Camerún | Kamto fiel a sí mismo: «Nunca caminaría sobre la sangre de los cameruneses para llegar al poder»

Los habitantes de la capital económica tragándose el discurso del "presidente electo". Fuente: Cameroonvoice.com.

Los habitantes de la capital económica escuchando el discurso del «presidente electo». Fuente: Cameroonvoice.com.

«Pueden impedir que os manifestéis, pero no pueden cambiaros el corazón (…), ya que sé que me lleváis en el corazón». «La eficacia no está en el ruido y la violencia» «la eficacia está en la mente». Fuertes frases que resaltan, si fuera necesario, el sentido de responsabilidad del hombre, el pacifismo de un Maurice Kamto señalado por los belicistas del antiguo régimen como instigador de una revolución en ciernes.

Desde las elecciones presidenciales del 7 de octubre del 2018 sopla una brisa de «nueva forma de hacer política» en Camerún. El arquitecto de esta revolución no es otro que Maurice Kamto, el presunto candidato ganador de dicha votación, que lo ha demostrado de nuevo esta tarde en Douala, donde ha aterrizado desde Addis-Abeba.

Nada más llegar a Douala, al principio de la tarde, cientos de personas, entre ellos los militantes del MRC (Movimiento para el Renacimiento de Camerún), su partido, se han aglomerado para darle una bienvenida digna de su nombre. Kamto se ha opuesto a las autoridades de la policía que querían impedirle quedarse en Douala, una resistencia completamente pacífica pero firme, sin dar su brazo a torcer, para poder estar con sus fans de la capital económica. Esto es algo extraordinario cuando sabemos que, desde el restablecimiento del pluralismo político de fachada en Camerún, los adversarios del presidente Biya siempre se han visto obligados a retirarse o a participar en la violencia a través de sus militantes para poder ser escuchados. Generalmente, las cosas terminan en un baño de sangre en beneficio de la policía, por lo que matar a militantes de la oposición puede considerarse una victoria.

Con Maurice Kamto las cosas funcionan de otra manera. Se mantiene firme en sus principios, pero nunca da pie a los simpatizantes de la violencia gratuita. Y hace falta haber perdido el norte para atacarle y asumir la responsabilidad del desastre que puede producirse.

Por eso, esta tarde del lunes, tras haber negociado con la bestia negra de Camerún, a la policía no le ha quedado otra que recordar sus sentimientos republicanos para permitir al tan aborrecido «tito Maurika» entregarse al baño de muchedumbre previsto para él por la población de Douala que conquistó, desde el aeropuerto de Douala hasta la sede del MRC, en el barrio Grand Moulin en Deido.

Durante más de qiuince kilómetros, la población de la capital económica se ha reunido en los márgenes de la carretera, desde el aeropuerto de Douala hasta Deido, para saludar al héroe de las presidenciales del 7 de octubre de regreso en la Unión Africana.

Y cuando el presidente electo (pero desclasificado por el Consejo Constitucional) se apoya en el balcón del edificio de la sede de la Federación MRC de Wouri, la gente que ha invadido las calles en cien metros a la redonda y que está al borde de la histeria atiende no solo a lo que cuenta sobre su viaje etíope, sino también a que lance la consigna decisiva que les permitirá luchar de una vez por todas para recuperar la «victoria robada». Pero el catedrático de derecho es un apasionado de la política: fue a Douala para apoyar a todos los que luchan para que las elecciones presidenciales del 7 de octubre recuperen su verdadero significado, pero estos han sido detenidos, apaleados y llevados ante la justicia. Lo mismo le sucederá el próximo 4 de diciembre a su compañera, la abogada Michèle Ndoki, y a otras 41 personas que han experimentado dolorosamente en sus propias carnes y mentes la práctica de la injusticia y la violencia en política durante una manifestación de protesta contra el «atraco» electoral el 27 de octubre: omóplato roto, nariz rota con la culata de un kalashnikov…

Para el político humanista, es esta clase de personas quienes están por encima de cualquier triunfo tras su viaje a Addis-Abeba, donde, según cierta información, va a jugarse la prórroga del último partido electoral de Camerún, si es necesario, incluso antes de los lanzamientos de penaltis en la ONU.

Creemos presenciar el final de la sensatez en política cuando Maurice Kamto despliega la artillería pesada que va a terminar de desarmar a los numerosos comisarios de policía desplegados en el lugar, suponemos, para estar preparados ante cualquier imprevisto, probablemente para dar la orden de atacar al oponente pillado infraganti haciendo apología del terrorismo e incitando a la revolución.

«No hagáis manifestaciones no autorizadas. No quiero perder a ninguno de vosotros (…)». «Nunca caminaría sobre la sangre de los cameruneses para llegar al poder».

Mensaje recibido alto y claro. Pero ¿tendrán los cameruneses la paciencia y el buen juicio de Kamto en un país que se desmorona cada vez más, donde a causa de los trece cortes de electricidad registrados hoy en la ciudad, especialmente en el cantón de Deido, se han evitado los disturbios solo porque la población esperaba recibir al defensor de su causa en paz? ¿Será Kamto siempre comprendido por la población que, tras su marcha de Douala, ha sufrido otros tres cortes de electricidad intermitentes que duraban apenas diez minutos y que se han prolongado hasta el martes a las 00:52?

Nos gustaría, pero parece que pronto la voz de Kamto será demasiado baja para hacer entrar en razón a los cameruneses, empujados a la locura por un gobierno al que le da igual el país porque piensan que, «mientras Yaoundé respire, Camerún vivirá».

 

Fuente: Ndam Njoya Nzoméné (20 de noviembre de 2018). 
"Cameroun- Kamto Fidèle à lui-même : "Je ne marcherai jamais 
sur le sang des camerounais pour arriver au pouvoir"", 
en Cameroonvoice.com.

Traducido por Ainhoa Condominas García para Umoya.

 

Esta entrada fue publicada en Info, Información, Todas las noticias y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.