Llamamiento a la Asociación Africana de Abogados para plantear el problema de Victoire Ingabire

AFBA - conferencia anual 2018

Este domingo, 22 de julio, comienza la conferencia anual de la Asociación Africana de Abogados (African Bar Association, AFBA), que se desarrollará hasta el próximo día 27 en Nairobi (Kenia). Según su programa, está previsto que el presidente de Ruanda y actual presidente de la Unión Africana, Paul Kagame, sea el orador principal.

Desde la Federación de Comités en Solidaridad con África Negra, aprovechamos esta oportunidad para hacer un llamamiento a su asamblea y plantear el problema de la presa política Victoire Ingabire Umuhoza, cuyos derechos han sido violados por el gobierno de Ruanda en total desacato de la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos y en su negativa a cumplir por el fallo del Tribunal Africano de Derechos Humanos y de los Pueblos, una institución debidamente establecida por la Unión Africana.

Puesto que consideramos que este caso pone a prueba la credibilidad de la capacidad de la Unión Africana de respetar sus propias instituciones judiciales, solicitamos a la Asociación Africana de Abogados que aborde este tema como su propio desafío.

 

El caso de Victoire Ingabire

Victoire Ingabire Umuhoza fue arrestada en abril de 2010, mientras intentaba inscribirse en las elecciones presidenciales programadas para agosto de ese mismo año. Tras ser liberada bajo fianza, fue arrestada de nuevo en octubre de 2010 y sentenciada por el Tribunal Supremo, el 30 de octubre de 2012, a 8 años de prisión por terrorismo contra el Estado, minimización del genocidio e incitación a la insurrección mediante la difusión de rumores. Una sentencia que fue elevada a 15 años el 23 de diciembre de 2013, también por el Tribunal Supremo.

Multitud de analistas políticos y organismos internacionales de derechos humanos, incluidos Amnistía Internacional (AFR 47/001/2013) y Human Right Watch, criticaron duramente el fallo. Asimismo, el Parlamento Europeo emitió una declaración (2016/2910 (RSP) del 6 de octubre de 2016) pidiendo al Gobierno de Ruanda que garantizara a Victoire Ingabire un trato justo.

El 24 de noviembre de 2017, el Tribunal Africano de Derechos Humanos y de los Pueblos dictaminó que algunos de los derechos de Ingabire de acuerdo a la Carta Africana habían sido violados en los procesos penales iniciados contra ella en Ruanda, lo que llevó a una condena injusta y a una sentencia de quince años de prisión.

La Corte consideró que las condenas de Ingabire en Ruanda por minimizar el genocidio e incitar a la insurrección violaron su libertad de expresión y que, además, se habían vulnerado varios aspectos de su derecho a la defensa. Asimismo, ordenó al Gobierno de Ruanda que adoptara todas las medidas necesarias para restablecer el daño infligido a la Victoire Ingabire en un plazo de seis meses tras la sentencia.

Mientras tanto, los abogados de Victoire Ingabire presentaron una solicitud de reparación el 3 de enero de 2018. El Gobierno ruandés contaba con treinta días para responder.

 

Silencio desde el Gobierno ruandés

Hasta la fecha, el Gobierno de Ruanda no ha respondido a la solicitud de reparaciones ni ha mostrado ninguna intención de cumplir lo establecido por la Corte Africana. La fecha límite para responder a la solicitud de reparación ya ha pasado y el plazo para tomar todas las medidas necesarias para restablecer el daño que se le infligió llegó a su fin el 24 de mayo de 2018. Sería muy lamentable que el Gobierno de Ruanda no aplicara esta importante resolución del Tribunal Africano de Derechos Humanos y de los Pueblos.

Días antes de la audiencia, Ruanda retiró su Declaración Especial según el Artículo 34 (6) del Protocolo, por el que se permite a los solicitantes individuales presentar directamente un caso ante la Corte contra el Estado que hizo la declaración.

Sin embargo, el 3 de junio de 2016, el Tribunal determinó que la retirada de Ruanda no afectaría a los casos pendientes o a cualquier caso presentado un año después de este anuncio y ordenó que continuaran los procedimientos. Por lo tanto, el Gobierno de Ruanda se compromete a respetar y aplicar la sentencia de la Corte Africana en el caso de Victoire Ingabire.

 

Ruanda debe cumplir el fallo

Como el presidente de Ruanda, Paul Kagame, es el nuevo presidente de la Unión Africana, es de suma importancia que el Gobierno de Ruanda promueva el Estado de derecho en África y respete sus instituciones. No puede ignorar el juicio de un tribunal africano legítimo simplemente porque no está de acuerdo con su resultado.

Durante mucho tiempo, el gobierno de Ruanda ha criticado a la Corte Penal Internacional de La Haya, argumentando que los asuntos africanos deben ser resueltos por los propios Estados africanos. Esta es una prueba para Ruanda, ya sea para cumplir con la decisión o matar cualquier esperanza de que la Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos sea una efectiva Corte Panafricana de Derechos Humanos. Más aun, sería una pena que la Unión Africana esté presidida por un Estado que ignora los fallos de su propio tribunal.

También consideramos que solo hay una opción disponible para mostrar el debido respeto al juicio de la Corte Africana: liberarla de inmediato. No vemos ninguna alternativa razonable en esta etapa.

Desde la Federación de Comités en Solidaridad con África Negra – Umoya, hacemos un llamamiento al Colegio de Abogados de África para instar al Gobierno de Ruanda a esta liberación inmediata, pues consideramos que esta medida es el único recurso disponible en esta etapa.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Articulos de opinión, Grandes Lagos, Noticias, Victoire Ingabire y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.