Una guerra en el olvido: el horror de RD Congo supera al de Siria, Yemen e Iraq

© AP Photo/ Joseph Kay

Por segundo año consecutivo, la violencia en la República Democrática del Congo (RDC) ha sido el epicentro de la peor crisis de conflictos de desplazados del mundo. Una crisis que, según los grupos de derechos humanos, supera a los desplazados por  las guerras civiles de Irak, Siria y Yemen. Y casi nadie habla de ello.

Según la ONU, 1.700.000 congoleños se han visto obligados a abandonar sus hogares en 2017, una media de 5.500 personas al día. Estos datos elevan el número a 4.100.000 desplazados en total, con otros 7 millones con riesgo de hambruna.

«Es una crisis enorme. La cantidad de gente que huye de la violencia es inmensa y supera la de Siria, Yemen e Irak», afirma Ulrika Blom, la directora congoleña del Consejo Noruego para Refugiados (CNR). «Por segundo año consecutivo, la RDC es el país más afectado del mundo por los conflictos de desplazados. La población de la RDC está siendo atacada por dos flancos: por un lado, un conflicto brutal y por otro, una crisis política que cada vez va a peor».

© AFP 2018/ TONY KARUMBA

La Guerra Mundial Africana, el conflicto más sangriento desde la Segunda Guerra Mundial, tuvo lugar en la RDC. Esta guerra comenzó en 1998 y terminó en 2003 tras cinco años de lucha, y dejó alrededor de 5.400.000 muertos. Desde entonces, la situación de la RDC ha permanecido inestable.

Algunos grupos rebeldes e insurgentes no dejaron de luchar contra el gobierno de la capital congoleña, Kinsasa. Podría decirse que el levantamiento que tuvo más repercusión fue la rebelión Kamwina Nsapu, que se produjo después de que Kinsasa se negase a reconocer de manera oficial a su líder. La Iglesia Católica ha calculado que, desde agosto del 2016, unas 3.300 personas han sido asesinadas y que más de un millón se han visto obligadas a abandonar su hogar debido a las batallas entre las tribus disidentes y el ejército congoleño.

El rechazo del presidente Joseph Kabila a ceder el poder tras su segundo mandato, tal y como está estipulado en la Constitución congoleña, no hizo más que empeorar la situación. Kabila ha presidido el país desde 2001, pero su Gobierno no ha tenido demasiado éxito a la hora de eliminar los muchos grupos militantes que luchan contra el Gobierno de Kinsasa.

© PHOTO: PIXABAY

Mientras tanto, el sufrimiento del pueblo continúa. «Lo que hemos visto de primera mano en la provincia de Tanganyika es realmente horrible», afirmó Blom. «La semana pasada encontramos una iglesia que ofrecía refugio a más de 80 personas que huían de los ataques de septiembre. Había familias enteras apiñadas y en la más absoluta decadencia. Los niños dormían en el suelo mojado, únicamente cubiertos con sacos de azúcar vacíos. Desde que la comunidad llegó, han muerto 4 personas, entre ellas dos niños».

Sin embargo, la ayuda internacional ha llegado con cuentagotas debido a la falta de cobertura del conflicto por parte de los medios de comunicación. Al contrario que a los países de Oriente Medio, a la RDC no se le considera un país clave de intereses geopolíticos. Y aunque el país posee muchísimos recursos naturales, el desarrollo de su infraestructura es inferior y su población vive en la más absoluta pobreza.

«La falta de donaciones, el poco interés geopolítico por parte de otros países y las numerosas crisis han llevado a la RDC a permanecer en los últimos puestos de la lista de prioridades de la comunidad internacional. Esto les está costando la vida a millones de congoleños. Si no intervenimos ahora, se expandirá una hambruna masiva y la gente morirá. Esto es una carrera a contrarreloj», ha dicho Blom.

© AP PHOTO/ JOHN BOMPENGO

Sin embargo, los ministros del gobierno han cuestionado la declaración del CNR. Lamber Mende, ministro de Información, afirma que el número de desplazados es menor, «menos de un millón». Es más, la gente desplazada no estaba huyendo del conflicto, sino que intentaba regresar a sus hogares desde países vecinos.

A pesar de que es el país con mayor número de desplazados, esto no solo sucede en la RDC. Según el CNR, durante el primer semestre de 2017, 2.700.000 africanos se vieron en la obligación de huir, de los cuales alrededor de un millón eran de la RDC. El resto provenía en su mayoría de la República Centroafricana, Etiopía, Sudán y Sudán del Sur. En total, hay alrededor de 12.600.000 desplazados en todo el continente africano.

Fuente: Sputnik News, The Forgotten War: Conflict in Congo Worse than ‘Syria, Yemen and Iraq’, donde fue publicado el 7 de diciembre de 2017.

Traducido para UMOYA por Gabriela Hernando Barrios (Universidad de Salamanca).

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Grandes Lagos, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *