Índice de felicidad: Ruanda, después de Siria; Finlandia, a la cabeza

Paisaje de Ruanda. Foto: Pixabay.

Paisaje de Ruanda. Foto: Pixabay.

Publicado cada tres años por Global Happiness Council, el último informe mundial sobre el Índice de felicidad, publicado en 2018, ha clasificado a Ruanda en el puesto 151 entre 156 países, detrás de Siria. Finlandia, Noruega y Dinamarca, en primera, segunda y tercera posición, son los países en los que la población es “la más feliz del mundo”. A la inversa, Sudán del Sur, la República Centroafricana y Burundi están en la cola del pelotón.

La clasificación está basada en un análisis de datos recogidos entre 2015 y 2017 por el instituto Gallup, especializado en sondeos mundiales. No hay cambios en los países situados en los diez primeros lugares; no obstante, Finlandia arrebata el liderazgo a Suiza.

El Índice de felicidad se calcula a partir de varios criterios, cuyo resultados son luego traducidos en puntos: poder de compra, esperanza de vida, solidaridad (capacidad de poder contar con el apoyo de la familia, amigos  en caso de necesidad), libertad de elección, generosidad (definida como acciones, donaciones o apoyos a obras de caridad, etc.), percepción de la corrupción, el afecto positivo y el afecto negativo.

En comparación con el informe de 2015, Togo ha conocido una fuerte progresión en la clasificación (17 puestos). Venezuela ha registrado una importante bajada; ha pasado del puesto 23 al 102.

Ruanda ha subido tres puestos, aunque ha perdido puntos; la República Democrática del Congo ha saltado del puesto 132 al 120. Burundi está estancado al final de la lista. En 2015 estaba justo antes de Togo, pero este ha abandonado la última plaza.

La clasificación de Ruanda desentona de la imagen que a menudo se da del país: fibra óptica, grandes edificios que crecen en el país, la disciplina, un crecimiento económico de dos cifras; pero se explica por la extrema pobreza que afecta a la mayoría de ruandeses y, por otro lado, por el clima político que reina en el país. Hasta el presidente Paul Kagame declaraba en agosto de 2018: “La mayoría de nuestros niños están mal alimentados”.

Las declaraciones de la opositora Diane Rwigara ofrecen también una idea de este contraste en una entrevista ofrecida al diario británico The Times en noviembre de 2018: “Las únicas personas que sacan provecho de la estabilidad de Ruanda son los turistas, los diplomáticos y los ciudadanos extranjeros”. A ello se añade un clima de miedo generalizado, descrito concretamente por Victoire Ingabire en su entrevista en La Voix de l’Amérique, el 23 de noviembre de 2018.

 

Informe completo (en francés): https://s3.amazonaws.com/happiness-report/2018/WHR_web.pdf

 

Fuente: Constance Mutimukeye (18 de enero de 2019), 
en Jambonews.net.

Traducido por Ramón Arozarena
Esta entrada fue publicada en Grandes Lagos, Info, Información, Ruanda, Todas las noticias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.