RDC | Martin Fayulu, “el soldado del pueblo”, no se da por vencido

 

Martin Fayulu Madidi. Foto: Zenga-Mambu.

Martin Fayulu Madidi. Foto: Zenga-Mambu.

“Me llaman soldado del pueblo; jamás dejaré que le roben su victoria”. Ese día, a las puertas de la Corte Constitucional, con una camisa blanca y el dossier de su recurso bajo el brazo, Martin Fayulu jugaba una de sus últimas cartas contra los resultados provisionales de la CENI.

Unos días más tarde, en la media noche del 19 de enero, recibió una ducha de agua fría. El recurso del candidato de la coalición Lamuka no es estimado por falta de pruebas y Félix Tshisekedi es confirmado como quinto Presidente de la RDC, en flagrante contradicción con las cifras de la CENCO y de los medios internacionales. Inaceptable para Martin Fayulu.

El candidato resiste. En ese momento, todas las esperanzas son todavía posibles. Un grupo de jefes de Estado africanos debe desembarcar en Kinshasa. Martin Fayulu –que debe pensar en Gbagbo o en el opositor gambiano Adama Barrow- debe jugar a fondo la carta extranjera. En un comunicado a la prensa se autoproclama “único presidente legítimo de la RDC” y pide a la comunidad internacional que no reconozca al otro poder “ilegítimo”.

Martin Fayulu cambia las indicaciones de sus cuentas en las redes sociales. Ya no se trata de un político congoleño y presidente de su partido ECIdé, sino del Presidente de la República Democrática del Congo, vencedor de las elecciones con el apoyo de más del 62 % de los votos.

 

La comunidad internacional ya no responde

El problema es que Fayulu no es Barrow. La comunidad internacional, tras haber impulsado un recuento de los votos, no quiere “morir” por él. Los africanos, no solo han anulado sine die su venida a Kinshasa, sino que se lanzan a felicitar a Félix Tshisekedi. En primer lugar, en la abortada expedición Kinshasa, Paul Kagame, que tiene su historia en RDC y de quien algunos esperaban que haría bascular la situación. En Occidente, incluso Francia, que había quebrado los códigos diplomáticos reconociendo a Martin Fayulu como verdadero vencedor, tomó nota de la confirmación del nuevo presidente Tshisekedi. En fin, no hay apenas gente para dar un vuelco a la situación en favor del diputado de Lukunga.

En estas condiciones, al presidente autoproclamado no le quedará más que dos opciones: (1) paralizar el país por medio de una fuerte movilización popular y mostrar de ese modo a la comunidad internacional que se ha equivocado en su opción o (2) renunciar. Después de haber intentado dirigirse a sus militantes desde la sede del MLC sin lograrlo y ante el riesgo de deserciones en las filas de Lamuka, Martin Fayulu podría verse obligado a conformarse con la renuncia. Por ahora, está lejos de ello. “No me dejaré llevar, no cederé”, previene el “soldado del pueblo”. ¿Por cuánto tiempo?

 

Fuente: 22 de enero de 2019, cas-info.ca.

Traducido por Ramón Arozarena para Umoya.
Esta entrada fue publicada en Grandes Lagos, Info, Información, Todas las noticias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.