Petición: Que acaben todo tipo de abusos sobre las mujeres alrededor de las grandes plantaciones de monocultivo de árboles

Organizaciones de la sociedad civil | 25 de septiembre de 2017

Con ocasión del 21 de septiembre, Día internacional de lucha contra las plantaciones de árboles, mujeres de varios países de África central y occidental han tomado la iniciativa de publicar simultáneamente la petición adjunta
Esta petición contiene la demanda urgente de poner fin a los sufrimientos y a las violencias que la expansión de las plantaciones industriales de palmeras de aceite
tiene por resultado sobre las mujeres, en el continente africano y en otros lugares: abusos, maltratos sexuales, acoso, persecución, destrucción de sus medios de existencia.

Las mujeres quieren que se les devuelvan las tierras de las que las empresas se apoderaron sin tener derecho, por medio de concesiones otorgadas por los gobiernos. Quieren que se les devuelvan sus tierras y sus bosques para poder continuar produciendo sus alimentos. Quieren la soberanía alimentaria.
Si usted desea adherirse a la petición para solidarizarse con las mujeres de África, por favor envíe un mensaje a la dirección petition@wrm.org.uy, indicando su nombre, el de su organización y su país.

El 8 de marzo de 2018, cuando se celebre el Día internacional de las mujeres, la petición será remitida o enviada a los gobiernos de los países de África y de otros protagonistas de la expansión de las plantaciones industriales de palmeras de aceite en los países africanos.

Petición: Que cesen todo tipo de abusos sobre las mujeres alrededor de las grandes plantaciones de monocultivo de árboles
Nosotras, mujeres de aquí y de allí, hemos comprobado una pobreza increíble de las familias ribereñas de las grandes plantaciones de los monocultivos agrícolas, particularmente del de las palmeras para aceite industrial en todas las zonas donde se han desarrollado.

Las mujeres, motores principales de la unidad familiar son las más dañadas.

– las tierras de donde siempre obtuvieron alimentos para alimentar a la familia y la comunidad les son arrancadas. El alimento se vuelve escaso y el hambre se instala en la familia;
– Las mujeres son buscadas hasta su intimidad, violentadas, torturadas y arrastradas ante la justicia porque guardan alguna nuez de palma o aceite incluso si estas nueces vienen de sus propias plantaciones de palmeras de aceite, aun cuando estas nueces constituyan la base de su alimentación;
– algunas son violadas en el interior y alrededor de los campos y los violadores permanecen impunes;
– los bosques y la biodiversidad, crisol de sus valores tradicionales de donde sacan lo esencial de sus recursos económicos y culturales son literalmente destruidos, agravando también las consecuencias ligadas a los cambios climáticos;

– Los ingresos bajan de modo drástico. Las mujeres son obligadas a trabajar como obreras en las plantaciones donde están sometidas a horarios y salarios que jamás les permitirán asegurar la educación de los niños. El futuro de estos últimos está totalmente comprometido. Los niños roban y son regularmente encarcelados. Sin empleos decentes, se entregan a la droga hasta los menores, y dan con los maridos en el alcohol.

– los ríos están contaminados por los productos químicos procedentes de las grandes plantaciones y las enfermedades se multiplican.
– Las bellas promesas hechas a las comunidades nunca se mantienen.

Exigimos el respeto de los derechos de las mujeres en el interior y alrededor de las grandes plantaciones de los monocultivos agrícolas. Estas mujeres piden que las tierras les sean devueltas porque deben poder continuar gozando de sus derechos consuetudinarios de uso para sus actividades de producción con el fin de asegurar la seguridad y la soberanía alimentaria de toda la comunidad, la estabilidad y la plenitud de la familia, la paz y el desarrollo en estas regiones. Las mujeres deben decidir la utilización de sus tierras.

A través de estas firmas, pedimos que cesen todas las violencias hechas a las mujeres y defendemos a las familias destruidas por el hambre, los conflictos, la exclusión, el robo, las violaciones, las enfermedades, la muerte… a causa del acaparamiento de sus tierras por las grandes compañías nacionales y las multinacionales. Llamamos a los Estados a proteger a las poblaciones y, a estas compañías a respetar las leyes de los países y la vida de las poblaciones.

Traducido para UMOYA por Mª Isabel Celada Quintana

https://www.grain.org/es/bulletin_board/entries/5806-petition-que-cessent-toutes-sortes-d-abus- sur-les-femmes-autour-de-grandes-plantations-de-monoculture-d-arbres

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Noticias, Soberanía alimentaria. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *