Ghana: el país que enamora a los franceses

Adrien Bouillot en el espacio de coworking Impact Hub, en Accra. Fuente: Le Point Afrique.

Adrien Bouillot en el espacio de coworking Impact Hub, en Acra. Fuente: Agnès Faivre.

Se trata de una calle residencial llena de árboles, cerca del océano. Un islote tranquilo en medio del bullicio de Osu (barrio en el centro de Acra) donde, en este sábado de septiembre, solo se escucha la incesante música del camión de la basura. “Me encantaría vivir aquí, ¡pero es muy caro!”, dice Adrien Bouillot con una mueca, camisa blanca y americana azul con estampado wax, mientras aparca delante de su lugar de trabajo.

Con sello Impact Hub, con las ventanas negras de acero, el sitio se parece ligeramente a un loft. “Es un espacio de co-trabajo mejorado, que también alberga programas de incubación de empresas en el sector sanitario”, dice el enérgico emprendedor de 26 años. Aparte de algunos niños que merodean alrededor del edificio para conectarse al wifi, el sitio está bastante concurrido para ser un fin de semana. La sala de reuniones está abarrotada, mientras que en el primer piso el espacio abierto se llena lentamente.En este entorno cordial y trabajador fue lanzada la innovadora compañía de Chalkboard Education en 2014. Cofundada por Adrien Bouillot y Moira Randriambeloma, comparte su nombre con una aplicación móvil de aprendizaje virtual (e-learning). “Chalkboard permite ampliar el programa de formación de algunas universidades y ONG para que estas puedan ofrecérselos a quienes quieran. Funciona sin Internet y en todos los teléfonos, lo que permite acceder fácilmente a los contenidos”, afirma Adrien Bouillot. Un concepto hecho a la medida de Ghana, donde este francés que vino “como turista” en 2010 decidió quedarse. ¡La jugada le salió muy bien! Después de recaudar 200.000 euros en 2017, Chalkboard tiene ahora once empleados a tiempo completo –la mayoría ghaneses- y la facturación de cada uno de los tres primeros trimestres de 2018 duplicaba al anterior. La compañía, que ya está presente en Costa de Marfil, pretende extenderse por todo el continente.

Vista de la fachada del espacio de coworking Impact Hub, en Acra. Fuente: Agnès Faivre.

Vista de la fachada del espacio de coworking Impact Hub, en Acra. Fuente: Agnès Faivre.

 

El auge de la tecnología de Ghana

¿Una historia de éxito? “Un golpe de suerte”, rectifica prudente Adrien Bouillot, el cual afirma que el ecosistema es beneficioso para la tecnología. “Aquí está el megabite por segundo más barato de África, Internet de alta velocidad, incubadoras de empresas por todas partes… A pesar de su pequeño tamaño, Ghana se las arregla para ser un competidor respetable para Nigeria en lo que se refiere a nuevas tecnologías”.

“¡Aquí la gente está muy conectada!”, dice mientras desliza las aplicaciones de su móvil, la mayoría ghanesas, que utiliza para desplazarse, pagar las facturas de luz, del teléfono o de Internet, hacer las compras, pedir comida… Según el Centro de Investigaciones Pew, después de Sudáfrica, Senegal y Nigeria, Ghana tiene junto con Kenia el mayor número de consumidores de Internet y teléfonos inteligentes en relación con su población. El e-learning, añade Adrien Bouillot, “es un mercado estimado en unos 700 millones de dólares y esta cifra aumenta un 20 % cada año”.

Además de la buena situación de las NTIC, el joven emprendedor valora el nivel de formación de Ghana, “muy bueno con respecto a la media africana”. Además de la música y la libertad de prensa. De entre los 180 países evaluados por Reporteros Sin Fronteras en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018, Ghana ocupa el puesto 23º, por delante de Sudáfrica (28), Francia (33) y Reino Unido (40).

 

La apuesta por las energías verdes

Jimmy, también de 26 años y jefe de proyecto en instalaciones solares trabaja desde abril para Tysilio, productor independiente de electricidad solar con sede en Aix-en-Provence. Ya se ha posicionado en Somalia y Níger instalando paneles solares en bases militares. En Ghana, donde la prospección comenzó en 2017, Tysilio se centra en empresas medianas: concesionarios de automóviles, gasolineras e incluso empresas mineras. “Las circunstancias son interesantes para nosotros ya que existe una conciencia real de la importancia de la energía solar. Deberían representar el 10 % del mix energético en 2020”, explica Jimmy.

Se trata de un sector en el que China ha tomado la iniciativa, con la construcción de Beijing Xiao Cheng Ghana del parque solar Winneba (20 MW), que entró en funcionamiento en 2016. A mediados de septiembre, el presidente Akufo-Addo inauguró otra planta fotovoltaica de 20 MW, construida por el productor independiente de energía ghanés Meinergy. Y eso no es todo. En el norte, más pobre y menos electrificado que la media nacional (el 84 % de la población de Ghana tiene acceso a la electricidad, según el Ministerio de Energía), la empresa italiana ENI está construyendo una central eléctrica en Tamale, mientras que la empresa de petróleo y gas UBI tiene previsto poner en marcha una de las mayores huertas solares de África, Blue Power Energy (100 MW para empezar), en marzo de 2019. Volta River Authority, el mayor proveedor de energía de Ghana, también está en la carrera.

Paneles solares de 40 mégawatios en Mangoadze, Ghana. Fuente: DR.

Paneles solares de 40 mégawatios en Mangoadze, Ghana. Fuente: DR.

¿Es una ventaja que esté hecho en Francia?

Frente a esta proliferación de proyectos renovables –con el fin de abastecer la red nacional- Tysilio destaca por la menor escala de sus proyectos (de 100 KW a 2 MW), y por su objetivo (el sector privado). “No somos competidores directos”, dice Jimmy, que también confía en la marca “Francia” para dar en el clavo: “Aunque no se nos perciba como una gran potencia en Ghana, estamos asociados a una imagen de calidad, que intentamos reestablecer”. “La marca ‘Francia’ y, más en general, ‘Europa’ se asocia a productos de calidad y a un servicio postventa eficaz”, afirma Delphine Adenot-Owusu, Directora General de la Cámara de Comercio e Industria Francesa de Accra.

 

Fuente: Agnès Faivre (12 de noviembre de 2018). 
"Ghana : ce pays qui fait craquer des Français", 
en Le Point Afrique.

Traducido por Andrea Méndez Segovia para Umoya.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Cultura, Info, Noticias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.