Los campesinos africanos manifiestan su lucha en la Conferencia Internacional de La Vía Campesina

Los campesinos de toda África intensifican su lucha contra la apropiación de tierras y otras políticas dañinas que fomentan la agricultura industrial. En una conferencia internacional reciente, organizada por el mayor movimiento del campesinado del mundo, La Vía Campesina, los campesinos africanos tuvieron la posibilidad de compartir sus experiencias y su lucha, así como de aprender.

(Derio, País Vasco. 20 de julio de 2017) «Es increíble ver lo relacionadas que están nuestras luchas». Con un semblante que mostraba afán y entusiasmo, Nicolette Cupido no podía contener la emoción, por dos razones. Era la primera vez que asistía a una conferencia internacional del movimiento campesino, que comenzó el 16 de julio en Derio, a las afueras de Bilbao (País Vasco). Su organización en Sudáfrica, la Campaña para la Reforma Agraria de la Soberanía Alimentaria (FSC, por sus siglas en inglés), se encuentra entre las nuevas organizaciones que pertenecn a La Vía Campesina.

Como organizadora de la comunidad y miembro de FSC, Nicolette defiende la producción de alimentos en el hogar y los huertos comunitarios en Moorreesburg, un pueblo de la Provincia Occidental del Cabo, a 120km de Ciudad del Cabo. Cultiva varias verduras y, así, fortalece el movimiento de la soberanía alimentaria. «Planto tomates, cebollas, remolachas, lechugas y zanahorias. La lucha por la soberanía alimentaria también tiene que llevarse a la práctica», afirmó.

Al igual que Nicolette, también asistieron a la conferencia alrededor de otros 20 campesinos africanos representantes de iniciativas en Mozambique, Zimbawe, Nigeria, Mali, Senegal y Ghana.

Esta conferencia ha tenido lugar en un momento en el que África está pasando por un mal momento, tal y como indica Ibrahima Coulibaly, del Organismo de Coordinación Nacional de Organizaciones Campesinas (CNOP, por sus siglas en inglés), en Mali. Las élites y las corporaciones se esfuerzan para controlar y hacerse con los medios productivos básicos del pueblo africano, como la tierra, los recursos minerales, las semillas y el agua. Todos ellos se están privatizando debido a la oleada de acuerdos de inversión y políticas institucionales que se han impuesto al continente por parte de potencias occidentales e instituciones surgidas de Bretton Woods.

«La democracia está siendo atacada. La represión de las protestas y el asesinato de líderes políticos están aumentando, pero tenemos que seguir creando alternativas», dijo Coulibaly.

Elisabeth Mpofu, del Foro de Agricultores Minifundistas de Zimbawe, es una agricultora minorista que tuvo acceso a un terreno después de participar en la ocupación masiva de tierras que dio lugar a la reforma agraria a principios de los 2000. Según ella, construir alternativas equivale a actuar de forma directa.

«Yo era una mujer sin tierras. Con coraje y determinación, nos rebelamos y actuamos. Ahora tengo un terreno y me dedico a la agroecología» afirmó.

Las relaciones entre el Estado, el poder corporativo y el campesinado siemprehan sido abusivas. Es la característica de la cuestión agraria en África. Según han argumentado algunos académicos, estas relaciones han sido coercitivas.

La percepción de que África es un área extensa, «infrautilizada» y, por tanto, disponible para la inversión agrícola a gran escala, sigue vigente hoy. Especialmente, en lo tocante a gobiernos occidentales e inversores extranjeros.

El campesinado africano, sin embargo, siempre se ha resistido a la inversión de capital en las áreas rurales. «África nos ha enseñado lo que son varios siglos de lucha y resistencia», enfatizó Eberto Díaz, un líder campesino de Colombia, durante la sesión de apertura de la VII Conferencia de La Vía Campesina. Elisabeth Mpofu comparte esta idea: «Creo que nuestras experiencias y luchas en África, en la historia y en el presente, podrían inspirar a nuestros compañeros de otros países».

Domingos Buramo, de la Unión Nacional de Campesinos de Mozambique (UNAC, por sus siglas en inglés), compartió en la conferencia la experiencia de los campesinos mozambiqueños y otras organizaciones de la sociedad civil contra la apropiación de tierras y los proyectos de inversión a gran escala en Mozambique. Mencionó que la resistencia contra ProSavana, un proyecto agrícola a gran escala propuesto para Mozambique, es un ejemplo de lo transformadoras que pueden ser este tipo de luchas. «Ahora el gobierno está cambiando su perspectiva como consecuencia de nuestro trabajo. Podemos cambiar nuestra sociedad», dijo.

En Sudáfrica, el pueblo negro sin tierras se está organizando de diversas formas para protestar y acceder a la tierra, al agua y a los recursos para el desarrollo. «Tenemos varios movimientos sociales, como protestas, marchas, piquetes, sentadas e incluso ocupaciones de tierras», informó Tieho Mofokeng, del Movimiento de los Trabajadores sin Tierra, en la Provincia del Estado Libre (Sudáfrica).

África (incluyendo la zona del Magreb) fue el último continente formar parte de La Vía Campesina. Desde 2004, el número de iniciativas del campesinado africano que se unía a La Vía Campesina ha ido aumentando. Los movimientos africanos consideran que su afiliación al movimiento del campesinado es un proceso estratégico para amplificar su lucha y fortalecer el internacionalismo.

La Conferencia Internacional La Vía Campesina es el mayor espacio, y el más significativo, para la toma de decisiones en este movimiento.

Boaventura Monjane

Fuente: Pambazuka, African peasants highlight their struggles at Via Campesina global conference, publicado el 27 de julio de 2017.

Traducción para UMOYA: Lidia Muñoz Solera.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Noticias, Soberanía alimentaria. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *