Se cumplen 8 años del movimiento pacífico por la democracia de Victoire Ingabire en Ruanda

El 16 de enero de 2010, Victoire Ingabire Umuhoza aterrizó en Kigali para iniciar un movimiento pacífico por la democracia, la paz y la justicia para todos. Ese día, asestó un duro golpe al pilar sobre el que se asienta el régimen de Ruanda: el miedo.

Cuando Victoire Ingabire volvió a casa tras su exilio en los Países Bajos y llegó a Kigali (Ruanda) el 16 de enero de 2010, trajo consigo un mensaje que desafiaba frontalmente a Paul Kagame y su régimen. No solo se presentó para enfrentarse a él en las elecciones presidenciales, sino que también corrigió su descripción del genocidio como hutus matando a tutsis, para añadir que los hutus también fueron víctimas.

El régimen se tambalea. El miedo ha pasado de ser miedo de los demócratas y los pacificadores a ser miedo del régimen, como se refleja en un errático comportamiento diplomático y en un aumento de la represión. El régimen ha quedado retratado.

Para sus partidarios, Ingabire era una heroína. Para sus críticos, una ingenua. Para la gente común, era demasiado arriesgado enfrentarse al presidente en el apogeo de su poder.

Sin embargo, aquellos que estaban más cerca de ella saben muy bien que estaba plantando una semilla de democracia y verdadera reconciliación, y que estaba dispuesta a pagar el precio más alto por estos valores: la prisión o incluso la muerte. De ahí el mensaje que mandó al fiscal general de Ruanda, que quería convencerla para que pidiera perdón y abandonara su oposición al régimen a cambio de su libertad: «Esta causa es más grande que yo. Da igual si decidís mantenerme en prisión, ponerme en libertad o matarme, pues el movimiento por la democracia es imparable».

Victoire Ingabire,  ahora se cumplen 8 años desde que volvió a Ruanda, estuvo rodeada de prensa al llegar al aeropuerto de Kigali, fue arrestada en lugar de iniciar su campaña para conseguir la presidencia como era su propósito, y fue juzgada y condenada por contar la verdad sobre el genocidio de Ruanda. Finalmente, se ha convertido en la líder moral de su nación y, gracias a su ejemplo, es la inspiración de millones de personas para conservar la fe.

No se dejó intimidar por el hecho de que el fiscal estaba transmitiendo el mensaje de su jefe, el presidente Kagame, que había comunicado a un reportero del periódico ugandés The Monitor que «definitivamente, esta mujer acabará donde debe estar. Los forasteros que tienen tantas ganas de que Ingabire sea la líder de la oposición ahora o nuestra presidenta en un futuro, bueno, pueden esperar un rato».

La semilla ha crecido con nuevos mártires de su partido, que tienen que ser recordados hoy. Algunos fueron asesinados, secuestrados y torturados, y no tenemos ni idea de su paradero actual. Otros se pudren en prisión durante cuatro meses mientras la fiscalía intenta por todos los medios recaudar pruebas contra ellos.

¡Estamos orgullosos de ellos! Que su valiente sacrificio nos inspire a todos para trabajar por el bien común, teniendo bien presente que la causa por la que luchamos es más grande que nosotros mismos. Es un honor pagar incluso el precio más alto.

A continuación, se incluye una lista de los mártires del partido FDU-Inkingi. No es una lista exhaustiva, pues algunos familiares temen que el hecho de publicar sus nombres pueda acarrearles problemas con el régimen.

Prisioneros:
Victoire Ingabire Umuhoza, presidenta
Boniface Twagirimana, vicepresidente
Sylvain Sibomana, secretario general
Fabien Twagirayezu
Gratien Nsabiyaremye
Leonille Gasengayire
Theophile Ntirutwa
Venant Abayisenga
Anselme Mutuyimana
Evode Mbarushimana
Norbert Ufitamahoro
Ernest Nkiko

Desaparecidos:
Samuel Hitimana
James Nigirente
Aimable Rusangwa
Jean Damascene Iyakaremye
Valens Nsabimana
Dominique Shyirambere
Emmanuel Ntakirutimana

Asesinados:
Jean Damascene Habarugira
Eric Hakizimana
Illuminee Iragena
Chadrack Niwungize
Eugène Siborurema
Jean Damascène Munyeshyaka
Phocas Habiyaremye
Serge Ndanyuzwe
Emmanuel Kamanayo
Jean Paul Habimana

Al partido FDU-Inkingi le gustaría hacer un llamamiento a todas aquellas personas, instituciones y gobiernos que aman la paz, sobre todo a los Países Bajos, Reino Unido, Bélgica, los Estados Unidos y la Unión Europea, para que presionen al régimen tiránico del Frente Patriótico Ruandés (FPR), liderado por el presidente Paul Kagame, para que libere a todos los presos políticos y a todos aquellos que están en prisión por haber expresado su opinión.

Justin Bahunga

Escrito el 16 de enero de 2018 en Londres. El autor, Justin Bahunga, es el portavoz y comisario de Relaciones Exteriores del FDU-Inkingi.

Fuente: San Francisco Bay View: “Jan. 16 marks 8 years since Victoire Ingabire launched nonviolent movement for democracy in Rwanda”, publicado el 17 de enero de 2018.

Traducido para Umoya por Andrea Santos García.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Articulos de opinión, Grandes Lagos, Noticias, Ruanda, Victoire Ingabire. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.