La explotación del petróleo en el Chad y la población de la región

El petróleo del Chad, cuyo proyecto había despertado tantas esperanzas para el desarrollo del país, tras 8 años de explotación se ha convertido en una pesadilla que ha transformado el paraíso en infierno. La explotación del petróleo ha destruido el sistema de producción de los chadianos, privando a los agricultores de sus medios de subsistencia, contaminando las aguas, suelos y aire, dividiendo a la población y sembrando la desesperanza sobre todo en los jóvenes. Mi visita me ha permitido ver el impacto de la explotación del petróleo sobre el terreno. Tanto para los agentes de pastoral con los que me he reunido como para mí, la realidad es mucho peor de lo que imaginábamos.

Desde 2004, el presupuesto del estado ha pasado de menos de 30 millones de francos CFA a más de 1572,482 miles de millones de francos CFA, pero este maná no ha beneficiado a la población. Ni las condiciones de vida de 11 millones de chadianos ni los servicios públicos han mejorado. Las promesas hechas por las compañías y el gobierno no se han cumplido, y la Banca Mundial ha dejado el país en 2008. Actualmente el gobierno quiere firmar oscuros contratos con otras compañías extractoras: chinas, taiwanesas… Se están haciendo prospecciones de otros minerales: uranio, oro… la explotación del uranio es aún más peligrosa que la del petróleo.

16 Discurso entero: http://eeas.europa.eu/top_stories/2011/181011_en.htm

El petróleo, un proyecto controvertido

El proyecto de la explotación del petróleo en el Chad, financiado por la Banca Mundial, ha sido muy discutido desde su planificación, y desde mucho antes de su realización. Los oponentes al proyecto preveían que siendo el Chad uno de los 5 países más corruptos del planeta, la población no se beneficiaría de sus ingresos, sino que sufriría sólo los efectos negativos. Los que estaban a favor creían en las promesas del gobierno, de la compañía explotadora y de la Banca Mundial, que afirmaban que el petróleo acabaría con la pobreza del país.

Para obtener la financiación del proyecto de la Banca Mundial, el gobierno se comprometió a emplear el 70 % de los ingresos en la reducción de la pobreza, y de ello el 5% al desarrollo del sur. La Banca Mundial pretendía hacer del Proyecto del Chad un modelo en el que los recursos naturales ayudarían a erradicar la pobreza y beneficiarían a la población.

Tras 8 años de explotación, los resultados sobrepasan las peores previsiones. La pobreza se ha exacerbado en el país, particularmente en la zona petrolera. En 2011, el Chad era el 7º país más pobre del mundo. 17

El Logon Oriental, en donde se encuentra la cuenca petrolera de Doba, región mayoritariamente rural muy productiva y muy poblada (38 % de la población) es ahora la 3ª región más pobre del Chad pese a los millones de barriles de petróleo exportados cada día. El 64,7% de la población vive en la pobreza con un ingreso medio de 396 Francos CFA (0,56 €) por persona/ día. Los habitantes de la cuenca de Doba son los grandes perdedores del proyecto.

La producción petrolera

La producción del petróleo en la cuenca de Doba ha comenzado en 2003. El petróleo se transporta desde Doba hasta el puerto de Kibri, en Camerún, por un oleoducto de 1.070 km, de ellos 205 km en el Chad. Los tres principales yacimientos de Doba–Kome, Miandoum y Bolobo, totalizan 900.000 barriles, explotados en más de 1000 pozos cuyo número aumenta continuamente (el contrato era de 300). Las reservas totales del país sobrepasan los 2.000 millones de barriles. ESSO –Consorcio, (formada por ExxonMobil y Chevron, de los EEUU y Petronas, de Malasia) es responsable de la explotación y exportación del petróleo. La calidad y cantidad producidas, base de los cánones pagados al país, sólo son controlados por ESSO. El Chad no tiene ni la voluntad ni los medios para hacer el control, pero el país podría procurarse técnicos y tecnología para ello.

ESSO se arropa tras la confidencialidad de los contratos para alimentar un sistema de corrupción que impide un control verdadero de los beneficios del petróleo. El Chad ha firmado su candidatura a la Iniciativa por la Transparencia en las Industrias Extractoras (ITIE) pero aún no ha presentado su informe.

Los ingresos del petróleo

El país ha comenzado a percibir ingresos en 2004. Vista la falta de transparencia por parte de la administración y del Consorcio, es difícil saber el montante recibido por el gobierno. El cuadro siguiente presenta las estimaciones de los ingresos del Chad y de las compañías petroleras desde 2004 hasta 2007 18 para una producción media de 120.000 barriles diarios.

La falta de conocimiento de los costes operacionales del proyecto y del control de la cantidad exportada reduce la parte del Chad que sólo recibe el 28,69 % de los beneficios, mientras que ESSO recibe el 71,31 %. Entre 2004 7 2008, y gracias a la subida del precio del petróleo, el Chad obtuvo ingresos superiores a los previstos, Esto le permitió en 2008 rembolsar la deuda a la Banca Mundial, empujándola así fuera del país sin respetar las exigencias del acuerdo. La encuesta del BM en 2005 revelaba que el dinero se había despilfarrado de forma abusiva: material de mala calidad, precios hinchados, escuelas y hospitales sin acabar y sin equipamiento. El órgano de control y vigilancia de los recursos petroleros está debilitado, y en ralentí. No es independiente y además sus avisos no suelen ser respetados.

17 Índice 2010 de Desarrollo humano de las Naciones Unidas

18 las apuestas geopolíticas y geoestratégicas de la explotación del petróleo en el Chad. Gilbert Maoundonodji,2009

El impacto del proyecto sobre la población

1. Impacto sobre la producción agrícola

La mayor parte de las aldeas de la región de Doba tenían una buena producción agrícola. Las familias tenían sus bueyes, carros, bicicletas y un techo de chapa en sus casas. Hoy la prosperidad no es más que un recuerdo, y la desesperanza crece en la región en la que el petróleo se ha convertido en una maldición. Las más de 4.000 familias afectadas han quedado abandonadas a su suerte. El Consorcio de explotación de ESSO ha adquirido más del 60 % del espacio cultivable de la zona para sus múltiples instalaciones que han superado con mucho las previsiones. Las infraestructuras petroleras ocupan superficies cultivables y reducen el espacio vital de la población. Se entremezclan los campos de cultivo con las infraestructuras petroleras. En 25 pueblos, hay un total de 1.112 pozos, 27 colectores, 6 unidades de recogida y 34 canteras. Las poblaciones han sido desplazadas; la superficie cultivable muy disminuida; los pueblos se han quedado enclavados en medio de las instalaciones petroleras. Los lugares sagrados han sido desacralizados. Sabana, bosques, ciénagas y terrenos en barbecho de más de un año son captados sin ninguna compensación.

Antes, la población empleaba esos terrenos para actividades complementarias de la agricultura: monte bajo, recogida de champiñones, frutos, miel, medicinas, madera, pesca, pastos. El sistema de producción tradicional ha sido destruido. Y no se ha ayudado a la gente a encontrar otros medios de subsistencia ya que no pueden vivir de sus tierras. Los campesinos ya no pueden practicar el barbecho, con lo que la tierra se agota y la producción disminuye. Además sus movimientos quedan muy restringidos dentro de su propia tierra (prohibición de salir por las noches) a causa de la vigilancia de las instalaciones petroleras. Pese a las numerosas líneas de alta tensión que recorren la región, los pueblos y las aldeas no tienen electricidad e incluso las grandes ciudades están con frecuencia a oscuras. Camiones cisterna llenos de agua circulan continuamente, pero los pueblos no tienen agua potable.

Las poblaciones de las localidades directamente afectadas están excluidas de los beneficios económicos y sociales de la explotación del petróleo. Han pasado de la pobreza sin petróleo a la miseria con petróleo. De aquí la indignación y la desesperanza que reinan entre los pobladores de los pueblos afectados, sobre todo los jóvenes que no ven salida a su futuro.

2. Impacto sobre la vida

El petróleo es un veneno que amenaza el medioambiente natural de la región y envenena la vida de las comunidades por sus impactos irreversibles que afectan al agua, el suelo, la producción, la salud, la fauna y la flora. El oleoducto pasa a través de los campos, muy cerca de los pueblos y de ríos que son lugares de pesca. Los cauces que se secaban anualmente eran utilizados tradicionalmente para el cultivo de hortalizas, arroz y maíz. La selva junto a esas corrientes de agua también está amenazada. Peor aún, esas corrientes se vierten en el arroyo Pendé que se junta con el Cari antes de llegar al lago Tchad, lo que amenaza con propagar las contaminaciones locales a gran parte del país.

La contaminación ya está presente. Los canales de drenaje de las selvas y canteras contaminan las aguas de la superficie y la capa freática cuyas aguas son empleadas por la población. Ya están contaminados los ríos y los terrenos por los vertidos de crudo y las rupturas del oleoducto. La compensación, cuando la hay, no cubre las pérdidas. ESSO no tiene mecanismos para detectar los vertidos accidentales y emplea campesinos “a pie” para detectar y señalar las fugas.

Las canteras, enormes fosas cavadas para obtener tierra y enterrar los desechos contaminantes, se devuelven a los campesinos sin haber sido descontaminadas, y quedan estériles. Canteras sin cerrar acumulan las aguas de lluvia, y esto favorece los mosquitos, aumenta el paludismo y es un peligro para animales y personas. Muchos niños y animales han muerto ahí. Las denuncias ante los tribunales quedan anuladas por la complicidad de las autoridades con ESSO.

El aire está también contaminado por las quemas de gases residuales y los desechos que ocasionan enfermedades en los pueblos vecinos. Algunas plantas ya no producen fruto. Los rendimientos agrícolas han disminuido en las zonas cercanas a los lugares de la combustión de los gases, incluso aunque las lluvias sean abundantes.

La polución repercute en la salud de personas y animales. Se constata una tasa de mortalidad infantil, de abortos espontáneos y enfermedades, muy superior a la del pasado. Muchos niños mueren de anemia fulgurante. Los cables de alta tensión causan también problemas de salud.

El plan de gestión de los residuos y las líneas generales del proyecto no se han llevado a la práctica. Los mecanismos de supervisión y control de los aspectos sociales y medioambientales son muy pobres o inexistentes.

El petróleo ha permitido construir algunas infraestructuras (escuelas, hospitales, universidades) en el país, y mejorar la red viaria. Pero muchas de estas infraestructuras no funcionan, y otras son un escaparate que no beneficia a la mayoría de los chadianos.

3. Perversidad del sistema de compensaciones

Las compensaciones no son transparentes, son inadecuadas e injustas y producen divisiones en las comunidades. Como la tierra pertenece al estado y los aldeanos sólo tienen derecho de utilización, ESSO no compensa más que los campos cultivados o en preparación, y las cosechas perdidas. Las indemnizaciones no compensan en absoluto la pérdida de la tierra, el recurso que les proporcionaba un medio de subsistencia. Permiten a los campesinos que han perdido sus tierras vivir lo más dos o tres años. Los fondos no se entregan en su totalidad a las poblaciones afectadas, sino que aprovechan a los numerosos intermediarios. La explotación del petróleo es una fuente de conflictos y de tensiones entre las poblaciones vecinas, las empresas y el gobierno.

El 5% de los ingresos directos del petróleo del estado estaban destinados a reducir los efectos negativos del proyecto sobre las poblaciones afectadas. Pero este dinero, (5,8 mil millones de €) no ha beneficiado al Logon Oriental. De los 1027 pueblos con los que cuenta la región productora, apenas un 3% se ha beneficiado. Algunos no se han beneficiado en absoluto, otros, más visibles, han tenido realizaciones desmesuradas, que sirven de escaparate a los visitantes. Ya que el 5% está dedicado a la zona productora, el estado concentra sus inversiones en otras regiones sin grandes planificaciones y a veces con problemas de funcionamiento. El mal gobierno ha engendrado el derroche de los fondos disponibles. Las infraestructuras realizadas no responden a las necesidades de las poblaciones pobres y son de mala calidad. El compromiso de dedicar el 70 % de los ingresos a la reducción de la pobreza se ha quedado en una promesa incumplida.

Signos de esperanza

Ante esta situación poco estimulante, se han organizado muchas redes que abogan por la mejora de las condiciones de vida de estos pueblos. La Iglesia está empezando a tomar conciencia del problema y se ha decidido a acompañar a las poblaciones. Los obispos de la región petrolera se han comprometido para hacerse oír por el gobierno, las compañías y las instituciones internacionales (EEUU, países miembros, organizaciones) La creación del Cuadro de Concertación y Diálogo de Logon viene a reforzar la iniciativa de las redes existentes, y quiere dialogar con ESSO- Chad sobre los problemas de la pérdida de tierras, restauración de suelos, compensaciones, libertades fundamentales y seguridad, degradación del medioambiente etc

Begoña Iñarra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Federación de Comités en Solidaridad con África Negra +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.