RDC: el Comité Laico de Coordinación da un ultimátum a Kabila para el 9 de agosto

El Comité Laico de Coordinación (CLC), que impulsó las manifestaciones pacíficas contra la deriva del régimen de Kabila en diciembre de 2017 y en enero y febrero de 2018, ya previó que él no abandonaría nunca el combate “por el futuro del Congo, puesto que muchos inocentes lo han sacrificado todo en esta lucha”, como ha declarado en múltiples ocasiones Isidore Ndaywel, uno de los líderes del movimiento.

El CLC ha dado numerosos toques de atención al poder, instándole a respetar el Acuerdo de San Silvestre y a convocar elecciones democráticas e inclusivas para el 23 de diciembre, como muy tarde.

En un nuevo comunicado, difundido el 7 de julio, los miembros del CLC reiteran su advertencia; asimismo, dan un ultimátum al presidente Joseph Kabila, fuera de mandato, y llaman a la movilización del pueblo congoleño. En este documento, el CLC expone, en primer lugar, las carencias actuales de los procesos democráticos, la no aplicación del Acuerdo de San Silvestre y la determinación del poder de imponer una máquina de votación, pasando por la instrumentalización de la justicia o la liquidación de bienes del Estado.

A continuación, el CLC se pregunta cuáles son las verdaderas intenciones de Kabila. A este respecto, el mensaje es claro: “sí a un escrutinio de verdad el 23 de diciembre, no a la participación de Joseph Kabila”. El Comité va aún más lejos: si Kabila se niega a respetar la Constitución y presenta oficialmente su candidatura, la organización exhortará al pueblo congoleño a que no lo siga reconociendo “como jefe de Estado legítimo”, e instará a la comunidad internacional a que haga lo mismo.

Acciones para agosto

El CLC insta a todos los congoleños, tanto en el Congo como en el extranjero, a hacer de agosto un mes de acciones para conseguir la dimisión del Presidente y de su Gobierno. Desde sentadas hasta una huelga, marchas pacíficas, etc.

El CLC adjunta incluso un calendario preciso con jornadas de movilizaciones generales para el 12, 13 y 14 de agosto. El Comité, que recibe el apoyo de la Iglesia católica, pero también del culto musulmán, ya ha demostrado que puede convocar a cientos de miles, incluso millones de personas para desafiar a Kabila.

La cruenta represión de las marchas pacíficas celebradas el 31 de diciembre de 2017, pero también en enero y febrero de 2018, junto con el silencio ensordecedor de la comunidad internacional frente a los crímenes orquestados por el Gobierno actual, han obligado sin duda al CLC a recalibrar su calendario. Actualmente, dada la urgencia de un proceso político que parece cada vez más corrompido por el poder, el Comité regresa a la campaña.

Por Hubert Leclercq

Fuente: La Libre Afrique, RDC : Le CLC lance un ultimatum pour le 9 août à Kabila, el 7 de julio de 2018.

COMUNICADO:

COMUNICADO DEL COMITÉ LAICO DE COORDINACIÓN

El pueblo congoleño reivindica alto y claro su derecho a unas elecciones dignas de crédito:

1. Porque el proceso electoral en curso no traerá la paz y la estabilidad al país ni a la región; porque el trabajo de la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI) de la RDC tan solo ha proporcionado resultados decepcionantes 18 meses después de la fecha constitucional fijada para las elecciones:
– un censo electoral carente de fiabilidad con más de seis millones de inscritos sin huellas digitales y miles de tarjetas de votación en blanco desaparecidas;
– varias listas de partidos y agrupaciones políticas admitidos en la competición electoral impugnadas y secuestradas;
– el rechazo más que sospechoso a la presencia de expertos internacionales;
– la imposición al soberano primario de una “máquina de votación” no consensuada ni prevista por la ley como método electoral obligatorio.

2. Porque este periodo preelectoral, durante el cual la situación debería haberse saneado tal y como exigían el Acuerdo de San Silvestre y las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas, sigue empeorando por estas causas:
– la instrumentalización del aparato judicial, la policía y los servicios de seguridad con fines partidistas;
– un clima político tenso debido a que continúan exiliados opositores y agentes de la sociedad civil, y a que siguen encarcelados presos tanto políticos como de conciencia, entre los que se encuentran jóvenes pertenecientes a movimientos ciudadanos;
– la privación de los derechos cívicos que sufren los congoleños residentes en el extranjero;
– el recrudecimiento de la violencia y de las violaciones de derechos humanos, así como la persistencia de una miseria intolerable en ciertas regiones del país, como Kasai, Ituri y Kivu del Norte;
– la liquidación sistemática y generalizada del patrimonio nacional y de los recursos naturales del país, tanto del suelo como del subsuelo, que ya se consideran totalmente privatizados.

3. Porque parece que el presidente Kabila (en el poder desde 2001, elegido en 2006 y reelegido en 2011, y cuyo mandato finalizó en 2016) se está preparando activamente para presentar su candidatura en 2018 de cara a una tercera o cuarta legislatura, habida cuenta de su silencio tras las declaraciones y propaganda de sus partidarios; por tanto, el CLC advierte de que, si se produce esta situación, Kabila habrá violado y traicionado públicamente su juramento constitucional.

4. En consecuencia, si Kabila presenta su candidatura, el CLC se verá automáticamente obligado a lo siguiente:
– a exhortar al pueblo congoleño a no seguir reconociéndolo como jefe de Estado legítimo, y a instar a la comunidad internacional a no continuar considerándolo representante legal y legítimo de sus intereses;
– a declarar agosto como el mes de las acciones combinadas, como marchas pacíficas, sentadas, bloqueos, huelgas generales y actos de desobediencia civil, en todo el territorio de la República congoleña, con vistas a provocar la dimisión del presidente Joseph Kabila y de su gobierno, que se han convertido en verdaderos obstáculos para unas elecciones dignas de crédito, transparentes y pacíficas.
– a llamar a la prudencia a los inversores tanto nacionales como internacionales, que podrían tratar de cerrar con las autoridades ilegítimas cualquier tipo de contrato o convenio sobre los recursos naturales o el patrimonio nacional del país y, además, basándose en un código de la minería promulgado en circunstancias sospechosas.

5. El CLC considera que todavía puede salvarse el proceso si se evita la presentación de la candidatura del presidente Joseph Kabila para un nuevo mandato; si se retira de manera completa e inmediata la máquina de votación; si se acatan las recomendaciones de la Organización Internacional de la Francofonía (OIF) con respecto al censo electoral; si el CENI permite la participación de expertos internacionales en el acompañamiento técnico del proceso electoral; si se pone fin a la instrumentalización del aparato judicial, de la policía y de los servicios de seguridad; y si se aplican de manera estricta las medidas de distensión política incluidas en el Acuerdo de San Silvestre.

6. La situación es crítica, y se ven amenazadas la paz y la estabilidad tanto del país como de la subregión. Por tanto, el 9 de agosto de 2018 el CLC hará un llamamiento a la movilización general de todas las fuerzas vivas de la nación de cara a las primeras grandes acciones, que tendrán lugar los días 12, 13 y 14 del mismo mes en todo el territorio de la República congoleña, con el objetivo de salvar la democracia, que se encuentra en peligro.

El CLC insta al conjunto de la población a permanecer atento, movilizado y solidario, en tanto que cristiano, creyente y voluntarioso. Para salvar la nación en peligro, llamamos a sacerdotes, pastores e imanes; a trabajadores, funcionarios, comerciantes, estudiantes, desempleados, taxistas y conductores de autobús; a asociaciones de mujeres, de jóvenes y de deportistas, y movimientos ciudadanos; a políticas, políticos y personas de la sociedad civil; a congoleños en el país y en la diáspora: ahora más que nunca, tomemos las riendas de nuestro destino y creemos las condiciones para conseguir una verdadera paz en nuestro país y para liberar el futuro en beneficio de todos.

¡Porque ha llegado la hora de la verdad!

En Kinsasa (República Democrática del Congo), a 7 de julio de 2018.

EL COMITÉ LAICO DE COORDINACIÓN
Jonas Tshiombela        Prof. Isidore Ndaywel        Prof. Justin Okana
Julien Lukengu        Gertrude Ekombe            Franklin Mbokolo

Traducido para Umoya por Nerea Fernández Álvarez.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Articulos de opinión, Grandes Lagos, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.