La guerra sucia de Hillary Clinton en Libia: nuevos correos revelan propaganda, ejecuciones y codicia por el oro y petróleo del país

La divulgación del Departamento de Estado de los EE.UU. el 31 de diciembre de cerca de 3.000 nuevos correos electrónicos de Hillary Clinton mantiene a la CNN revolucionada con mensajes de texto sobre cotilleos, con el proceso de selección de “¿quién puede ir en el coche con Hillary?” organizado por su equipo y cómo le fue a la foto en que Hillary salía muy “mona” en Facebook.

libyan-rebels-400x266Sin embargo, los historiadores de la guerra de la OTAN en Libia iniciada en 2011 seguramente se darán cuenta de algunas de las realmente explosivas confirmaciones contenidas en los nuevos correos electrónicos: Se reconocen crímenes de guerra perpetrados por las tropas rebeldes, la presencia de instructores de las Operaciones Especiales en el país desde casi el comienzo de las protestas, el apoyo de EE.UU. a una oposición integrada por Al Qaeda, las maniobras de los países occidentales para acceder al petróleo libio, el origen infame de las absurdas acusaciones de violaciones en masa con Viagra y la preocupación por la amenaza que suponen para la divisa europea las reservas de oro y plata de Gadafi.

Los escuadrones de la muerte de Hillary

El 27 de marzo de 2011, un informe de inteligencia sobre Libia enviado por un viejo consejero íntimo de los Clinton e informador no oficial de Hillary, Sidney Blumenthal, contiene pruebas evidentes de los crímenes de guerra perpetrados por los rebeldes apoyados por la OTAN. Citando una fuente de un comandante rebelde, “con quien habló en la más estricta confidencialidad”, Blumenthal da parte a Clinton de [mi negrita]:

“Bajo el ataque de las Fuerzas Aéreas y Navales de los aliados, las tropas del ejército de Gadafi han empezado a desertar en masa hacia la facción rebelde. Los insurgentes se esfuerzan por acoger a estos militares como si fueran compañeros libios, en un intento por fomentar más cambios de filas.”

(Comentario de la fuente: “un comandante rebelde declaró en la más estricta confidencialidad que sus tropas continúan ejecutando sumariamente a todos los mercenarios extranjeros capturados en combate…”).

Aunque es fácil reconocer la ilegalidad de estas ejecuciones extrajudiciales (normalmente, los grupos implicados reciben el nombre de “escuadrones de la muerte”), la siniestra realidad detrás de la referencia a los “mercenarios extranjeros” quizá no sea evidente para la mayoría.

Si durante décadas se supo que Gadafi empleaba a europeos y a otros contratistas de infraestructuras y personal de seguridad internacionales, no existen pruebas que sugieran que estos fueran el objetivo de los rebeldes libios.

Existe, sin embargo, una amplia documentación en manos de periodistas, de académicos y de grupos defensores de los derechos humanos que demuestra que los civiles libios de raza negra y los trabajadores subsaharianos contratados fueron objeto de una “limpieza étnica” por parte de los rebeldes, quienes consideraban que estos tenían vínculos cercanos al régimen. Gadafi favorecía a esta población con sus políticas en pro de la Unión Africana. [1]

La oposición rebelde apodaba, a menudo, “mercenarios extranjeros” a los libios de raza negra debido a su lealtad general a Gadafi en tanto como comunidad. Por ello, fueron torturados, ejecutados y sus ciudades “se liberaron” mediante una limpieza étnica. Esto queda demostrado en el ejemplo mejor documentado de Tawarga. Una ciudad cuya totalidad de su población (30 000 libios de raza negra y de piel oscura) desapareció por completo en agosto de 2011, tras su toma por las brigadas misuratíes del Consejo Nacional de Transición (NLC, por sus siglas en inglés) apoyadas por la OTAN.

Hasta finales de 2012, estos ataques se conocían perfectamente y se filmaban a menudo tal como lo confirma este reportaje del periódico británico The Telegraph:

Tras el asesinato de Muamar al Gadafi, tropas aliadas de las nuevas autoridades interinas detuvieron a cientos de trabajadores migrantes provenientes de estados vecinos. Acusaban a los africanos de raza negra de haber sido mercenarios al servicio del antiguo dirigente. Desde la caída de Gadafi en agosto se ha detenido a miles de subsaharianos.

Al parecer, Clinton había sido informada personalmente sobre los asesinatos perpetrados en el campo de batalla por sus “queridos” combatientes anti-Gadafi mucho antes de que se cometieran algunos de los peores crímenes genocidas.

Al Qaeda y las Fuerzas Especiales occidentales en Libia

En el mismo correo electrónico de inteligencia de Sydney Blumenthal, también se confirma lo que se ha convertido en un tema muy conocido del apoyo occidental a la insurgencia en el Oriente Medio: la contradicción de unas Fuerzas Especiales que entrenan a milicias sobre las que, al mismo tiempo, recae la sospecha de mantener vínculos con Al Qaeda.

Blumenthal explica que “una fuente extremadamente confidencial” confirmó que unidades de operaciones especiales británicas, francesas y egipcias estaban entrenando a militantes libios a lo largo de la frontera con Egipto, así como en los suburbios de Bengasi.

Los analistas han especulado largo y tendido acerca de “cuándo” y “dónde” estuvieron presentes las tropas europeas en el país. Ahora, este correo constituye la prueba definitiva de que sí se encontraban en el territorio libio tan solo un mes después del estallido de las protestas que comenzaron en Bengasi entre mediados y finales de febrero de 2011.

El 27 de marzo, en lo que se suponía que era un “levantamiento popular”, operativos especiales extranjeros ya estaban “supervisando la transferencia de armas y suministros a los rebeldes”, incluyendo un “aparente infinito abastecimiento de fusiles de asalto AK47 y munición”.

No obstante, tan solo unos pocos párrafos después de este reconocimiento, se manifiesta la preocupación sobre la gran cantidad de milicias a las que estas fuerzas especiales estaban entrenando. Esto se debe a que se temía que “grupos radicales/terroristas, como los Grupos Combatientes Libios y Al Qaeda en la región del Magreb Islámico ejerzan influencia sobre el NLC y sobre su comando militar”.

Los intereses franceses amenazados por el oro y petróleo libios

La Resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU propuesta por Francia establece una zona de exclusión aérea sobre Libia a fin de proteger a los civiles. No obstante, un correo enviado a Hillary Clinton en abril de 2011 con el asunto “El cliente de Francia y el oro de Gadafi” expresa intensiones no tan nobles.

El mensaje señala al entonces presidente francés Nicolas Sarkozy como líder de un ataque a Libia que buscaba cinco objetivos específicos: obtener el petróleo libio, garantizar la influencia de su país en la región, mejorar su reputación a nivel nacional, reafirmar el poder militar galo y evitar la influencia de Gadafi en lo que consideraba el “África francófona”.

Más sorprendente es el gran espacio dedicado a describir la enorme amenaza que las reservas de oro y plata de Gadafi, valoradas en “143 toneladas de oro y una cantidad similar de plata”, representaban para el franco francés (CFA) en circulación como una de las principales divisas oficiales en África. En lugar de la “noble” doctrina de la “Responsabilidad de proteger” con que se alimenta al público, porta una explicación “confidencial” sobre los motivos reales que conducen a la guerra [mi negrita]:

La acumulación de este oro fue previa a la rebelión actual y estaba destinaba a la creación de una divisa panafricana basada en dinar de oro libio. Este proyecto se creó para ofrecer a los países francófonos de África una alternativa al franco CFA.

(Comentario de la fuente: “según expertos, esta cantidad de oro y plata está valorada en más de 7.000 millones de dólares estadounidenses. Agentes de inteligencia franceses descubrieron este proyecto al poco tiempo de que estallara la rebelión actual y este fue uno de los factores que influyeron en la decisión del presidente Nicolas Sarkozy para que comprometiera a Francia en el ataque a Libia.”)

Si bien es cierto que el propósito de este correo interno es resumir los factores que motivaron la intervención de Francia en Libia (y, por ende, de la OTAN), es interesante remarcar que el tema de salvar las vidas de los civiles se encuentra, de una forma muy llamativa, ausente de este informe.

En lugar de ello, se informa sobre el gran temor de que Libia pueda conducir al norte de África a un alto grado de independencia económica con su nueva divisa panafricana.

La inteligencia francesa “descubrió” una iniciativa libia para competir libremente con la divisa europea mediante una alternativa local y esta tenía que ser destruida a través de un ataque militar.

Reducción de la cantidad de propaganda burda

A principios del conflicto libio, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, acusó formalmente a Gadafi y a su ejército de utilizar violaciones en masa como un arma de guerra. Aunque numerosas organizaciones internacionales, como Amnistía Internacional, desacreditaron prontamente estas denuncias, los principales medios y los políticos occidentales se hicieron eco de estas afirmaciones sin cuestionarlas.

Al parecer, no importaba lo disparatada que pudiera ser la teoría conspiratoria. Si se presentaba a Gadafi y a sus seguidores como monstruos y si se podía utilizar para prolongar la acción militar en Libia, la red de medios de comunicación la consideraba creíble.

En la última tanda de correos se hace referencia a dos ejemplos destacados. El primero es la sorprendente acusación de que Gadafi suministró Viagra a sus tropas para que estas cometieran violaciones. El segundo ejemplo es la afirmación de que el Gobierno libio utilizó cuerpos para “escenificar” muertes en las áreas que se encontraban bajo los bombardeos de la OTAN con el objetivo de que pareciera que la coalición occidental atacaba a civiles.

En un correo enviado a finales de marzo de 2011, Blumenthal confiesa a Hillary que:

“Hace una semana, detallé más sobre esta historia, la colocación de cuerpos por parte de Gadafi como un ardid publicitario sobre supuestas víctimas civiles de los bombardeos de las Fuerzas Aliadas, pero subrayé que era un rumor. Sin embargo, ahora, como sabes, Robert Gates les está dando credibilidad.” (Léase la historia abajo).

“Actualmente, un nuevo rumor (esta información procede de la facción rebelde y no ha sido confirmada por la inteligencia occidental) dice que fuentes afirman que Gadafi ha autorizado una política de violaciones y ha llegado incluso a suministrar Viagra a sus tropas. El incidente acaecido durante una rueda de prensa en Trípoli, donde una mujer denunció haber sido violada, pertenece, posiblemente, a una atrocidad mucho mayor. Buscaré una confirmación.”

El secretario de Defensa de los EE.UU., Robert Gates, alentó esta teoría disparatada sobre la “escenificación con cuerpos” en el programa “Face the Nation” de la cadena de noticias estadounidense CBS News. Además, la historia aún más descabellada sobre las violaciones con Viagra acaparó los titulares internacionales cuando la embajadora de EE.UU. en la ONU, Susan Rice, interpuso una demanda formal ante el Consejo de Seguridad de esta organización contra Libia.

Este nuevo correo electrónico confirma que el Departamento de Estado no solo era consciente del origen falso de lo que Blumenthal llama “rumores” provenientes únicamente de la facción rebelde, sino que no tomó ninguna medida para frenar su llegada a los altos mandos, quienes, a continuación, les dieron “credibilidad”.

Además, al parecer, fue el propio Sidney Blumenthal quien, probablemente, originó el fraude de la Viagra y de las violaciones en masa.

Nota

[1] El estudio más completo y mejor documentado sobre la difícil situación de los libios de raza negra se encuentra en Encorvarse hacia Sirte, la guerra de la OTAN en Libia y África (2012, Baraka Books), de Maximilian Forte, profesor de Antropología y Sociología en la Universidad Concordia de Montreal, Quebec, Canadá.

La fuente original de este artículo es Levant Report

Copyright © Brad HoffLevant Report, 2016

Fuente: Hillary’s Dirty War in Libya: New Emails Reveal Propaganda, Executions, Coveting Libyan Oil and Gold (Global Research, 04 de enero de 2016)

Traducido por Catarina Raposo dos Santos.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La guerra sucia de Hillary Clinton en Libia: nuevos correos revelan propaganda, ejecuciones y codicia por el oro y petróleo del país

  1. Pingback: Hillary, una presidente feminista? | Steigan blogger

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.