Elecciones en la República Democrática del Congo: sin dejarse intimidar por el caos que se avecina, el pueblo sigue luchando

El gobierno ha desatado un ataque implacable a la campaña del candidato opositor Martin Fayulu. Fuente: Peoples Dispatch.

El gobierno ha desatado un ataque implacable a la campaña del candidato opositor Martin Fayulu. Fuente: Peoples Dispatch.

Las elecciones previstas para el 23 de diciembre se enfrentan a una serie de obstáculos logísticos. El gobierno de Joseph Kabila también ha impedido a la oposición organizar una campaña eficaz. Sin embargo, el pueblo se está movilizando por miles contra el presidente.

Las elecciones presidenciales, legislativas y provinciales están previstas para el 23 de diciembre en la República Democrática del Congo. No se sabe si se celebrarán por razones logísticas. Si las elecciones presidenciales se celebran realmente, será la primera transferencia “pacífica” de poder desde que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos, en colaboración con las Naciones Unidas, Bélgica y otros países occidentales, destituyera a Patrice Lumumba, el primer primer Primer Ministro democráticamente electo del Congo en 1960.

Se suponía que estas elecciones se celebrarían en 2016. Sin embargo, el presidente Joseph Kabila se negó a llevarlas a cabo porque quería aferrarse al poder. De hecho, el pueblo congoleño obligó a Kabila a organizar elecciones mientras hacía el máximo sacrificio con su vida y  su integridad física. Las fuerzas de seguridad de Kabila asesinaron a tiros a activistas, llevaron a otros al exilio y encarcelaron a decenas de jóvenes, algunos de los cuales permanecen en prisión hasta el día de hoy como presos políticos. Potencias regionales como Angola y Sudáfrica presionaron a Kabila, junto con otros miembros de la comunidad internacional.

A pesar de sus intentos de retrasar las elecciones presidenciales en el Congo, Kabila finalmente nombró a un sucesor en agosto para presentarse como candidato a la presidencia. Emmanuel Ramazani Shadary, un partido de línea dura y ex ministro de Interior, que está bajo las sanciones de la Unión Europea por cometer abusos contra los derechos humanos en el Congo, fue designado por Kabila para sucederle. Todavía es muy poco seguro que las elecciones se celebren el 23 de diciembre. Si se realizan, ciertamente serán caóticas en el mejor de los casos y nefastas en el peor.

Para el régimen de Kabila, el principal propósito de organizar las elecciones es asegurar la legitimidad de la llamada comunidad internacional para que su coalición mayoritaria pueda seguir en el poder. Kabila controla las finanzas, el ejército, la policía, el tribunal constitucional y la comisión electoral. También es el jefe de la plataforma electoral de la coalición mayoritaria, el Frente Común del Congo (FCC por sus siglas en francés).

El único elemento clave que falta para el régimen de Kabila es la legitimidad de la comunidad internacional, ni siquiera del pueblo congoleño. Ha estado gobernando por la fuerza sin el consentimiento del pueblo durante años y puede seguir haciéndolo. Sin embargo, su régimen se ha visto sometido a una presión cada vez mayor por parte de una comunidad internacional que desempeñó un papel importante en su ascenso al poder en 2001 y en su mandato como jefe de Estado durante los últimos 17 años.

En un esfuerzo por mantener una buena posición con sus antiguos pretendientes, el régimen de Kabila contrató a una empresa de seguridad israelí, Mer Security and Communication Systems, para presionar a la administración Trump a fin de que respalde sus acciones en el Congo. Kabila ha repartido ocho millones de dólares a derechistas en conexión con Donald Trump para retener el respaldo estadounidense que ha tenido desde 2001. Uno de los objetivos clave de los esfuerzos del lobby de Kabila es Rudy Giuliani, que asistió a una fiesta organizada en Washington por el gobierno congoleño para atraer a los miembros de Trump. Francois Balumuene, el embajador congoleño en Estados Unidos, dice que cree que Giuliani llevará el mensaje de Kabila a Donald Trump. Además de perseguir a la derecha vinculada con Trump, la agencia de presión parece haber avanzado en la difusión de una imagen positiva de Kabila en los medios de comunicación corporativos estadounidenses. La semana pasada, Kabila fue entrevistado por National Public Radio, New York Times, BBC News, Financial Times, Reuters y Washington Post. Sin lugar a dudas, las entrevistas buscaban humanizar a Kabila. Le preguntaron sobre su película favorita o si fumaba hierba. Durante las entrevistas, Kabila afirmó que estaba organizando unas “elecciones perfectas” e incluso sugirió que podría volver en 2023 para presentarse de nuevo a la presidencia.

La cruda realidad de un país sitiado por las fuerzas de seguridad de Kabila parecía ser algo tangencial al interrogatorio de los entrevistadores. El máximo representante del Vaticano en el Congo, el arzobispo Laurent Monsengwo, dijo que el Congo era una prisión al aire libre bajo el régimen de Kabila. Sin embargo, los lectores de Occidente no sabrían nada sobre esta terrible realidad si leyeran los brillantes artículos escritos y presentados por los medios corporativos. En cuanto a las elecciones perfectas de las que habló Kabila, el ganador del Premio Nobel de la Paz en 2018, el doctor Denis Mukwege, dice que son una farsa y que solo servirán para mantener el mismo sistema de represión y depredación. Una vez más, las entrevistas no fueron las apropiadas para desafiar a Kabila con la opinión del Premio Nobel de la Paz de este año.

Mientras Kabila intenta organizar unas elecciones presidenciales amañadas para asegurar la legitimidad internacional, el pueblo congoleño intenta aprovechar esta apertura para derrocar al régimen de Kabila con o sin unas elecciones perfectas. Se están movilizando a un nivel sin precedentes, saliendo a las calles por cientos de miles de personas para participar en los mítines que realizan en cada parada los dos principales candidatos de la oposición, Félix Tshisekedi y Martín Fayulu.

Los congoleños han salido a apoyar masivamente a sus candidatos, incluso contra las prácticas represivas de las fuerzas de seguridad de Kabila. El régimen de Kabila ha bloqueado al principal candidato de la oposición congoleña, Martin Fayulu, el aterrizaje de su avión en ciudades clave de su ruta de campaña. Además, en la ciudad minera clave de Lubumbashi, el régimen de Kabila lanzó un violento ataque contra la campaña de Fayulu y sus partidarios, que se saldó con la pérdida de vidas y decenas de heridos. Las fuerzas de seguridad rociaron a los partidarios de Fayulu con tanques de agua caliente, lanzaron gas lacrimógeno para dispersar a las multitudes, dispararon balas reales contra los partidarios, matando al menos a cinco personas y no permitieron que los vehículos de la campaña de Fayulu circularan por la ciudad.

A la vez que el régimen utiliza sus fuerzas de seguridad para poner fin a la campaña de la oposición, ha aportado todos los recursos del Estado para apoyar a Shadary. Una mirada a la televisión nacional del Congo solo muestra los mensajes de la campaña de Shadary. No se permite que se emita ningún mensaje de la oposición en la  televisión nacional.

A pesar de los métodos represivos y obstruccionistas del régimen, la mayor amenaza para las elecciones “perfectas” de las que habla Kabila es la llamada Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI). El uso de votación electrónica, con la que la mayoría de los congoleños no están familiarizados y que se considera un instrumento para facilitar las trampas, y el hecho de que los votantes  sospechosos sean más de seis millones o el 16% de los votantes no están identificados ya suscitan serias dudas en cuanto a la veracidad de los resultados de las elecciones.

Sin embargo, no está claro si la CENI ha entregado las más de 100.000 máquinas de votación a las 75.000 cabinas de votación. Además, la CENI informó durante el fin de semana que estaba en Sudáfrica para asegurar las 1.662.386 papeletas que se suponía serían entregadas y disponibles para el 5 de diciembre. Es imposible que estos materiales sean entregados a las 75.000 cabinas de votación en menos de una semana, especialmente en un país del tamaño de Europa Occidental y con una infraestructura insuficiente.

Independientemente de lo que haga la CENI o de las prácticas represivas del régimen de Kabila, el futuro del país está en manos del pueblo congoleño. Las grandes multitudes que han resultado han sido inequívocas en su demanda de un cambio en la dirección del régimen represivo de Kabila. Han declarado que no aceptarán la toma de posesión de Shadary. Han prometido que saldrán a las calles para reclamar su país si Shadary es proclamado vencedor, lo que es muy probable. Kabila, que se vio obligado a organizar elecciones, no lo hace para traspasar el poder. La próxima semana es una semana de reconocimiento para el pueblo congoleño, con el futuro de sus hijos e hijas en juego.

Kambale Musavuli, oriundo de la República Democrática del Congo, es un empresario social y un defensor internacional de los derechos humanos. Es el Portavoz Nacional de los Amigos del Congo, un grupo que sensibiliza a la opinión pública mundial sobre la situación en el Congo y presta apoyo a las instituciones locales de ese país.

 

Fuente: Kambale Musavuli (19 de diciembre de 2018). 
"Elections in DR Congo: Undeterred by looming chaos, 
the people fight on", en Peoples Dispatch.
Esta entrada fue publicada en Grandes Lagos, Info, Información, Todas las noticias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.