Mama Veronica Sobukwe recibe la Orden de Luthuli: un premio tardío e insuficiente

Robert Mangaliso Sobukwe Trust

Mañana 28 de abril de 2018, un día después del Día de la Libertad de Sudáfrica, la activista Mama Zondeni Veronica Sobukwe, conocida cariñosamente como «Madre de Azania» por su lucha incondicional durante 90 años contra el apartheid, recibirá la Orden de Luthuli: en plata. Se la otorgará el presidente de Sudáfrica Cyril Ramaphosa en el Pabellón Presidencial de Huéspedes Sefako Makgatho, en Pretoria. Su hijo y el Director General del Robert Mangaliso Sobukwe Trust, Dini Sobukwe, recogerán el premio por ella, ya que esta se encuentra muy mayor para ello.

Este premio se le otorgará de manera significativa, ya que llega considerablemente tarde, y también coincidiendo con la celebración del 40 aniversario de la muerte de su marido, Roberto Mangaliso Sobukwe, durante su destierro. Él fue el presidente fundador del Congreso Panafricanista de Azania, así como filósofo del movimiento de la liberación por excelencia. Un día después, Sudáfrica celebra 25 años de democracia.

Es la primera vez que el gobierno sudafricano reconoce y otorga tal honor a Mama Sobukwe. El presidente Cyril Ramaphosa decidió honorarla con la Orden de Luthuli: en plata, Se le ha concedido este premio por su «constante llamada por la libertad de las personas, servicio a la comunidad y apoyo incondicional a los luchadores por la libertad encarcelados», dijo el Canciller de las Órdenes Nacionales y Director General en la Presidencia, Cassius Lubisi, en una declaración el jueves 19 de abril de 2018.

Pero el gobierno del Congreso Nacional Africano (ANC, por sus siglas en inglés) no va a honorar a Mama Sobukwe por voluntad propia ni porque haya sufrido un cambio de actitud respecto a la viuda de Sobukwe o al legado del mismo; el premio a Sobukwe es un cargo de conciencia bochornoso de un gobierno que es estructuralmente parcial y selectivo respecto a los legados y las contribuciones que recibe, así como a las personas que conmemora.

Durante los últimos 25 años, el ANC ha hecho desaparecer a Mama Sobukwe de la memoria colectiva nacional y de todo discurso público sobre las heroínas de la liberación de Sudáfrica y su lucha ha sido constante para considerarla un personaje irrelevante e inexistente.

Mama Sobukwe recibirá el premio de la orden nacional por parte de la Presidencia gracias a los constantes y firmes esfuerzos de los jóvenes activistas de la Blackhouse Kollective, quienes nominaron a Sobukwe como candidata a recibir el premio nacional supremo como reconocimiento a su lucha contra la supremacía blanca. Todo esto se llevará a cabo tras repetirse la charla en homenaje a Sobukwe que se celebró el mes de las mujeres del año pasado.

Más allá de la nominación de Mama Sobukwe para recibir la orden nacional, el Blackhouse Kollective escribió una carta a la Presidencia para proponerle la institución de una orden nacional totalmente diferente que llevara el nombre de Sobukwe e hiciera honor a cada increíble mujer que, de una manera altruista, se ha sacrificado y ha contribuido enormemente en la creación de una sociedad más justa e igualitaria.

La propuesta desafiaba la constitución patriarcal actual y la estructura de las órdenes nacionales: el presidente y su Consejo Consultivo recordaron que ninguna de las órdenes nacionales que existen en la actualidad se dedica a reconocer las aportaciones de las mujeres al cambio en la sociedad, así como a la recuperación de la verdadera humanidad de las personas.

No hay ninguna orden nacional o premio que lleve el nombre de una mujer o que sea dedicado a ella. Todo lo contrario, dos de las seis ordenes nacional existentes hoy en día llevan el nombre de dos hombres: Albert Luthuli y Oliver Reginald Tambo, respectivamente. Este es el claro ejemplo de la salvaje dominación patriarcal de las narrativas masculinas, las cuales, inherentemente, hacen desaparecer a las mujeres de la conciencia y la memoria nacional.

No existe un solo monumento en este país que esté dedicado a Mama Sobukwe, lo cual refleja claras intenciones. Sobukwe representa un grupo de liberación inquebrantable que ha sido eliminado y borrado por completo de la memoria colectiva y la conciencia de la nación.

Marginada de las narrativas populares y los discursos, Mama Sobukwe vive en su humilde casa de Graaf-Reinet con sus hijos y nietos, una cada vez más grande comunidad de Masizakhe Township de la que forman parte su familia y una infinidad de personas que la visitan para ofrecerle sus respetos y alabar a una leyenda viva.

De hecho, «un profeta no es tal sin honor, excepto en su propia ciudad y su propio hogar». A Mama Sobukwe no se le honra ni siquiera en su propia tierra. Al contrario, la hemos sometido a un trauma y dolor mayor al considerar su legado y contribuciones como irrelevantes e insignificantes sin mención alguna, y mucho menos celebrarlas. Nosotros que presumimos de democracia y libertad, hemos actuado de una manera tan cruel que ni nos lo imaginamos.

Somos una nación que jamás ha dedicado un momento a celebrar las contribuciones de la ciudadanía común por la lucha de la liberación y el derrocamiento de la supremacía blanca, ni mucho menos hemos dejado tranquilas a mujeres como Mama Sobukwe, quien ha mantenido su postura panafricanista en todo momento hasta la fecha, tanto en pensamiento como en perspectiva.

A sus 90 años, a pesar de no haber sido nunca reconocida ni recordada, Mama Sobukwe se mantiene fuerte en silencio con profunda diligencia y dignidad. Ella es la viva imagen de las mujeres que son relegadas a un estatus inferior en la sociedad, tanto en narrativas biográficas como históricas, así como en nuestra imaginación social colectiva.

A Mama Sobukwe no se la conmemora porque no pertenece al partido diligente. Sin duda alguna, es una tragedia para la nación y la posteridad: una tragedia de injusticias contemporáneas que mantenemos colectivamente en la sociedad mediante actos de omisión, exclusión, marginalización, supresión y silencio.

En un país neocolonialista en el que el patriarcado y la misoginia se han normalizado e institucionalizado, el hecho de crear una orden nacional que conmemore y reconozca a un personaje femenino y su lucha incondicional (totalmente independiente del Congreso Nacional Africano) habría supuesto una prioridad fundamental para recordar las voces y las experiencias de las mujeres silenciadas que aún viven.

Mama Sobukwe, además de miembro, es un símbolo del colectivo de estas mujeres: una antecesora de nuestro entorno. El gobierno es el culpable de mantener una violencia epistémica contra las mujeres y, por si fuera poco, ha perdido una oportunidad vital de honorar a las mismas cuando decidió no establecer la orden nacional que se propuso.

Mientras que el premio otorgado a la honorable Mama Sobukwe es bien merecido, este resulta un honor tardío e insuficiente. Por ello, debemos reiterarle al gobierno que su decisión sistemática e institucional de dejar a un lado y omitir del todo a Mama Sobukwe de la memoria pública es parte de una complicidad del todo reprobable. El gobierno es el culpable de mantener una violencia epistémica contra las mujeres.

Este premio otorgado a Mama Sobukwe ha generado diferentes cuestiones respecto al significado del honor en Sudáfrica, el honor femenino versus el honor masculino, y la manera en la que elegimos a quien hay que conmemorar, no solo a los que mantienen la lucha incondicional más selectiva y popular, sino también a los ciudadanos de a pie y agentes del cambio social que nos rodean, en especial a las mujeres. Este honor deja al descubierto la vergüenza nacional que demostramos al olvidar a nuestras heroínas.

Mama Sobukwe es una filosofa práctica cuya vida alude a su filosofía de vida de lucha desinteresada, servicio a las personas y sacrificio por la nación. Es una sabia que dedicó su vida a luchar por una libertad real, y no para beneficio propio ni aprovechamiento. Ha superado el paso del tiempo, ha eclipsado a sus adversarios y ha sobrevivido más que muchos de sus personajes contemporáneos.

Fue Robert Mangaliso quien dijo: «África nunca olvida… Estas mártires de la libertad, estas jóvenes y hermanadas mujeres serán recordadas y conmemoradas cuando África vuelva a ser independiente».

Es más, cuando África sea libre, el nombre sagrado de Mama Sobukwe y su imborrable memoria, así como la de otras mujeres olvidadas, serán recordados y coronados con el honor supremo de la tierra por la que luchó y sacrificó su vida. Su nombre será vanagloriado y venerado por las futuras generaciones.

Aquellos que han tratado de borrar su memoria y su legado tendrán que callar e inclinarse ante su figura.

Por Thando Sipuye
Thando Sipuye es un historiador africano y científico social. Es miembro ejecutivo de la Ankh Foundation, el Blackhouse Kollective y el Africentrik Study Group que se encuentran en la Universidad de Sobukwe (Fort Hare). Él escribe a título personal.

Notas finales

[i] https://businesstech.co.za/news/business/218319/heres-when-south-africa-…
[ii] La escasez de agua es una realidad que amenaza dos países en desarrollo a la vanguardia de los esfuerzos por reducir el cambio climático: India y Sudáfrica… https://climatenewsnetwork.net/23742-2/
[iii] http://www.topwinesa.com/sa-winelands/sa-wine-industry-statistics/
[iv] http://iopscience.iop.org/article/10.1088/1748-9326/aa625f
[v] https://www.researchgate.net/figure/South-Africa-s-net-virtual-water-tra…
[vi] https://www.researchgate.net/figure/South-Africa-s-net-virtual-water-tra…
[vii] http://waterfootprint.org/media/downloads/Report12.pdf
[viii] https://www.researchgate.net/figure/South-Africa-s-net-virtual-water-tra…
[ix] China destaca mayormente por los productos de minería.
[x] https://africacheck.org/reports/south-africans-guzzle-235-litres-water-p…
[xi]http://www.douglasschorr.com/2018/03/winning-communities.html
[xii] http://www.douglasschorr.com/2015/01/the-beautiful-people.html
[xiii] Nadie espera que una persona de clase media con una vida ocupada se dedique a las tareas agrícolas en casa… Tener un jardín gratuito en una auto caravana es ilegal y hay que utilizar la piscina como lugar para el compost.
[xiv] Esta es toda el agua que se malgasta para producir tus alimentos favoritos… https://www.huffingtonpost.com/2014/10/13/food-water-footprint
[xv] Y véase http://www.sacbee.com/food-drink/wine/dunne-on-wine/article2622749.html y http://www.proteawinesusa.com/2016/02/water-into-wine-how-much-does-it-r…
[xvi] “Casi una década en la democracia, Malmsey Rangaka y su marido Diale cambiaron los estudios por la viticultura…” @ http://www.destinyconnect.com/2014/09/19/mhudi-wines-a-growing-black-own…
[xvii] https://www.winedirect.co.uk/wines-by-country/south-africa
[xviii] https://www.numbeo.com/cost-of-living/countr
[xix] «…El Reino Unido consume más de 2 mil millones de libras en agua embotellada cada año. Un británico medio bebe más de 40 litros cada año». Véase http://www.dailymail.co.uk/health/article
[xx] http://iopscience.iop.org/article/10.1088/1748-9326/11/1/015005/pdf
[xxi] https://www.researchgate.net/figure/South-Africa-s-net-virtual-water-trade-net-VW-exports-trends-in-billion-m-3-2002_fig4_281038394

Fuente: https://www.pambazuka.org/advocacy-campaigns/mama-veronica-sobukwe-receives-order-luthuli-honour-too-little-too-late

Traducido por: Nerea García Armentia (Universidad de Salamanca)

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Articulos de opinión, Info, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.