Zona de Libre Comercio de África Continental: Perspectivas y problemas para la realización

Credits File

La mayoría de estados miembros de la Unión Africana, 44 de 55, han firmado un acuerdo de libre mercado cuyo objetivo es crear un único mercado africano de cooperación económica y así conseguir la zona económica más grande del mundo.

En la víspera del 55º aniversario de la Organización para la Unidad Africana (OAU), el predecesor de la Unión Africana (AU), un gran bloque de estadosnación han firmado un documento titulado “Acuerdo para Establecer la Zona de Libre Comercio de África Continental” (por sus siglas en inglés: AfCFTA) en Kigali, Rwanda los días 20 y 21 de marzo de 2018.

Algunos de los 44 gobiernos de los 55 estados miembro de la Unión Africana fueron a la conferencia presidida por el presidente ruandés Paul Kagame.

El acuerdo AfCFTA ha empezado a ser efectivo teóricamente con la ratificación de los protocolos por parte de 22 gobiernos de la Unión Africana. Otros estados están evaluando el acuerdo para integrarlo en sus propias situaciones económicas y legales.

Si el borrador es ratificado por todas las naciones africanas, el AfCFTA representará una de las zonas económicas más grandes a nivel mundial. En total, serán unos 1.200 millones de personas cubiertas por el acuerdo de los 55 gobiernos, de los que se estima que abarcan 4 billones de dólares estadounidenses en inversión y gastos de consumo.

Cuando la Organización para la Unidad Africana (OAU) se fundó en Adís Abeba, Etiopía, el 25 de mayo de 1963, hubo grandes diferencias sobre la naturaleza política y la trayectoria histórica de la unificación del continente. Estados progresistas y revolucionarios como las Repúblicas de Ghana, Guinea, Argelia, Mali y Egipto, entre otras, querían que se fuera a un ritmo rápido para llevar a la formación de los Estados Unidos de África. Los gobiernos más conservadores y moderados abogaron por un acercamiento regional gradual para no amenazar sus lazos con los estados más imperialistas y sus instituciones.

En octubre de 1965, en una cumbre de la OAU in Acra, Ghana; el presidente Kwame Nkrumah hizo un último llamamiento a los estados africanos para unirse inmediatamente y así prevenir la consolidación del neocolonialismo y eliminar más rápido el dominio de la minoría blanca en zonas no liberadas. En febrero de 1966, solo cuatro meses más tarde, Nkrumah fue destituido. Su crítica del sistema mundial capitalista publicada para la Cima de la OAU en Accra, se titulaba Neo-Colonialismo: El Último Paso del Imperialismo.
Esta enfureció a la administración de los Estados Unidos del presidente Lyndon B. Johnson que diseñó el golpe junto con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y al Departamento de Estado utilizando a los oficiales militares de rango inferior y a la policía.

Cuando siguió el debate en 1999 en Sirte, Libia, bajo el liderazgo entonces de Muamar el Gadafi, muchos reconocieron que el proceso de unificación tiene que dar un paso cualitativo hacia la creación de una moneda única, una zona comercial y una fuerza militar continental. La AU se estableció oficialmente en 2002 en Durban, Sudáfrica, bajo la presidencia de Thabo Mbeki. Sin embargo, el gobierno de Gadafi fue destruido nueve años después (2011) en los auspicios de la misma fuerza imperialista que había debilitado Ghana en 1966.

Con una mirada específica hacia el AfCFTA, el escritor Landry Signe dice que “crea un único comercio continental para bienes y servicios, así como una unión aduanera con libre circulación de capital y viajantes de negocios. La Unión Africana acordó en enero de 2012 desarrollar el AfCFTA. Se necesitaron ocho rondas de negociaciones, que empezaron en 2015 y acabaron en diciembre de 2017, para llegar a un acuerdo… Una de los objetivos principales era impulsar las economías africanas unificando la liberación comercial a nivel subregional y continental. Como parte del AfCFTA, los países acordaron eliminar tarifas aduaneras en el 90 % de los bienes. De acuerdo con la Comisión Económica de las Naciones Unidas en África, el comercio intrafricano debería crecer al 52,3 % bajo el AfCFTA y se doblará en el futuro tras el cese de barreras no arancelarias”.

Este concepto de mejora del comercio intrafricano es esencial en cualquier proyecto diseñado para construir un desarrollo genuino que crezca de manera sostenible. Los legados del Comercio atlántico de esclavos y el colonialismo clásico echaron fuera del continente a los recursos africanos y la fuerza de trabajo hacia Europa y Norte América.

El mismo artículo luego mencionando lo siguiente: “La AU espera crear un mercado único común que englobe a todos lospaíses de África. Sin embargo, solo 44 países han firmado el acuerdo establecido por elAfCFTA hasta la fecha. Y solo 30 naciones han firmado el movimiento Free Movement Protocol, lo que significa la libre circulación de personas, derecho a la residencia y derecho de establecimiento. El paso final para la AU será persuadir a los países que quedan para que se unan y así crear una secretaría que coordine la implementación y que proporcione suficientes recursos para asegurar el éxito del AfCFTA.

Problemas respecto al AfCFTA

Dos estados importantes que no han ratificado el acuerdo son las Repúblicas de Nigeria y de Sudáfrica, dos de las economías más grandes y más pobladas del continente. Del segundo, el actual gobierno del presidente Muhammady Buhari parece el más reacio a apoyar al AfCFTA. El cabeza de estado de Nigeria no fue a la reunión en Kigali debido a las presiones internas.

Los informes indican que había una fuerte objeción para firmar el acuerdo por parte de laManufacturing Association of Nigeria y del Nigerian Labour Council, ya que los dos bandos de clase aseguraban que algunas medidas del AfCFTA debilitarían a las industrias locales y eso llevaría a pérdidas de empleo. La oposición laborista cree que la reducción de las tarifas aduaneras del mercado al 90% resultaría en un gran influjo de bienes de consumo que podría debilitar los mercados locales.

También Nigeria quiere “desarrollar” otras industrias de la economía nacional, que incluyen los productores agrícolas de arroz y sectores avícolas junto con el Governors’ Forum (Foro nigeriano de los gobernadores). Otros elementos claves para avanzar en consultas futuras son la Asociación Nacional de Cámaras de Comercio, Industria, Minería y Agricultura; Servicio Federal de Ingresos del Interior; Autoridades Portuarias de Nigeria; Servicio Nigeriano de Aduanas y Servicio de Inmigración en Nigeria.

Sudáfrica ha indicado también que necesita que haya más negociaciones y evaluaciones de los intereses nacionales. El presidente Cyril Ramaphosa estuvo presente en la conferencia y se comprometió a dar su apoyo principalmente a la idea de una zona de libre comercio en África.

Sin embargo, Ramaphosa enfatizó en Ruanda que “lo único que nos mantiene alejados de firmar el acuerdo actual es nuestro propio proceso de consulta. Aún necesitamos consultar en casa, consultar en el Gabinete, consultar nuestros distintos socios en Nedlac, y también finalmente consultar nuestros parlamentarios, para así llegar a una decisión a través de eso que llamáis «proceso limpio».”

Más impedimentos para la realización del AfCFTA.

Además, las barreras estructurales reales para implementar un acuerdo de comercio como este en el continente tienen más que ver con la necesidad de superar el dominio del capital financiero internacional, lo cual aún determina las exigencias del valor global actual y el intercambio. Se ha escrito mucho sobre el increíble crecimiento de África durante la primera década del siglo XXI.

Aún con la bajada de precios de los productos básicos en los últimos años, una cantidad considerable de este proceso de crecimiento (en gran medida, derivado de la inversión extranjera directa) ha perdido su legitimidad a marchas forzadas. La sobreproducción de aceite y otros recursos energéticos iniciada por EEUU ha tenido repercusiones en las economías emergentes. Sudáfrica y Nigeria se dice que son las únicas que se están recuperando de recesiones y otros estados como Mozambique están siendo obligados a renegociar los términos de sus préstamos y emisiones de obligaciones.

Todo esto está ocurriendo mientras los grandes yacimientos de petróleo, gas natural y minerales estratégicos están en marcha por toda la costa este de África. Gracias a que la región de Sudáfrica es un tesoro oculto de recursos minerales se está empezando a conocer ahora.

¿Cuáles son las implicaciones de estas barreras estructurales para la realización de una zona de libre mercado viable para los estados miembros de la AU? ¿Cómo puede el AfCFTA beneficiar a largo plazo los intereses de los trabajadores, granjeros y jóvenes mediante el aumento de sus ganancias, estándares de vida y niveles de educación?

Nkrumah señaló en sus escritos en relación a la fundación de la OAU en 1963 que el génesis de unificación no era necesariamente dependiente de una uniformidad de los sistemas sociales y económicos. Sin embargo, la consolidación de los objetivos del Panafricanismo está supeditada a la adopción de los métodos socialistas de planificación y reorganización.

En un discurso para el Parlamento de Ghana el 21 de junio de 1963 en la ratificación de la Carta de la OAU de 1963, Nkrumah reitera que “las organizaciones sociales en nuestra Nueva África deben abrazar todos los sectores de nuestro pueblo. Las metas de nuestros esfuerzos siempre han sido asegurar el material de base para aumentar la riqueza económica y social de nuestros granjeros, campesinos y trabajadores. Por lo tanto, nuestra revolución debe ser identificada con las organizaciones de los trabajadores y nuestra población campesina. No podríamos conseguir en gran medida nuestros objetivos, si hubiera conflicto entre las uniones de mercado, así como la organización de los trabajadores, y nuestros gobiernos nacionales, que también están al servicio de los mismos intereses. Nuestros objetivos idénticos tienen que hacer posible la unificación de las relaciones y el funcionamiento de un programa coordinado para resolver los problemas a las que se enfrenta África.

La federación All-African Trade Union Federation tiene que mantener una posición que movilice a las masas explotadas de África para el ataque final de la batalla contra el imperialismo y neocolonialismo. En los estados independientes de África, AATUF tiene un papel vital para mejorar la orientación hacia la unión comercial que posibilitará a los trabajadores formar parte plena de una construcción socialista”.

Por eso, la única opción viable para una África unificada es el movimiento hacia el socialismo. Esta orientación impediría la intervención militar e inteligente entre los estados miembros de la AU donde actualmente la llegada del Mando África de Estados Unidos está invadiendo bajo el pretexto de “guerra contra el terrorismo”.

Ya existe mucho miedo en estados como Ghana donde el actual régimen conservador empezado una relación militar con Washington bajo el mando de Donald Trump, con todo lo que esto implica. La mejor manera de luchar contra el “terrorismo” y el militarismo imperialista es construir una Unión de los Gobiernos de África (All-African Union Government) que lleve a un sistema monetario uniforme, una consolidación industrial y una defensa combinada junto a una fuerza parapreservar la paz con la capacidad independiente de conservar los intereses continentales.

*Abayomi Azikiwe es editor en el diario Pan-African News Wire

________________________________________
[i]The Washington Post, 29 marzo de 2018
[ii] City Press, 27 marzo de 2018
[iii]http://www.nkrumahinfobank.org/article.php?id=521&c=46 visitado el 16 de abril de 2018

AbayomiAzikiwe; 19 abr. 2018

Fuente: http://www.pambazuka.org/pan-africanism/african-continental-free-trade-area-prospects-and-problems-implementation

Traducido por Begoña Carrasco González

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Articulos de opinión, Info. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.