DECLARACIÓN DEL CARDENAL LAURENT MONSENGWO AL MARGEN DE LA MANIFESTACIÓN DEL 31 DE DICIEMBRE DE 2017

Queridos hermanos y hermanas,
Ya no es un secreto para nadie que el ambiente del país en general y de la capital en particular se caracteriza por un resurgir del miedo y del nerviosismo, de la incertidumbre, véase incluso del pánico.
Estamos siendo testigos de unos desgraciados incidentes acontecidos el domingo 31 de diciembre de 2017 durante la manifestación pacífica y no violenta organizada por el comité laico de coordinación, con el objetivo de reclamar la aplicación real del Acuerdo político global e inclusivo del Centro Interdiocesano de Kinshasa (Acuerdo de la San Silvestre), acuerdo vulnerado voluntariamente. Esto crea un malestar sociopolítico que atraviesa nuestro querido y hermoso país, la RD del Congo (cf. Mensaje de la Asamblea plenaria extraordinaria de los Obispos de la CENCO, 24 de noviembre de 2017).
No podemos hacer otra cosa que denunciar, condenar y estigmatizar las artimañas de nuestros supuestamente valerosos hombres uniformados que evidencian desgraciadamente, ni más ni menos, la barbarie.

Y a modo de pruebas: el hecho de impedir que los feligreses cristianos entren en las iglesias para participar en la misa cumpliendo órdenes recibidas de ciertos jerarcas militares, el uso de gases lacrimógenos durante la celebración de la eucaristía en las distintas parroquias de Kinshasa, el robo de dinero y teléfonos, la persecución, el registro sistemático de personas y sus pertenencias en las iglesias y en la calle, la entrada de militares en ciertas casas parroquiales con el pretexto de buscar a los agitadores, las matanzas, los disparos con fuego real y a bocajarro contra cristianos que portaban en mano sus biblias, rosarios y crucifijos, las detenciones de curas y feligreses, etc.
Pedimos a los unos y a los otros que hagan gala de sabiduría y contención. Tan sólo mistificaciones presentadas como información veraz y confiable. Es hora de que la verdad prevalezca sobre la mentira sistemática, que los mediocres se larguen y que reinen la paz y la justicia en la República Democrática del Congo.
¿Cómo podremos confiar en dirigentes incapaces de proteger a la gente, garantizar la paz, la justicia y el amor por el pueblo? ¿Cómo podremos confiar en dirigentes que ultrajan la libertad religiosa del pueblo, libertad religiosa que es el fundamento de todas las libertades? (cf. Benedicto XVI, Libertad religiosa, camino hacia la Paz).
Lo sabemos, la libertad religiosa es un elemento esencial del Estado de derecho, no se puede negar sin atentar contra todos los derechos y libertades fundamentales.
La instrumentalización de la libertad religiosa para enmascarar intereses ocultos como por ejemplo el acaparamiento de recursos, de riquezas, el permanecer en el poder mediante métodos anticonstitucionales, pueden provocar y provocan daños enormes a las sociedades, en este caso, la nuestra.
Para el Congo queremos valores y no antivalores.
Pueda el Señor conceder a nuestro país una paz duradera con justicia y verdad, y a nuestros muertos por la libertad, la salvación eterna.

Cardenal L. MONSENGWO

Publicado por Jean-Marie BOMENGOLA. Enero 2018.

http://cenco.cd/declaration-cardinal-laurent-monsengwo-marge-de-marche-31-decembre-2017/

Traducido para UMOYA por Juan Carlos Figueira

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *