Naciones de la UE autorizan a sus buques a pescar de manera ilegal en aguas africanas

Según un nuevo informe, los estados miembros de la Unión Europea han autorizado actividades pesqueras ilegales en la costa de África durante más de tres años, contraviniendo las políticas y leyes regionales comunes.

Oceana, la mayor organización internacional en defensa de la conservación del océano, ha afirmado que Grecia, Italia, Portugal y España violaron las leyes de la Política Pesquera Común al autorizar la pesca a buques privados, lo que les daba acceso a las aguas de Gambia y Guinea Ecuatorial. A través de una herramienta online de monitorización, Oceana grabó diecinueve buques con banderas de la UE que pescaron ilegalmente durante casi 32.000 horas en aguas africanas desde abril de 2012 hasta agosto de 2015.

Globalmente, la UE es con diferencia el mayor mercado de marisco importado del mundo; el 28 % de la captura total de la UE proviene de la pesca extranjera. Para operar en aguas de terceros países, los buques de la UE necesitan una autorización de pesca de sus Estados de abanderamiento. Sin embargo, en los casos en que hay acuerdos pesqueros activos con otras naciones, los buques no tienen permitido operar bajo acuerdos nacionales privados. Esto también aplica cuando los acuerdos están «durmientes», como en el caso de Gambia y Guinea Ecuatorial, donde no hay un protocolo de guía.

Según Oceana, estos acuerdos privados resultan problemáticos porque se negocian en una opacidad total; los buques no proporcionan información acerca de las especies que pretenden capturar, las áreas de pesca, las artes de pesca utilizadas, o datos sobre las capturas recogidas. María José Cornax, responsable de Oceana, ha declarado que, según sus hallazgos, «incluso los buques pertenecientes a países con fuertes marcos legales, como los de la UE, llevan a cabo prácticas ilícitas».

A medida que la cantidad de peces ha ido disminuyendo en los mares de todo el mundo, la pesca ilegal se ha convertido en un serio problema a escala global. Los países africanos se ven especialmente afectados por la pesca ilegal, pues los grandes arrestreros asiáticos y europeos emplean diferentes estrategias para saquear el lecho marino y agotar las especies vulnerables, como los tiburones o los peces de arrecife. El problema es incluso mayor en África Occidental, donde la pesca ilegal supone para países como Senegal, Guinea y Sierra Leona un coste anual de más de 2.000 millones de dólares. En Somalia, también se están promoviendo la reducción de las patrullas de la marina y la vuelta de la pesca ilegal como las causas del regreso de la conocida industria pirata.

Para abordar esto, Oceana exige que las autorizaciones de pesca privadas estén obligadas a cumplir los mismos estándares europeos que la legislación sobre pesca, medio ambiente y trabajo. También habrá que penalizar o denegar la autorización de pesca a los buques que no cumplan la ley o que apaguen el Sistema de Identificación Automática por satélite mientras pescan. Las flotas externas, asimismo, deberán adherirse a las directrices del nuevo reglamento de la UE, que marca estándares estrictos para cualquier buque que requiera una autorización y que aborda aspectos como el reabanderamiento: cuando un buque cambia su bandera en repetidas ocasiones con el fin de eludir las medidas de conservación.

Abdi Latif Dahir

Traducción para UMOYA: Lucía Otero Martínez.

Fuente: Quartz Africa. EU nations authorized their vessels to unlawfully fish in African waters. Publicado el 12 de septiembre de 2017.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Noticias, Soberanía alimentaria. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *