Las condiciones execrables de la cárcel de Kabare, en Bukavu, República Democrática del Congo

Carta del misionero de África PB Alex Goffinet enviada desde Bukavu.

Bukavu [Este de la República Democrática del Congo] dispone de dos prisiones para su provincia de Kivu Sur: la Prisión Central con unos 1.500 presos, entre ellos treinta mujeres y chicas y 50 chicos menores; la de Kabare cuenta con  240 encarcelados.

La Prisión Central, que se encuentra en la ciudad, goza, mal que bien, de una asistencia en víveres y cuidados médicos asegurados por las parroquias, la Cruz Roja y otras obras.

La de Kabare, que se encuentra en el campo, está  descuidada y abandonada. El director de la prisión se queja de no haber recibido asistencia del Estado desde hace tres meses.

Las condiciones de sus presos son execrables. Las fotos adjuntas lo prueban suficientemente. La semana pasada los presos se quedaron 5 días sin alimento. Han tragado tierra para engañar su estómago. Sólo les queda morir, como así pasa.

Desde hace algunas semanas, yo, el viejo canoso (85 años), formo parte de un equipo de voluntarios, sin estatutos, sin título, sin coche, que va a las prisiones para escuchar a los detenidos y asistirles con sus pobres medios.

Reconozco que el horror de la prisión de Kabare me da insomnio. ¿Podemos permanecer a distancia sin tratar de salvar algunas vidas? En nuestra última reunión, el capellán, un seminarista novicio, un estudiante universitario, 4 religiosas, tres novicios y yo, no hemos querido desalentarnos. Por tanto pedimos socorro a todo aquel que pudiera ayudarnos, para la compra de víveres y la excarcelación de los presos que están detenidos por delitos menores, disputas, puñetazos, hurtos, insultos. Si nadie interviene en su favor, pueden eternizarse en prisión, sin juicio. Y tantos otros.

Conozco un preso encarcelado desde hace 12 años sin ser juzgado, porque un juicio se paga: 100 dólares y más para el abogado, 300 dólares, y más para el juez. Los que están al final del plazo cuestan menos caro: 30 o 50 dólares. Un verdadero regateo, una compra de esclavos, habríamos dicho en el pasado.

En cuanto a los condenados, les ofrecemos una cierta formación mediante talleres o una simple visita, y para los que lo piden, una asistencia espiritual.

Nos dirigimos  a vuestros amigos, amigas, allegados y compañeros para mendigar, una vez más.

Con nuestro sincero reconocimiento.

Alex Goffinet, del equipo de la capellanía
Tel: 240 (0) 81.442.95.92.
Internet: alexgoffinetbe@gmail.com
Pagos: Serv. Misioneros P.B ., Calle Charles Degroux 118, 1040 Bruselas
IBAN: BE 85 2100 6228 8806
BIC:    GEBABEBB.   Mención: Alex Goffinet, encarcelados.

Cartarecibida como correspondencia personal.

Traducida para Umoya por Mª Isabel Celada Quintana.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Campañas, Grandes Lagos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *