Un ministro ruandés perseguido por la justicia española y francesa visita Canadá

James Kabarebe

El Congreso Ruandés de Canadá (CRC) quiere que las autoridades, los medios de comunicación y los ciudadanos presten atención a la visita a Canadá del ministro de Defensa de Ruanda, el general James Kabarebe. Contra él se ha emitido una orden de detención internacional por numerosos delitos. Conviene señalar que Kabarebe estuvo el 18 de noviembre de 2017 en Edmonton (Canadá).

En 2008, un juez de instrucción español emitió órdenes de detención contra 40 oficiales de alto rango del Ejército ruandés por actos de genocidio, crímenes de lesa humanidad, delitos de guerra y terrorismo. Estos delitos se cometieron en Ruanda y en la República Democrática del Congo entre el 1 de octubre de 1990 y el año 2002. Dos de las 40 órdenes de detención se emitieron contra los presuntos responsables de las muertes de los sacerdotes quebequeses Guy Pinard (asesinado el 2 de febrero de 1997 mientras celebraba una misa) y Claude Simard (asesinado a martillazos el 18 de octubre de 1994). A James Kabarebe se le señala por su participación en todos estos crímenes.

La justicia francesa también busca a James Kabarebe para interrogarle sobre la muerte de tres ciudadanos franceses en el atentado del 6 de abril de 1994, que les costó la vida a los presidentes de Ruanda y de Burundi y que desencadenó el genocidio ruandés.

Claude Simard

La muerte de los dos sacerdotes quebequeses formaba parte de la estrategia del Gobierno de Ruanda que pretendía eliminar todos los testigos extranjeros de las masacres cometidas por el Frente Patriótico Ruandés (FPR) de Paul Kagame. El 9 de marzo de 1995, un investigador canadiense elaboró un informe donde acusaba a la dirección del FPR de haber organizado el asesinato del padre Simard.

En cuanto al asesinato del padre Pinard, este hecho estremeció tanto al Gobierno, como al Parlamento de Canadá. El primer ministro Jean Chrétien declaró que se sentía «profundamente afligido y afectado» desde el 2 de febrero de 1997, «cuando se enteró del asesinato del padre Guy Pinard […], que fue asesinado en su iglesia». Precisó que es «una verdadera tragedia que una persona comprometida con tanta devoción a ayudar a Ruanda haya sido víctima de semejante acto violento». El primer ministro Chrétien concluyó su declaración expresando «la esperanza de que se encuentre a los autores de este acto bárbaro, y de que respondan ante la justicia». Al día siguiente, en la Cámara de los Comunes de Canadá, varios diputados tomaron la palabra para condenar el asesinato del padre Pinard.

Las familias del padre Simard y del padre Pinard, junto con muchos otros ciudadanos canadienses, siguen esperando que se haga justicia. La presencia de James Kabarebe en suelo canadiense podría ser la oportunidad ideal para que las autoridades canadienses mostraran su compromiso con el Estado de Derecho. Esperamos que se proceda a la detención de este individuo para que responda ante la justicia por los crímenes extremadamente graves de los que se le acusa.

Pierre-Claver Nkinamubanzi, presidente Congreso Ruandés de Canadá (CRC), 17 de noviembre de 2017

Fuente: COMUNICADO hecho público en Montreal, el 17 de noviembre de 2017, por el CRC. Publicado en inglés, francés y kenyarwanda en Veritas Info, Rwandan Official Wanted by Spanish and French Justice Visits Canada.

Traducido para UMOYA por Lucía Olmedo León y Sandra Iscan Luengo (Universidad de Salamanca).

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Grandes Lagos, Noticias, Querella Audiencia Nacional, Ruanda. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *