Reclusos asesinados en Ruanda por un cuerpo policial de gatillo fácil

El portavoz del Servicio Penitenciario Nacional de Ruanda, Hillary Sengabo, declara que se ha puesto en marcha una investigación sobre el asesinato de tres reclusos tras un presunto intento de fuga. Foto: African Media.

El portavoz del Servicio Penitenciario Nacional de Ruanda, Hillary Sengabo, declara que se ha puesto en marcha una investigación sobre el asesinato de tres reclusos tras un presunto intento de fuga. Foto: African Media.

Las Fuerzas Democráticas Unidas de Ruanda (FDU-Inkingi), una coalición de grupos opuestos al actual régimen del presidente Kagame, condenan el asesinato de cinco reclusos en el Centro Penitenciario de Huye la noche del 23 de enero de 2019 tras un presunto intento de fuga. Hacemos un llamamiento al Gobierno para que ponga fin a esta barbarie que abunda en las detenciones en comisarías y en las prisiones del país.

Según un portavoz de la Policía, se abatió a tres prisioneros cuando intentaban escapar del Centro Penitenciario de Huye. Sin embargo, los periódicos locales informaron del asesinato de cinco reclusos y publicaron sus nombres. No se menciona la existencia de supervivientes entre aquellos que presuntamente intentaron fugarse, lo que es un claro indicador de que el objetivo no era detenerlos, sino asesinarlos.

Según los medios locales, se trataba en su mayoría de rateros con condenas de tan solo un año y medio. El Centro Penitenciario de Huye se ha ganado una pésima reputación debido a los malos tratos que reciben los reclusos. Este año se ha multiplicado el número de manifestaciones en protesta por el trato inhumano y humillante que se les dispensa y por el hecho de que se impida a las familias llevarles alimentos. Un habitante de la zona contó a un reportero que los reclusos probablemente preferían morir abatidos que de hambre.

 

Según un portavoz de la Policía, se abatió a tres prisioneros cuando intentaban escapar del Centro Penitenciario de Huye. Sin embargo, los periódicos locales reportaron el asesinato de cinco reclusos y publicaron sus nombres.

 

Queremos mencionar algunos de los ejemplos más destacados en los que la policía ruandesa, de gatillo fácil, ha cometido asesinatos a sangre fría.

Eric Hakizimana fue abatido el 15 de junio de 2014 mientras se hallaba en custodia policial y esposado, alegando que había intentado escapar. Sin embargo, según declararon los demás reclusos, ya había sido agredido antes de llegar a prisión. Presuntamente, los agentes lo detuvieron por la noche y le dispararon justo detrás del centro penitenciario.

El doctor Emmanuel Gasakure, que fue durante mucho tiempo el médico personal del presidente Paul Kagame, fue abatido por un agente de policía en servicio el 25 de febrero de 2015. Este no tuvo problemas en alegar que le había disparado durante una refriega en la que Gasakure intentó arrebatarles una pistola.

Nsengiyumva Francois, de la Provincia Oriental, fue detenido en la comisaría de Kibungo por el delito de menospreciar el genocidio y fue abatido el 19 de abril de 2018 durante un presunto intento de fuga. También se alegó que en su huida empujó a un agente de policía armado en servicio.

Donat Mutunzi, un importante abogado, desapareció el 13 de abril de 2018 de camino al trabajo. Su cadáver apareció en la comisaría de Ndera, en el distrito de Gasabo. El 23 de abril de 2018, la policía de Ndera llamó a la viuda, Valentine Ugirimpuhwe, para que recogiese el cuerpo. Se informó a la familia de que Mutunzi se había suicidado en su celda utilizando una sábana.

Boniface Twagirimana, quinto vicepresidente de nuestro partido (FDU-Inkingi), desapareció de forma misteriosa de un centro penitenciario de máxima seguridad en Mpanga el 8 de octubre de 2018.

 

Una vez más, pedimos a la comunidad internacional que presione al Gobierno de Ruanda para que investigue estos asesinatos, lleve a los culpables ante los tribunales y ponga fin a esta barbarie.

 

Queremos recordar que el Informe anual sobre Derechos Humanos del Departamento de Estado de los Estados Unidos del año 2017 acusa al Gobierno ruandés de cometer “asesinatos, tortura y acoso arbitrarios o ilegales” y a las fuerzas de seguridad ruandesas de “despreciar el Estado de derecho”. Las ONG Amnistía Internacional y Human Rights Watch han elaborado informes similares.

Lo más sorprendente no es que esos agentes de policía de gatillo fácil actúen con impunidad, sino la falta de voluntad política de los donantes de asistencia para ejercer su influencia y conseguir que el Gobierno ruandés ponga fin a esta brutalidad.

Una vez más, pedimos a la comunidad internacional que presione al Gobierno de Ruanda para que investigue estos asesinatos, lleve a los culpables ante los tribunales y ponga fin a esta barbarie.

 

Se puede contactar con el Comisionado para la Comunicación y la Información de las FDU-Inkingi, Theophile Mpozembizi, en infocominfo@fdu-rwanda.com o en info@fdu-rwanda.com.  

 

Fuente: Theophile Mpozembizi (26 de enero de 2019). 
"Shocking as Trigger-Happy Rwandan Police mow down 
Prisioners", en Sfbayview.com

Traducido por Julia Pozuelo Menéndez 
para Umoya.
Esta entrada fue publicada en Grandes Lagos, Info, Información, Todas las noticias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.