Denis Mukwege: el paradójico Nobel de la República Democrática del Congo

Fuente: ww.politico.dc

Fuente: ww.politico.dc

Se trata de una consagración que no hará sonreír al poder de la República Democrática del Congo. Es la primera vez que un congoleño obtiene el premio Nobel de la Paz. El doctor Denis Mukwege, consagrado por su combate contra las violencias sexuales en el este de la RDC, está, no obstante, en el punto de mira del presidente Joseph Kabila.

El doctor Mukwege no ha cambiado jamás un ápice su posición con relación a la situación política de la RDC. “El doctor Mukwege invita al pueblo congoleño a comprometerse ciudadanamente en una transición para construir juntos los fundamentos de una nueva sociedad de paz, de justicia y de democracia”. Esta declaración fue hecha el 24 de septiembre de 2018 y es testimonio de la realidad paradójica que vive el célebre doctor.

Una semana más tarde, “el hombre que reconstruye a la mujeres” se alza con el premio Nobel de la Paz, la más alta distinción que un ciudadano pueda recibir, codiciada incluso por el presidente Donald Trump. Si bien el mundo entero saluda al doctor congoleño, en su país nadie olvida que se convirtió para el poder en el hombre a abatir.

 

Tentativas de asesinato y tensos pulsos con el poder

En octubre de 2012, el doctor Mukwego fue atacado en su domicilio de Bukavu, capital del Kivu Sur. Uno de sus empleados falleció. El ginecólogo, fundador del hospital de Panzi, que ayuda a las mujeres víctimas de violaciones, afirmó entonces que no entendía quién podía estar en su contra.

A finales de diciembre de 2014, siempre en Bukavu, en el hospital de Panzi, se preparaba el paso al nuevo año con la esperanza de que fuera mejor que el anterior. El 29 de diciembre, el doctor y su equipo recibieron una increíble noticia. “Nos hemos enterado con sorpresa el martes 29 de diciembre, que la Dirección General de Impuestos (DGI) había transferido 43 millones de francos congoleños de la cuenta del hospital de Panzi a la del Tesoro público”, declaró el presidente general de Panzi a Jeune Afrique. Era el resultado de un extraño contencioso entre el fisco congoleño y los responsables del hospital.

En 2015, las autoridades prohíben la difusión de la película El hombre que reconstruye a las mujeres – La cólera de Hipócrates; película dedicada a la obra del célebre cirujano congoleño, que, sin embargo, recibió varios premios internacionales, pero que quedaba prohibida en RDC. Kinshasa hizo saber entonces que el documental era el testimonio de “una manifiesta voluntad de hacer daño” al ejército congoleño y de “ensuciar” su imagen. Lambert Mende, portavoz del Gobierno, acusó al director del filme Thierry Michel, autor por otra parte de otros documentos sobre el Congo, de obligar a “mentir” a las personas/testigos que aparecían en pantalla.

 

Mukwege y una transición sin Kabila

Este episodio no es más que la expresión de un duro pulso entre este doctor, ya muy molesto, y el poder, cuyos oficiales militares son sistemáticamente acusados de estar en el origen de algunos ataques a la población civil en el Este; este donde el doctor Mukwege escapó a varios atentados contra su vida.

En este contexto, a la vez que recorre el mundo y es reconocida su lucha, sobre todo en Europa, EEUU y Asia, el pasado 28 de mayo el doctor Mukwege se radicalizó y, en una conferencia de prensa en Bruselas, hizo un llamamiento en favor de una transición sin el presidente Kabila a la cabeza del país.

La República Democrática del Congo está en una encrucijada sociopolítica y humanitaria, así como al final de los mandatos autorizados por la Constitución. Tras haber pasado 17 años en el poder, tras haber agotado los dos mandatos, el régimen establecido busca las vías y los medios para permanecer en el poder, despreciando la Constitución”, denunció.

Con toda lógica, esta mañana, el ministro Lambert Mende, obligado a reconocer la consagración del doctor congoleño, ha lanzado, no obstante, unas felicitaciones coloreadas de justificaciones y advertencias. El portavoz del gobierno ha afirmado que “no siempre ha estado de acuerdo y seguirá estando en desacuerdo… porque el tema humanitario no debe mezclarse son las cosas públicas”. “Hemos tenido problemas con él cuando ha querido mezclar cabras y coles, haciendo culpable al gobierno de esas violencias (…). Cada vez que caiga en esa confusión, le llamaremos al orden”.

Sin embargo, en el espacio de un día, las víctimas de las violencias sexuales han sido consagradas. En Bukavu, los activistas de los derechos humanos y los movimientos ciudadanos han saltado de alegría con la población al conocer la noticia y han mostrado al doctor Mukwege el reconocimiento que las autoridades le confiscan. No obstante, este reconocimiento, Mukwege lo dedica en exclusiva a las mujeres que sufren y a las valientes congoleñas de este rincón del país.

Fuente: www.politico.cd, Denis Mukwege: le paradoxal Nobel de 
la RDC, publicado el 5 de octubre de 2018.

Traducido por Ramón Arozarenapara Umoya.

 

Declaraciones del doctor Mukwege tras recibir la noticia
En una conferencia de prensa en Ibanda, Bukavu

“He sido testigo de crímenes de guerra cometidos contra mujeres, muchachas, chiquillas, niños (…). Esa violencia que es cometida contra sus cuerpos no solo se ejerce en nuestro país, la RDC, sino igualmente en otros países”.

“Este Premio Nobel expresa el reconocimiento del sufrimiento y la exigencia de una justa reparación en favor de las mujeres víctimas de violaciones y violencias sexuales en todos los países del mundo y en todos los continentes”.

“Es un paso importante hacia esta reparación tan esperada que todos debemos a las víctimas en las zonas con conflictos armados”.

“Dedico este Premio Nobel a las mujeres de todos los países del mundo devastados por los crímenes. Nadia Murad, con la que comparto este premio, es una persona a la que tengo un gran respeto por su valentía y fuerza para denunciar esta barbarie que se comete en todos los conflictos y que va más allá de cuanto pueda imaginarse”.

“Querido comité del Premio Nobel, ustedes han oído su voz; han escuchado las voces a las que el mundo comenzaba a prestar atención, voces de la tragedia de las violaciones y violencias sexuales que mujeres y niños padecen desde hace mucho tiempo y que no son ignoradas. Queridas supervivientes del mundo entero, quiero deciros que por medio de este premio el mundo os escucha y rechaza la indiferencia; el mundo rechaza permanecer con los brazos cruzados ante vuestro sufrimiento”.

Fuente: Justin Mwamba, desde Panzi.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Grandes Lagos, Noticias y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.