrollo, las hermanas no pensaban realmente en ello. Montar un negocio era una buena idea, pero… ¿cuál? Encontrar una idea lleva su tiempo. “Decidimos organizar visitas a fábricas en Suiza y, una vez allí, nos preguntamos por qué Ghana, el segundo productor mundial de cacao (y primero en el pasado), no es famoso por su chocolate. Entonces pensamos que podríamos tratar de dar la vuelta a la situación produciendo el cacao en el propio país”, prosigue Kim. Con su pelo corto al estilo afro, leggins negros y camisa con discretos motivos florales, la joven empresaria nos recibe informalmente en su casa familiar, en el noroeste de Accra. Elegante y sobria, la casa refleja perfectamente la marca de chocolate fundada por las hermanas Addison: 57 Chocolate.

 

Hacia una producción del cacao a pequeña escala

El número 57 hace referencia al año en que Ghana logró la independencia: fue el primer país del África Subsahariana en liberarse del dominio colonial. “Se trata de una cifra simbólica, pero, más allá de eso, es un homenaje al espíritu de aquella época. Poco después de conseguir la independencia, vimos cómo surgían numerosas fábricas en el sector textil y agroalimentario (tomates, azúcar, productos lácteos). Sin embargo, todas desaparecieron a finales de los noventa. Hoy en día, si vas al supermercado, podrás ver que hay muy pocos productos fabricados en Ghana”, explica Kim. Así, la falta de transformación de las materias primas agrícolas sorprendió especialmente a las dos hermanas mientras redescubrían Ghana, pues tan solo conocían el país a raíz de los cortos periodos de vacaciones que habían pasado allí.

Durante dos años, se reconectan y aprenden. Se reúnen con productores de cacao, con empresarios y siguen, incluso, el programa de emprendimiento de Tony Elumelu, un empresario nigeriano. También deben curtirse. Su proyecto suscita bastante incredulidad. “Nos decían que era prácticamente imposible fabricar chocolate a pequeña escala y que no estaríamos a la altura”, recuerda Kim, que describe el “terrible” obstáculo que supuso.

Pero empezar “con algo pequeño” es el dogma de este dúo, que invierte todos sus ahorros (a los que se suma la ayuda económica de sus padres y de sus amigos) en la construcción de una fábrica contigua a la casa familiar, en maquinaria de producción y en un grupo electrógeno. Porque, al principio, los cortes de suministro son frecuentes. “A veces trabajábamos toda la noche para aprovechar la electricidad porque podíamos quedarnos sin corriente durante veinticuatro horas”, cuenta Kim. Desde 2017, el problema está solucionado en la capital ghanesa, gracias a las múltiples inversiones en energía y a la diversificación hacia la energía solar.

 

Una variedad de chocolates de alta gama

La marca juega con la originalidad hasta el final ofreciendo a sus clientes envoltorios personalizados. © DR

Al fin, en 2016, salió de la fábrica la primera tableta de chocolate. Y otro “gran desafío”, según Kim, fue empaquetarla según los exigentes criterios enunciados por el equipo de 57 Chocolate. “Nos ha costado mucho encontrar al proveedor adecuado, con la calidad y el diseño que buscábamos. Y al principio nos preguntaban si el envoltorio estaba fabricado en China. Pero está fabricado aquí, en Ghana, lo que resulta muy importante para nosotras”, insiste Kim.

Producir un chocolate de lujo ghanés es el objetivo de estas dos hermanas. Lo que se traduce, en términos de gusto, en sutiles cruces con sabores locales (coco, bissap) y en lo que respecta a la forma, en una invitación a “descubrir la belleza de Ghana”. Pinturas naif y coloridas de lugares emblemáticos de Ghana en los envoltorios o una variedad de chocolates moldeados con símbolos de las comunidades ashanti. Kim considera 57 Chocolate como “una manera de entender mejor la cultura y la historia” de su país.

 

Las nuevas aspiraciones de Ghana

Desde 2016, 57 Chocolate exporta sus productos a todo el mundo en pequeñas cantidades. Los beneficios se reinvierten en la empresa, que contrata a ocho trabajadores. Mediante este proyecto, Kim espera que “otros jóvenes opten por el agronegocio, que está repleto de oportunidades, dada la riqueza de nuestros recursos”, considera ella.

Muestra de cuadrados de chocolate de las barras Adinkra grabados con símbolos visuales, que hacen referencia a la etnia Ashanti de Ghana © DR

El sector cuenta con una decena de empresas especializadas en la transformación del cacao, entre las que destaca el muy conocido fabricante de chocolate Golden Tree, empresa creada en 1965 y propiedad del Estado. Y, según los datos publicados a principios de enero por la Junta del Cacao de Ghana (Cocobod), el movimiento se está acelerando: la proporción de cacao procesado localmente aumentó en casi un 20% hasta alcanzar las 300.000 toneladas en 2018.

Hoy en día, el objetivo de esta institución es fortalecer aún más la capacidad local de transformación del cacao en grano, de acuerdo con uno de los compromisos de la Declaración de Abidján, firmada por Ghana y Costa de Marfil el 26 de marzo de 2018. Los dos países vecinos representan el 60 % de la producción mundial de granos de cacao. Por tanto, Kim y Priscilla pueden haber tenido razón al apostar por el “momento adecuado”.

 

Fuente: Agnès Favra (30 de enero de 2019). 
"Chocolat : le made in Ghana à la conquête 
du monde", en Le Point Afrique. 

Traducido por Delia García Fernández y 
María Iglesias Isidro (Universidad de 
Salamanca) para Umoya.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Cultura, Education, Info, Noticias, Soberanía alimentaria y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.