Otra historia oculta: hace 214 años Haití alcanzó la independencia

Haití alcanzó la independencia hace 214 años, el 1 de junio de 1804. Sin embargo, de la batalla de Vertières, el 18 de noviembre de 1803, no se habla tanto. En ella, el ejército de esclavos haitanos infligió una derrota memorable en Santo Domingo a la poderosa armada de Napoleón Bonaparte.

Nuestro amigo periodista Wiener-Kerns Fleurimond resume en pocas palabras este suceso épico: «”Durante esta batalla de Titanes, algunos negros se superarán a sí mismos para poner todas las oportunidades de su lado con hazañas hazañas propias de dioses» (1). ¡Estas pocas palabras pueden desinhibir a cualquier colonizado!

Esta derrota tuvo como consecuencia tal onda de choque que Francia se vio obligada a vender su posesión de Luisiana a Estados Unidos. Lo hizo a cambio de un «puñado de dólares», exactamente 15 millones, el 20 de diciembre de 1803.

Sin embargo, 21 años después, como resultado de las relaciones de fuerzas perjudiciales para Haití, Francia (que amenazó con bloquear al país) le impuso el pago de una indemnización igual a 150 millones de francos oro. Los efectos financieros derivados de esta medida continúan arruinando a la República de Haití que, a pesar de todo, no deja de pedir la devolución de esta «indemnización» injustificada.

Está claro que el Tesoro francés empezó a acumular malversaciones mucho tiempo antes de que apareciera el franco CFA. Entonces, sin poder todavía digerir esta derrota, Francia, bajo el gobierno de Chirac, prácticamente impidió en 2003 la conmemoración del bicentenario de la independencia de Haití. Posteriormente, hizo secuestrar al presidente haitiano de la época, Jean-Bertrand Aristide, para deportarlo a Sudáfrica.

Ahora bien, el eslogan «la esclavitud es un crimen contra la humanidad» no debería emplearse en campañas electorales, sino para ejemplificar actos concretos ya vividos. Además, la reparación de los crímenes coloniales no debería concebirse como una forma de pago en especie «contante y sonante», ya sea en las ventanillas de los bancos o en el Tesoro.

Debe traducirse en el plano político, económico y social por un cambio en el comportamiento real de la parte francesa a través de programas, libros de texto y en la memoria de los profesores franceses que enseñan historia, geografía, economía, etc. Luego, por la desaparición de esta «Franciáfrica» y de esta humillante cumbre África-Francia de los jefes de Estado que querría resucitar el África Occidental Francesa (AOF).

¿No es así, señora exministra de Justicia Christiane Taubira y señor presidente de la República Francesa Emmanuel Macron? Puede que Claudy Siar con su programa de radio Couleurs tropicales, el cual se moviliza fervientemente por el «respeto», les haga entender todo esto.

Los verdaderos panafricanistas tienen que volver a movilizarse para avergonzar a las autoridades francesas exigiéndoles su dinero a través de la reparación auténtica, la devolución de su dinero a Haití y, (por consiguiente) a todos los antiguos combatientes y sus familias. Destaquemos que se han destinado 770 millones de dólares a la aseguradora Executive Life, tras la “metedura de pata” financiera del banco Crédit Lyonnais causada por el escándalo financiero de Elf.

Antes de terminar, nos gustaría recordar algo que pone de manifiesto los vínculos seculares que existen entre Haití y Senegal y, evidentemente, entre este país y los otros africanos. De hecho, es lo que subrayaba el antiguo presidente de la Unesco, nuestro compatriota Amadou Moctar Mbow, tras su conferencia con motivo de la conmemoración del bicentenario de la independencia de Haití (2).

Mbow quiso precisar que senegaleses araboparlantes, que fueron capturados tras la batalla entre el Almami Abdel Kader y el Almami Damel Amary Ngoné Ndella Fall, participaron en la revolución de Santo Domingo. En aquella época, el barón Roger, antiguo gobernador de la colonia, contó en su libro Keledor las peripecias de uno de ellos, el que regresó a Senegal.

Ababacar Fall

Notas:

  1. Haïti-Progrès N°42 del 30 de diciembre de 2003 al 05 de enero de 2004.
  2. Para impregnarse mejor de la historia de Haití, le remitimos, por un lado, a nuestros artículos sobre la conferencia pública antes citada (Haïti: La mauvaise conscience des puissants), publicados por el periódico semanal Haïti-progrès Nº 9 del 11 de noviembre de 2003, después por el Journal Afrique Investig’action de Michel Collon y, por otro, a nuestra contribución del 16 de diciembre de 2005 (Histoire cachée: les victoires del 18 de noviembre de 1803 y del 1 de enero de 1804).

Fuente: Investig’Action. Une autre histoire cachée : Il y a 214 ans Haïti accédait à l’indépendance, 14 de junio de 2018.

Traducido para UMOYA por Leticia Herrero Vicente (USAL).

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Articulos de opinión, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *