Ruanda: nueva redada de opositores a Kigali

El día 6 de septiembre por la mañana, el vicepresidente primero de las FDU-Inkingi, Boniface Twagirimana, cuatro altos cargos del partido y empleados de la casa, fueron arrestados por las fuerzas de seguridad ruandesas en Kigali y Rubavu. Además de los miembros de las FDU-Inkingi, también fue arrestado Jean-Marie Vianney Kayumba, portavoz del PDP-Imanzi. Por la noche, la policía declaró haber procedido a inculpar a siete individuos, cuatro miembros de las FDU-Inkingi y otros tres no identificados.

Redada en Kigali y Rubavu

En el centro: Boniface Twagirimana. A la derecha: Leonille Gasengayire y Gratien Nsabiyaremye. A la izquierda: Théophile Ntirutwa y Jean-Marie Vianney Kayumba.

El día 6 sobre las 12:00, nos enterábamos por mediación de un miembro de la vecindad, que el barrio donde está ubicada la sede de las Fuerzas Democráticas Unificadas-Inkingi en Kicukiro, era acordonado por las fuerzas del orden. “Nadie más tiene el derecho de acercarse a las calles aledañas, la gente tiene orden de no salir de casa, incluso los barrenderos han sido expulsados, varios coches policiales patrullan por los alrededores”, nos dijo por teléfono.

Poco después nos enterábamos de que Boniface Twagirimana (vicepresidente primero de las FDU-Inkingi), Fabien Twagirayezu (responsable de movilización), Gasengayire Leonille (tesorera adjunta), Alphonse (empleado de la casa) y Julien (el portero) fueron arrestados los cinco por la policía ruandesa. Se hallaban en la sede de las FDU-Inkingi.

Contactamos por teléfono con un miembro de las FDU en Kigali que nos hizo algunas aclaraciones: “Cuando nos enteramos de la noticia, nos fuimos directamente para allí. Los coches de la policía ya se habían marchado, la vigilancia se había relajado. Se rumoreaba que nuestros compañeros habían sido conducidos a la sede del CID. Al llegar, vi a unos periodistas y otros individuos que me parecieron policías de paisano delante de la entrada principal. Entonces entré en la casa por una puerta trasera y vi a mis compañeros sentados en el patio, esposados y bajo el yugo de unos individuos algunos de los cuales vestían el uniforme de la policía y otros iban de paisano. Me di inmediatamente la vuelta. Intentaron perseguirme, pero gracias a Dios, conseguí escapar”.

También pudimos hablar con Théophile Ntirutwa, coordinador de las FDU-Inkingi en Kigali que nos informó de que simultáneamente al ataque que padecieron los miembros de las FDU en Kigali, tuvo lugar otro en Rubavu, en el noroeste del país. “Esta mañana, también nos hemos enterado de que Gratien Nsabiyaremye ha sido arrestado por mandato de hombres no identificados mientras se hallaba en su residencia en Rubavu. Su domicilio fue saqueado y en el momento actual sigue bajo control de las fuerzas de seguridad”, nos afirmó Ntirutwa a media tarde. Gratien Nsabiyaremye es el Comisario adjunto para la Estrategia y asuntos políticos de las FDU-Inkingi.

Las FDU, pero también el PDP, en el punto de mira

Pocos minutos después de haber hablado con Théophile Ntirutwa, fue uno de nuestros contactos, cercano a la policía ruandesa, quien nos informó de que a su vez Théophile y Jean-Marie Vianney Kayumba, portavoz del PDP-Imanzi, un partido de la oposición, acababan de ser capturados por las fuerzas de seguridad. “Los estaban buscando desde esta mañana, los encontraron en Kicukiro cerca de la ferretería Sonatube”, nos contó nuestro contacto que prefirió mantener el anonimato.

Para Jean-Damascène Munyampeta, Secretario general del PDP-Imanzi: “Ha sido claramente una operación preparada, el régimen quiere deshacerse de todos los opositores de una vez por todas”.

Placide Kayumba, miembro del comité ejecutivo de las FDU-Inkingi, y que vive en Europa, también nos ha confirmado los hechos acontecidos: “Esas detenciones forman parte del arsenal represivo con vistas a intimidar a la población ruandesa para que se adhiera incondicionalmente al poder del FPR. Seguimos minuto a minuto la situación en Kigali. En vista de los miembros de las FDU que han sido recientemente asesinados, estamos muy preocupados por la suerte que puedan correr nuestros compañeros que han sido detenidos en dudosas circunstancias y de los cuales todavía no tenemos ninguna noticia tranquilizadora en el momento actual”.

Acusados de estar relacionados con un grupo armado

Twagirimana y Nsabiyaremye en compañía de una delegación de europarlamentarios, en octubre de 2016

Más tarde por la noche, un comunicado de la policía nacional señalaba que las fuerzas del orden “han procedido a la inculpación de siete personas relacionadas con grupos armados que operan en un país vecino”. El comunicado indica que “tres de los sospechosos son jóvenes reclutas interceptados camino de ir a formarse militarmente fuera de Ruanda”. Los jóvenes sospechosos habrían “revelado detalles que han conducido a la detención de cuatro personas sospechosas de ser reclutadores en la provincia del Oeste y en la ciudad de Kigali”. Así, la policía declara haber detenido a: Boniface Twagirimana, Fabien Twagirayezu, Gratien Nsabiyaremye, Leonille Gasengayire (todos cargos de las FDU-Inkingi) así como Ufitamahoro Norbert, Twagirayezu Janvier y Nshimiye Papias (que todavía no hemos podido identificar en el momento de redactar estas líneas). Por lo tanto, ninguna información sobre Théophile Ntirutwa, Jean-Marie Vianney Kayumba ni los empleados de la casa quienes, en el momento actual y según nuestras informaciones, siguen retenidos por las fuerzas de seguridad.

Las FDU-Inkingi han reaccionado al comunicado de la policía hablando con Jambonews por mediación de su portavoz, Justin Bahunga. “Negamos categóricamente y rechazamos totalmente esas acusaciones. Esas detenciones son la muestra de un régimen acorralado y como cualquier poder dictatorial, frente a la adversidad reacciona con la fuerza, con maniobras de distracción y atemorizando a la población para evitar cualquier reacción por su parte. No es la primera vez que acusan a las FDU de preparar un supuesto grupo armado. Ya intentaron endosarle esta misma acusación a Victoire Ingabire y sus argumentos se derrumbaron como un castillo de arena durante el juicio. Es por cierto una acusación que hacen a todos los opositores políticos pacíficos cuando no encuentran nada creíble que reprocharles. Fue el caso de Deo Mushayidi que está purgando una condena a cadena perpetua y el de Bernard Ntaganda que fue encarcelado durante cuatro años”, nos comentó Bahunga. Para él, el régimen va intentar acusar a los miembros de las FDU fabricando pruebas falsas: “Sabemos que tienen a sueldo a un verdadero ejército de delatores. Forman a personas que instrumentalizan y que, sea bajo amenaza o por dinero, participan en el montaje jurídico de la acusación apoyando sus tesis con mentiras fabricadas de principio a fin”. Para concluir sus observaciones, Justin Bahunga nos cuenta que esas acusaciones a propósito de un supuesto grupo armado que se está preparando en el extranjero, con seguridad esconden algo más. Para el portavoz de las FDU: “Ruanda mantiene unas relaciones execrables con sus vecinos. Ya utilizaron el argumento de las FDLR para atacar el antiguo Zaire, ¿no pretenderán utilizar nuevamente este argumento con la finalidad de justificar una invasión a un vecino? La pregunta merece ser considerada”.

Estos últimos meses, varios miembros de las FDU-Inkingi han desaparecido o han sido hallados muertos. Uno de los casos más mediáticos fue el de Jean-Damascène Habarugira, activista de las FDU en el distrito de Ngoma en el Este del país, cuyo cuerpo fue hallado sin vida el pasado 8 de mayo. El cadáver mostraba huellas de tortura: su cabeza estaba a medio decapitar y le habían arrancado los ojos. El otro caso que plantea interrogantes es el de Illuminée Iragena, que era enfermera y miembro de las FDU-Inkingi. Desapareció el 26 de marzo de 2016 mientras iba camino del trabajo en el hospital Roi Fayçal en Kigali y seguimos sin noticias de ella desde entonces. Algunos elementos concordantes tienden a indicar que habría padecido torturas que habrían acabado con su vida.

Ambiente de tensión extrema en Kigali

La opositora Diane Rwigara

Para los cinco cargos políticos de las FDU y para el del PDP, no es la primera vez que son víctimas de detención o secuestro por parte de las fuerzas de seguridad. En estos dos últimos años, cada uno de ellos ha estado en manos de las fuerzas de seguridad y tuvieron que padecer interrogatorios, amenazas, así como torturas y ello durante periodos más o menos largos. El régimen les recrimina su apoyo indefectible a Victoire Ingabire, presidenta de las FDU-Inkingi y Deo Mushaydi, presidente del PDP-Imanzi, figuras de la oposición ruandesa. La primera está encarcelada desde 2010 cuando había regresado para presentarse a las elecciones presidenciales de ese mismo año. El segundo, antiguo miembro del FPR, se desvinculó del partido por preferir preconizar una unidad real, la reconciliación y una transición de las estratagemas políticas. Acto seguido fue condenado a cadena perpetua y también está purgando su condena desde 2010. Esta redada acontece en vísperas del veredicto del Tribunal Africano de Derechos Humanos y de los Pueblos en el caso que opone a Victoire Ingabire contra el Estado ruandés y que debería ser pronunciado en las próximas semanas. Para Justin Bahunga estas reiteradas detenciones de Leonille Gasengayire se justifican por el hecho de: “es la joven que a diario lleva a la cárcel la comida de nuestra presidenta, Victoire Ingabire. O quieren privarla de su vida, o quieren, por una razón que podemos imaginar, obligar a Victoire Ingabire a alimentarse con la comida que habrán preparado para ella”.

Pero, sobre todo, este asunto tiene lugar en un contexto de tensión extrema en Kigali. Porque otra figura de la oposición, doña Diane Shima Rwigara, presidenta del Movimiento para la Salud del Pueblo, una organización para la defensa de los derechos humanos, y otros miembros de su familia están siendo investigados y siguen en manos de la policía y no pueden comunicarse con sus allegados.

Por lo tanto, el tercer mandato del presidente Paul Kagame comienza con un ambiente muy cargado y puede ser interpretado como la voluntad de éste de reafirmar por la fuerza su autoridad en el alba de su mandato. Es posible que esta serie de redadas de opositores no esté más que comenzando.

Norman Ishimwe

Fuente: Jambo News, Rwanda : nouvelle rafle d’opposants à Kigali, les FDU et le PDP visés, publicado el 6 de septiembre de 2017.

Traducido para UMOYA por Juan Carlos Figueira Iglesias.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Grandes Lagos, Noticias, Ruanda. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *