RCD |  Una victoria con fórceps

Felix Tshisekedi, nuevo presidente congoleño. Foto: BBC.

Felix Tshisekedi, nuevo presidente congoleño. Foto: BBC.

¡Una victoria con fórceps! A pesar de las protestas y de las sospechas de fraude que pesan sobre la elección presidencial congoleña, la Corte Constitucional ha proclamado  oficialmente a Félix Thisekedi como presidente de la RDC. La Corte ha rechazado los recursos de Martin Fayulu, que sigue reivindicando su victoria. Recursos que el juez Noël Kilomba ha estimado “infundados” y, sobre todo “sin pruebas”.

Sin embargo, los resultados suministrados por los observadores de la Conferencia Episcopal (CENCO) y por las filtraciones de datos de la propia comisión electoral confirman el fraude. Según estos datos, Martin Faluyu habría llegado a la cabeza de la elección presidencial consiguiendo en torno al 60 % de los votos, muy por delante del candidato promovido por el poder, Emmanuel Ramazani, y de Félix Tshisekedi, con solamente el 15 % de los votos.

 

Un plan para compartir el poder

El veredicto de la Corte viene a reforzar la idea de una decisión pilotada por el todavía poder en Kinshasa, que ha negociado con el opositor Félix Tshisekedi y que buscaba por todos los medios imponer su plan de compartir el poder.  Ya que, si bien Félix Tshisekedi es considerado ganador en la elección presidencial, ni su partido (UDPS, Union for Democracy and Social Progress) ni la UNC (Union for the Congolese Nation), su aliado, han logrado la mayoría en la Asamblea Nacional, ni en las Asambleas provinciales, ni en el Senado. Los resultados colocan la RDC ante una inédita situación de cohabitación que le viene bien a la coalición pro Kabila, la cual, aunque deja la presidencia en manos de un opositor, guarda plenos poderes sobre el conjunto de la máquina institucional y estatal.

 

Una Corte constitucional politizada

Tras el rechazo de su recurso, Martin Faluyu se ha declarado “único presidente legítimo” y ha pedido a la comunidad internacional que no reconozca a Tshisekedi como presidente. En 2011, ¡qué ironía!, era Etienne Tshisekedi, padre de Félix, el que tenía ese mismo discurso tras una protestada elección de Joseph Kabila. Hoy, es su hijo quien se encuentra en medio de la contestación en línea de mira con una Corte acusada por Martin Faluyu de haber validado “un putsch electoral” y de estar “al servicio de un solo individuo, Joseph Kabila”.

Hay que decir que, en efecto, la Corte Constitucional está fuertemente politizada. De nueve miembros, seis han sido nombrados por la mayoría pro Kabila y cuatro están afiliados al Frente Común por el Congo (FCC), la plataforma presidencial. Dos jueces han sido sustituidos justamente antes de las elecciones y los sustitutos son considerados cercanos al jefe de Estado.

 

La Unión Africana, fuera de juego

La decisión de la Corte se ha adelantado a la Unión Africana (UA), que solicitaba, junto con la Unión Europea y los occidentales, a la comisión electoral (CENI) que se procediera a un nuevo recuento de los votos. La Unión Africana, en una decisión desconocida hasta ahora, había adoptado con firmeza una postura exigiendo la suspensión del anuncio de los resultados definitivos, dadas las serias dudas sobre la credibilidad de las cifras adelantadas por la CENI. Kinshasa, no obstante, decidió forzar y cortocircuitar los países africanos declarando a Félix Tshisekedi como “único presidente legítimo” del país.

La Corte Constitucional corta la hierba bajo los pies de la delegación de la UA, que debía desembarcar en Kinshasa para tratar de arreglar el contencioso electoral. Tras el veredicto “irrevocable” de la Corte, poca cosa quedaba por negociar, lo que ha empujado a la UA a anular su visita. Por otra parte, los kabilistas han puesto de relieve que no tenían que recibir ninguna lección de democracia por parte de presidentes como Paul Kagame y de Denis Sassou Nguesso. Con la marcha atrás de la Unión Africana, el nuevo tándem Kabila-Tshisekedi logra una primera victoria diplomática.

 

Retorno a la incertidumbre

Se podía pensar que con la celebración de las elecciones, tras dos años de retrasos y de una crisis interminable, la situación política se estabilizaría. Bien al contrario, la crisis postelectoral, surgida de un escrutinio muy poco trasparente, hunde de nuevo el país en la inestabilidad e incertidumbre. El riesgo de un incendio generalizado es real y dependerá de la actitud del perdedor, Martin Faluyu, y de su capacidad de movilización. El líder de la coalición Lamuka ha hecho un llamamiento a los congoleños para que organicen manifestaciones pacíficas en todo el territorio para protestar contra la decisión de la Corte. Queda por ver si los congoleños responderán a este llamamiento.

La población, a pesar de todo, tiene la impresión de haber logrado dos pequeñas victorias en este escrutinio, por fraudulento que sea. Los congoleños han conseguido, en primer lugar, gracias a manifestaciones, evitar una nueva candidatura de Joseph Kabila. Luego, han logrado desembarazarse de un candidato, Emmanuel Ramazani Shadary, gracias a una fuerte movilización en las urnas. Por fin, aunque el nuevo presidente vaya a tener poco poder, ha surgido de la oposición y representa un cambio esperado por numerosos congoleños. No es seguro, en consecuencia, que la población, fatigada por una crisis excesivamente larga, baje a las calles para manifestarse contra Félix Tshisekedi.

Por otra parte, el nuevo presidente ha tendida la mano a todos los congoleños en sus primeras palabras; se ha comprometido a “reconciliar a los congoleños entre ellos” y ha preconizado un Congo “que no será el del odio, conflictos étnicos y división, sino un Congo reconciliado”.

 

Fuente: Christophe Rigaud (20 de enero de 2019), 
en Afrikarabia.

Traducido por Ramón Arozarena para Umoya.
Esta entrada fue publicada en Grandes Lagos, Info, Información, Todas las noticias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.