RWANDA: 2.018, UN AÑO DE PRUEBA PARA PAUL KAGAME EN VARIOS ÁMBITOS.

Introducción.
Un año después del amaño de la Constitución para “legalizar” su permanencia al frente de Ruanda hasta 2.034, y más allá si así lo desea, Paul Kagame revela poco a poco sus ambiciones y sus preocupaciones para el período que se abre con este enésimo golpe de Estado en Ruanda llevado a cabo por este ex soldado del ejército regular de Uganda. Veamos qué le preocupa en este año 24 de su reinado.

En primer lugar, su principal preocupación es, paradójicamente, la sucesión de Joseph Kabila en la República Democrática del Congo. Debe asegurarse de que su preferencia sea conforme con la de las potencias que lo respaldan. También debe asegurarse de que se mantenga y ejecute el contrato firmado con las multinacionales para saquear la RDC en su nombre. Para ello, debe jugar con la infantilización de la clase política congoleña para que cualquier pretendiente al poder en la RDC sepa que Kigali es un peaje obligado. Es en este contexto que el multimillonario Moïse Katumbi, el comodín de Occidente para la sucesión de Joseph Kabila al frente de la RDC, se ha visto obligado a ir a buscar la bendición de Paul Kagame a Kigali antes de presentar su candidatura.

Pero Paul Kagame debe también y sobre todo buscar garantías para mantener a los Tutsi de la RDC en los puestos estratégicos de las agencias de seguridad congoleñas (ejército, policía, servicios de inteligencia, aduanas, …).

Desde enero de 2.018, Paul Kagame ha sido elegido presidente de la Unión Africana. Este no es un simple formulismo protocolario porque cuenta mucho con ello para introducirse en varios ámbitos y adelantar varios dossiers como lo crea conveniente.

Repercusiones esperadas de la presidencia de Paul Kagame en la UA.
– Desvincular el destino de los combatientes de las FDLR estacionadas en la República Democrática del Congo del de los M23 establecidas en Ruanda desde 2.013

– Enterrar el caso de la opositora Victoire Ingabire, que ganó el caso en el Tribunal Africano de Derechos Humanos y de los Pueblos situado Arusha (Tanzania)

– Presionar a Francia para que finalmente se dicte un sobreseimiento en la investigación del ataque del 6 de abril de 1.994 que costó la vida a dos presidentes Hutu, Juvenal Habyarimana de Ruanda y Cyprien Ntaryamira de Burundi, atentado atribuido al propio Paul Kagame, y que es considerado un “elemento desencadenante” del genocidio de los Tutsi en Ruanda

– Utilizar esta posición para hacer que los Estados africanos apoyen las candidaturas de sus allegados a puestos importantes en organizaciones internacionales (Naciones Unidas y sus agencias, OIF, Commonwealth, OMC, OIT)

– Neutralización de Kayumba-Nyamwasa y otros opositores exiliados en Sudáfrica

– Rentabilizar el “Centro de Conferencias de Kigali” que ha sido un devorador de presupuestos y es inútil y no competitivo, en comparación con los de los países vecinos (Nairobi, Arusha e incluso Kampala).

Posibles acciones de la oposición democrática, amordazada y marginada.

La oposición al régimen dictatorial y sanguinario de Paul Kagame debería estar involucrada en contrarrestar esa conspiración del dictador de manera sistemática según los dossiers:

– Demostrar y reafirmar que las reivindicaciones políticas de las FDLR confinadas en la RDC son tan legítimas, si no más, que las del antiguo M23 acogido por Kagame en Ruanda. La respuesta a cada uno de estos movimientos político-militares debería ser idéntica en ambos lados (RDC y Ruanda).

– Advertir a los demás Estados de la Unión Africana que la presidencia de Kagame no debería ser una oportunidad para denigrar y ridiculizar a las instituciones de esta organización, como el Tribunal Africano de Derechos Humanos y Pueblos situado en Arusha, Tanzania. Las decisiones del Tribunal deben ser ejecutorias independientemente del país al que atañen.

– Advertir a los Estados de la Unión Africana y a Francia de que la actual Presidencia de esta organización no otorga el derecho a asociar a otros Estados africanos a expedientes judiciales, en los que los dirigentes de un Estado cualquiera estarían implicados como consecuencia de sus actos criminales y terroristas – como el ataque del 6 de abril de 1.994 -, ya que no comprometen al continente.

– Advertir a los Estados africanos que la presidencia de la UA no debe utilizarse como una tapadera para los dictadores que deseen colocar a sus allegados reputados criminales, en organizaciones internacionales con el respaldo de los países africanos con el pretexto de que el presidente de la UA lo solicita.

– Hacer comprender al gobierno de Sudáfrica, particularmente al nuevo presidente Cyril Ramaphosa, que no debe ceder a los cantos de sirena de Paul Kagame que quiere hacer uso y abuso de la tribuna que representa la presidencia de la Unión Africana y sobre todo de las rivalidades en el seno de la ANC (supuestamente los pro-Jacob Zuma vs. los pro-Ramaphosa) para permitir a este mismo Paul Kagame que impulse a Sudáfrica a violar sus compromisos en materia de protección de los refugiados. Más grave aún, consintiendo su propia humillación y la violación de su soberanía al permitir a los agentes de Kagame que vengan a matar o secuestrar in situ con total impunidad a los refugiados que habían hallado asilo en Sudáfrica, tal como Kayumba-Nyamwasa y otros menos famosos.

– Demostrar con cifras para apoyarlo, que el “elefante blanco” que es el “Centro de Conferencias de Kigali” construido por Kagame a golpe de talonario, de entrada no era necesario y ahora no es rentable. Es un devorador de presupuestos porque su único propósito es publicitar a Kagame y su camarilla. Los esfuerzos realizados y el dinero gastado para conseguir que alguna conferencia internacional se celebrase allí, superan con creces los beneficios económicos y financieros del centro tras su cierre.
El dictador no podrá triunfar en todos los frentes y en todos los casos haciendo apaños y mintiendo si algunas voces, por débiles que parezcan, se alzan para denunciarlo. La tarea es grande, a cada cual encontrar dónde podría ser rentable y actuar.

Emmanuel Neretse.
Bruselas, 16/05/2018

Fuente:
http://www.musabyimana.net/20180516-rwanda-2018-une-annee-test-pour-paul-kagame-dans-plusieurs-domaines/

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Articulos de opinión, Info. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.