La oposición angoleña se une para impugnar los resultados electorales «ilegales»

En Angola, cuatro partidos de la oposición han declarado conjuntamente que los resultados de las elecciones del 23 de agosto, que fueron anunciados por la Comisión Electoral Nacional, son ilegales e inconstitucionales.

Julia Ferreira, portavoz de la CNE de Angola.

En su declaración, que se emitió el día 3 de septiembre, la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA), la Convergencia Amplia para la Salvación de Angola‒Coalición Electoral (CASA‒CE), el Partido de Renovación Social (PRS) y el Frente Nacional para la Liberación de Angola (FNLA) manifestaban que no reconocerían «ningún resultado obtenido al margen de la ley».

Los líderes de estos partidos pidieron un recuento a nivel provincial «ateniéndose a la ley y a la constitución», pues, según declararon, solo tres de las 18 provincias angoleñas (Cabinda, Uíge y Zaire) habían procesado los resultados de la votación según la Ley Electoral. «El supuesto recuento solo se limitó a comprobar los votos nulos, los impugnados y los votos en blanco. El proceso se volvió todavía más turbio cuando desaparecieron las urnas y aparecieron unas nuevas, o cuando se desvanecieron los votos, entre otras irregularidades», afirmaron los líderes de la oposición.

Estos líderes de la oposición, que también fueron los candidatos a la presidencia de sus respectivos partidos, alegaron que los individuos que no formaban parte del proceso electoral habían participado de manera ilegal en los procedimientos de las comisiones electorales provinciales «con vistas a forzar los resultados definitivos de las provincias para que coincidieran con los resultados provisionales que se presentaron de manera ilegal en Luanda».

Los líderes de los partidos, Isaías Samakuva (UNITA), Abel Chivukuvuku (CASA-CE), Benedito Daniel (PRS) y Lucas Ngonda (FNLA), apelaron a la Comisión Nacional Electoral (CNE) para que cumpliera la ley en el recuento para cerrar el resultado definitivo y así evitar declarar nulas las elecciones. De hecho, para resolver el conflicto por los resultados, los partidos de la oposición propusieron crear una comisión compuesta por representantes de la sociedad civil y de las diferentes religiones para establecer los hechos y evaluar la exactitud del proceso electoral, pues prometieron que recurrirían a los métodos prescritos en la constitución y en la ley para que los votos de los ciudadanos se contaran con exactitud.

La discusión acerca del recuento de los votos comenzó el día después de las elecciones, el 24 de agosto. Cuando se habían contado al menos cinco millones de los nueve millones de votos, el secretario de asuntos políticos y electorales del MPLA, João «Jú» Martins, anunció que «el MPLA puede garantizar que ha obtenido una mayoría cualificada». Esto significa que ya contaban con el 66% de los escaños que se necesitan para forzar cambios constitucionales.

El 25 de agosto, la portavoz de la CNE, Júlia Ferreira, anunció los resultados generales provisionales antes de que los votos hubieran sido contados en ninguna de las 18 provincias de Angola. En un principio, la CNE declaró que el MPLA había obtenido el 64.57% de los votos.

Tanto los partidos de la oposición como la sociedad civil protestaron porque los resultados se anunciaron sin seguir el proceso de cómputo que recoge la ley. Como siempre, Portugal fue el primer país en otorgar legitimidad a los resultados, cuando el presidente Marcelo Rebelo de Sousa felicitó al MPLA y a su candidato a la presidencia, João Lourenço, por su supuesta victoria.

Fuente: Maka Angola, Angolan opposition unites to challenge “illegal” election results, publicado el 4 de septiembre de 2017.

Traducido para Umoya por Andrea Santos.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *