Genocidio congoleño en Beni. ¿Quién es el verdadero comandante?

Fuente: http://nzingagermain.com

Fuente: http://nzingagermain.com

Hace ya varias semanas que los gritos de los habitantes de Beni no cesan de sonar frente a la horrible violencia a la que se enfrentan cada día. Los supuestos rebeldes de la insurgencia de las Fuerzas Democráticas Aliadas (FDA) realizan incursiones hasta el centro de la ciudad de Beni, matando con completa impunidad a la población civil a plena vista de las fuerzas armadas leales y a las fuerzas de la MONUSCO.

Las lenguas han empezado a soltarse y a invitar a la opinión pública a relacionar a los supuestos rebeldes de la FDA y a su comandante, un ugandés llamado Jamil Mukulu, arrestado en Tanzania, transferido a Uganda y presentado como el líder real de la FDA.

Pero, ¡miren!, este ciudadano ugandés resulta ser un gran amigo del general Joseph Kabila. Este Jamil Mukulu, conocido como ugandés, ha sido descubierto como propietario de un pasaporte congoleño. Las investigaciones realizadas revelan también que, durante su estancia en Kinshasa, se hospedó con toda comodidad en la suntuosa residencia situada en la Avenida Bocage, nº 55, en Ma Campagne, una vivienda que pertenece al general que lleva en el cargo de presidente de la República Democrática del Congo desde 2001.

Numerosos analistas informados han establecido que los rebeldes de la FDA que siembran muerte y desolación en Beni son en realidad falsos rebeldes que se hacen pasar por FDA. Sin embargo, no son sino la DUPLICACIÓN congoleña de la FDA ugandesa, que no tiene ningún interés en sembrar muerte en un país extranjero al mismo tiempo que combaten para conquistar el poder en Uganda. Es importante recordar que los ataques perpetrados en Beni proceden de «instituciones congoleñas» contra los habitantes congoleños. Las órdenes de asesinar congoleños en Beni no llegan desde Uganda, sino desde Kinshasa.

La población local ha asimilado esta realidad, por lo que ha tomado la firme decisión de organizar su propia defensa y de atacar a los sicarios encargados de las ejecuciones, las órdenes de matar vienen de lo más alto del Estado.

Una de las fuentes locales de Beni escribía lo siguiente: “Ciudad de Beni, barrio ciudad belga; se oye un disparo al lado de una valla donde un coronel de las Fuerzas Militares de la República Democrática del Congo (FMRDC), cómplice de la FDA fabricada por el poder en Kinshasa, esconde al menos trescientos sujetos ruandeses de la FDA bien armados. A la población le gustaría poder desarmarlos para trabajar sus propias fuerzas armadas. Se oyen disparos en dirección a los civiles que se niegan a ceder ante la intimidación. Al mismo tiempo, en el Ayuntamiento, la Policía Nacional del Congo (PNC) intenta, sin éxito, dispersar a los estudiantes rebeldes desde hace dos días. La PNC se ve desbordada mientras ciertos soldados de sangre y espíritu congoleño intentan desmotivar a la policía y animar a los manifestantes. Estoy sobre el terreno, es increíble, lo nunca visto. Es 10 de octubre de 2018. Los gritos de los manifestantes resuenan como cañones“.

El halo de misterio que envuelve todos esos casos de asesinatos organizados por un poder que se supone debe proteger a la población congoleña pero cometidos desde su administración queda esclarecido, de ahora en adelante, con las recomendaciones realizadas recientemente por uno de los ministros ruandeses a sus compatriotas: “Avanzamos poco a poco en las regiones de Beni, Lubero, Rutshuru, Walikale, Masisi y Goma. Ustedes son libres para poseer y reclamar las tierras que heredaron de sus ancestros. Su seguridad está más que garantizada por nuestras tropas y cuentan con la protección de los nuestros en Kinshasa. Hicimos un llamamiento a todos los inversores y amigos de Ruanda para que se uniesen a nuestros esfuerzos para desarrollar y explotar la región que pertenece a nuestro pueblo, según se acordó a través de la comunidad internacional. Contamos con muchos amigos que son conscientes de la migración, la masacre y el genocidio de nuestro pueblo en su lugar de procedencia. Quizás, ¿las grandes potencias de Occidente han manipulado la historia? ¿Las que no solo se mueven por sus intereses, sino que además han cometido negligencias en cuanto a la densidad demográfica de la región, sobre todo en aquellas partes que pertenecen a nuestros ancestros aún vivos de las regiones mencionadas ya previamente? (…) El mundo entero arremetió y acabó con Ruanda, pero los ruandeses nunca se irán de su patria”.

Este mensaje ha alcanzado una gran envergadura desde el momento en que se ha sabido que salió de la boca del mismísimo Francis Gatare, el mismo que preside el Departamento de Desarrollo Ruandés, el consorcio encargado de coordinar todas las agencias productivas del gobierno, principalmente las relacionadas con el sector minero, petrolífero y de gas. Si seguimos el origen de estos llegaremos al gran vasto país de las mil colinas. El mismo Gatare afirmó que la seguridad de los asesinos de los congoleños en Beni y en otras ciudades del este está garantizada por los suyos, los ruandeses. Así, no hace más que confirmar nuestras sospechas de que es Kinshasa de donde salen las órdenes de matar a civiles congoleños.

Seamos conscientes a partir de ahora: la violencia de Beni supone un paso enorme desde el punto de vista estratégico ruandés a través del envío de su caballo de Troya Kabila a Kinshasa. Al aumentar el caos, buscan que se pospongan indefinidamente las elecciones y se acelere el proceso de desmembramiento del gran Zaire, conforme al proyecto principal que había impulsado a las tropas de la AFDL a invadir el Congo en 1997. Han logrado destruir todas las instituciones republicanas de este país y, por consiguiente, la reacción del pueblo de Beni de para asegurar su propia defensa es la única tabla de salvación que les queda si quieren neutralizar este plan ya tan avanzado contra su país.

 

Fuente: Germain Nzinga, Un génocide des congolais 
est en cours à Beni. Qui en est le véritable commanditaire?, 
publicado el 10 de octubre de 2018.

Traducido por Ainhoa Condominas García y 
Elena López Gálvez para Umoya.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Grandes Lagos, Info, Noticias y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.