Somalia, un país devastado por la sequía, la hambruna y los conflictos

© SNTDCI

El presidente de Somalia declaró como desastre nacional la hambruna que asola el país. Ha habido escasa respuesta por parte del resto del mundo. La sequía es una desgracia natural que puede ocurrir en cualquier parte, pero lo que hace que esta sea más letal es el continuado conflicto que evita que la ayuda humanitaria llegue a los necesitados y dificulta que los nómadas afectados viajen a otros lugares en busca de ayuda.

A menudo oímos el cliché «el agua es un bien preciado» mientras llevamos con nosotros botellas de agua que podemos beber en cualquier momento. Nos bañamos en ella varias veces al día, lavamos el coche, inundamos el jardín con litros y litros de agua y la malgastamos de cualquier forma imaginable. En las raras ocasiones en que nos levantamos por la mañana y no tenemos el agua disponible en el grifo, nos volvemos locos por no poder lavarnos los dientes, la cara y tirar de la cisterna una sola mañana. Ahora, imagina que solo un sorbo se interpone entre la vida y la muerte… y no hay agua en ninguna parte.

Eso es exactamente lo que está ocurriendo en Somalia, donde, según la ONU, más de 6,2 millones de personas se enfrentan a la hambruna y la inanición causadas por la inseguridad alimentaria, que deriva de las escasas precipitaciones y la falta de agua limpia. «Somalia está sumida en una intensa sequía provocada por dos temporadas consecutivas de escasas precipitaciones. En las áreas más afectadas, las precipitaciones no adecuadas y la falta de agua han destruido las cosechas y el ganado, al tiempo que algunas comunidades se ven forzadas a vender sus bienes y pedir comida y dinero para sobrevivir», explica el informe.

En un país donde más del 48 % de la población son nómadas y agricultores en las áreas rurales, la lluvia salva vidas. No es de extrañar que los somalíes midan la prosperidad por el lema Biyo iyo Baad («agua y pastos verdes»). Y cuando hay escasez de lluvias durante más de dos años consecutivos, como en los que precedieron a la situación actual, los resultados son hambruna, inanición e incluso la muerte de personas y ganado. En 2010 y 2011 el país se vio afectado por la última sequía de su historia, que fue también una de las más devastadoras; esta dio lugar a una hambruna que causó la muerte de aproximadamente 258.000 personas, según la ONU y sus agencias. Además, actualmente Unicef ha clasificado Somalia como uno de los países de creciente importancia donde la malnutrición aguda podría causar la muerte de miles de niños si no llega una rápida respuesta internacional.

Gran cantidad de personas ya han tenido que desplazarse de sus áreas nómadas y trasladarse a espacios urbanos u otras áreas rurales menos afectadas por la sequía. Las zonas más afectadas se encuentran en las regiones del este del estado autodeclarado de Somalilandia, normalmente pacífico, y en las regiones del norte y el centro de la propia Somalia. La población ha perdido su ganado, que además es la principal fuente de ingresos del país, pues supone un 40 % del PIB nacional. Solo en 2015, Somalia exportó 5,3 millones de cabezas de ganado a mercados de Oriente Medio, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Esto explica por qué la sequía hace peligrar no solo la vida rural de las personas afectadas, sino que también dificulta la recuperación económica de un país ya de por sí obstaculizado por una guerra civil y otros importantes desafíos de índole geopolítica, socioeconómica y ecológica.

Las sequías son desastres naturales que pueden ocurrir en cualquier lugar debido a cambios medioambientales, pero lo que hace que sea más letal en Somalia que en otros países es el continuado conflicto que evita que la ayuda humanitaria llegue a los necesitados o dificulta a los nómadas abandonar las zonas afectadas por la sequía para ir a otros lugares en busca de ayuda y socorro. Todo esto obliga a los somalíes a enfrentarse a uno de sus tradicionales temores: Col iyo Abaar («guerra y conflictos»). Los conflictos también eliminan la capacidad del país para recuperarse y resistir ante futuras sequías.

Esto es lo que ha enfatizado el nuevo Secretario General de las Naciones Unidas durante su reciente visita a Somalia. «Hemos presenciado la combinación mortal entre conflictos, hambre y enfermedades, causada por la permanente lucha de Somalia para poder derrotar a Al Shabab, poner fin al terrorismo y crear condiciones para que se restablezca la paz; pero la sequía ha tenido un impacto devastador en la economía y las vidas de los somalíes. Y en estas trágicas circunstancias, con la rápida propagación de la diarrea y el cólera, que causan la muerte y el sufrimiento de la población, hay una gran necesidad de apoyo internacional», declaró António Guterres.

No obstante, esta sequía llega en un momento de gran esperanza entre el pueblo somalí debido a la elección de un nuevo presidente a principios de febrero. El pueblo espera que el presidente conduzca al país a una situación de paz y estabilidad y restaure su posición de respeto a escala internacional. Se espera que, tras veinticinco años de guerra y anarquía, los somalíes entrarán de nuevo en una era de Nabad iyo Caano («paz y leche»). Desde entonces, el presidente ha declarado el estado de desastre nacional y solicitado una respuesta urgente a la comunidad internacional con el fin de evitar una tragedia humanitaria.

Sin embargo, mientras la población de Somalia vive entre la esperanza y la desesperación en estos tiempos difíciles, la comunidad internacional parece demasiado lenta para actuar o, incluso, podría decirse que indiferente ante el sufrimiento que padecen otras personas en Somalia. Ya hemos presenciado cómo el mundo miraba hacia otro lado durante anteriores crisis humanitarias en África. Ocurrió en Etiopía durante la hambruna de 1983 y 1984, cuando el resto del mundo fue demasiado lento para rescatar a un país entero asolado por la sequía y la inanición hasta que las imágenes de la televisión conmocionaron al mundo. De nuevo, no se proporcionó una respuesta rápida a la hambruna causada por el conflicto en Somalia en 2010 y 2011 hasta que Recep Tayyip Erdoğan, primer ministro turco en la época, y su mujer aterrizaron en Mogadiscio y se convirtieron en los primeros líderes mundiales en visitar Somalia.

Sería injusto culpar a la comunidad internacional por la hambruna que asola Somalia, puesto que la propia hambruna, y no la sequía, es consecuencia del continuado conflicto entre los combatientes extremistas de Al Shabab y los sucesivos gobiernos somalíes que se refugian en Mogadiscio bajo la protección de fuerzas africanas de mantenimiento de la paz. Pero no es propio de la comunidad internacional ignorar el aprieto en que se encuentran los nómadas y agricultores indefensos, especialmente teniendo en cuenta que los países desarrollados, y la ONU en particular, disponen de sofisticados sistemas de alerta temprana que identifican el riesgo de sequía y hambruna. Tienen la responsabilidad moral de poner en marcha medidas preventivas y mitigadoras antes de que se produzca el desastre.

La comunidad internacional debería hacer algo más que esperar impasible a que los medios muestren en las pantallas de televisión imágenes de mortalidad a gran escala, desplazamiento masivo de la población y terrenos áridos cubiertos de cadáveres de animales y niños esqueléticos para responder a semejante tragedia.

No ayudar a Somalia pone en peligro la paz y la seguridad mundiales, pues los grupos extremistas como Al Shabab, que ya tiene a la población como rehenes, seguirán utilizando el sufrimiento de la gente para su beneficio al atraer a los jóvenes desempleados y desgraciados a sus filas, sobre todo teniendo en cuenta que las naciones occidentales cierran las fronteras a los inmigrantes a causa de la creciente islamofobia y la propagación del miedo.

Bashir Goth

Bashir Goth es un comentarista africano de cuestiones políticas, sociales y culturales. Este artículo apareció por primera vez en Gulf News.

Fuente: Pambazuka News, Somalia: A country devastated by drought, famine and conflict, publicado el 16 de marzo de 2017.

Traducción para Umoya: Lucía Otero Martínez.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Noticias, Soberanía alimentaria. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *