Informe alternativo: África vista por sí misma

La secretaría permanente del Informe alternativo sobre África (RASA) se ha reunido para aprobar la edición del primer número | Ouestafnews

La secretaría permanente del Informe alternativo sobre África (RASA) se ha reunido para aprobar la edición del primer número  |  Ouestafnews

Los intelectuales y los activistas que elaboraron el Informe alternativo sobre África (RASA) explicaron que su meta es «cambiar la imagen mísera y economicista sobre África»

El informe RASA pretende ofrecer una respuesta diferente a la propuesta por otras publicaciones, como las del Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional (FMI), que no tienen en cuenta en sus parámetros de clasificación las diferentes realidades africanas.

Sin embargo, los autores del informe se enfrentan a un gran desafío: lograr ejercer influencia en las decisiones políticas. Hasta ahora, los informes de fuentes externas a dicha realidad, en su mayoría, servían únicamente para orientar la política de los países del continente africano. Por ello, el objetivo es situarse al mismo nivel de credibilidad que el resto de informes o, incluso, desbancarlos a los ojos de los políticos africanos. De este modo, conseguirían ejercer cierta influencia en sus futuras decisiones.

Para ello, la gran apuesta de los creadores del informe RASA es la unión entre activistas e integrantes de movimientos alternativos, así como miembros de la sociedad civil. Son sus objetivos principales.

Alioune Sall, director ejecutivo del Institut des Futurs Africains (en español, Instituto de los Futuros Africanos) y coautor del informe, declaró a Ouestaf News: «De la movilización de todos ellos dependerán las posibilidades de que este informe tenga un impacto».

Los autores también se apoyan en la coherencia de su discurso. El director ejecutivo del Instituto de los Futuros Africanos declaró: «Esto no debería preocuparnos. Los argumentos son estables, por lo que deberían bastar para lograr la adhesión de los diferentes actores». Sin embargo, lamenta los informes que, en ocasiones, determinados dirigentes imponen a la fuerza.

Ante todo, Alioune Sall cree que para conseguir el objetivo, hay que lograr que este informe evolucione en una dirección: la de tomar una postura alternativa. «Para ello, será necesario apoyarse en las corrientes sociales interesadas en el cambio. Es lo que defendemos».

 

Cambio ideológico

En su opinión, estas ‘corrientes sociales’ son todos los movimientos sociales, progresistas y, en general, todos aquellos que no aceptan por antonomasia el discurso dominante, sino que se plantean preguntas sobre el mismo. «No queremos movilizarnos contra el orden, sino que buscamos ser positivos y reunir a todos los que desearían uno nuevo».

El 25 de julio se lanzó en Dakar el Número cero, la primera publicación del Informe alternativo sobre África. Se trata de un texto de 106 páginas que aborda los cimientos metodológicos y conceptuales del proyecto. Además del presidente Alioune Sall, este ejemplar cuenta con un amplio abanico de colaboradores. Una serie de intelectuales africanos conocidos, como los economistas Samir Amin, Chérif Salif Sy, Adebayo Olukoshi y Yash Tandon.

El informe RASA es África vista a través de sus propios hijos. Así podría resumirse el objetivo del proyecto llevado a cabo por las diferentes organizaciones de la sociedad civil africana. Sus fundadores lo describen como una «iniciativa esencial para corregir y reparar» los análisis dedicados al continente africano hasta la fecha.

Para Gilles Yabi, fundador del Think tank ciudadano Wathi, lo que diferencia al informe RASA de otros informes es la pluralidad de enfoques. Se trata de una característica necesaria, teniendo en cuenta los desafíos transversales a los que se enfrenta el continente a diario. «No podemos hablar de economía sin tener en cuenta la educación. No podemos hablar de democratización sin presenciar un progreso socioeconómico», subraya Gilles Yabi, uno de los contribuyentes del informe. Además, se prevé que el primer número del informe se publique en 2019.

Cada año se producen diversos informes, como el ejemplar anual Doing Business del Banco Mundial. Esta publicación fue puesta en duda por el presidente senegalés Macky Sall, quien, en su momento, estaba convencido de que el puesto que recibieron no reflejaba el progreso económico real de su país.

En el Número cero del informe RASA se anuncia el «modelo de cálculo adaptado a los contextos y realidades africanas», que, de acuerdo con los autores del mismo, implica «mirar hacia el interior del continente desde fuera». Este nuevo enfoque permitirá destacar las diferentes «dinámicas populares de la economía real». Gracias a su crecimiento continuo, el continente suscita más que nunca una fuerte concupiscencia exterior.

 


Fuente: Ouestafnews, Rapport alternatif : l’Afrique vue par elle-même, publicado el 31 de julio de 2018.

Traducción de Marcos Orcástegui para Umoya.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Noticias y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.