La agenda panafricana para el siglo XXI

Notas de la sesión de apertura del Segundo Festival Intelectual y Cultural de Kwame Nkrumah

Tennyson S.D. Joseph

El objetivo principal de la conferencia fue establecer nuevas vías para intensificar la unidad africana y determinar los pasos a seguir para trazar el camino del panafricanismo durante el siglo XXI ante la renovada agresión imperialista.

El pasado 26 de junio, se celebró uno de los eventos más importantes para el futuro de la familia global africana en la Universidad de Ghana. A la ceremonia de inauguración de este festival acudieron africanos y panafricanos, académicos, activistas, líderes políticos, estudiantes y jóvenes de todo el mundo.

La reunión comenzó de la mano del presidente de Kwame Nkrumah y profesor de Estudios Africanos, Horace Campbell, quien recibió a los participantes y realizó una actualización magistral sobre el estado y la condición de los negros en todo el mundo en un día que se caracterizó por voluntad firme, ideas comunes y sentido de misión. El profesor Campbell consiguió dos objetivos simultáneos: que los participantes entendieran la situación actual de las luchas específicas en algunas regiones de África y cómo están conectadas entre sí.

Según Joseph Engwenyu, un historiador de Uganda, esta inauguración fue la más intensa a nivel global a la que él había acudido, ya que Campbell, ofreció en su inauguración un análisis completo donde no olvidó ninguna parte del mundo: comentó las luchas contra el neoliberalismo de Latinoamérica, los derrocamientos deliberados en los estados ordenados de Libia, Irak, Siria, el norte de África y Oriente Medio y explicó cómo todo esto ha supuesto un empeoramiento en la vida de los ciudadanos negros de estos países y lo que es más importante, cómo ha invertido las posibilidades de desarrollo económico y material en el proyecto panafricano que se estaba dirigiendo desde Libia.

Cuando Campbell pasó lista de los países presentes en la conferencia, se dio cuenta de la ausencia física de Haití, a pesar de ello, decidió convocarlos en espíritu afirmando que era imposible celebrar un encuentro tan significativo sin reconocer a Haití y sus sacrificios por encender la llama de la liberación africana globalmente.

Por otro lado, Campbell resaltó de forma significativa la agresión imperialista renovada de Estados Unidos contra la gente de color, dentro y fuera de sus fronteras. Tras su evaluación, Campbell recalcó que el objetivo fundamental de la conferencia era cómo establecer formas de conseguir unidad en África, así como identificar pasos concretos y prácticos para trazar el camino a seguir en una agenda para la unidad panafricana en el siglo XXI.

La necesidad de unidad se defendió y se consolidó durante toda la reunión con convincentes mensajes solidarios: el más simbólico fue el de Samia Nkrumah, hija del presidente fundador de Ghana y eminente panafricanista Kwame Nkrumah, quien insistió en reafirmar el mensaje de unidad continental a través de una única economía, una sola moneda, un solo ejército, una sola política exterior y un solo gobierno. Dado que se trataba de una conferencia en honor a Kwame Nkrumah, fue una llamada significativa para que todos los participantes comprendieran el objetivo fundamental de la conferencia.

El vicerrector de la Universidad de Ghana, el profesor Ebenezer Owuso presidió la ceremonia de apertura. Las palabras de bienvenida llegaron de la mano del director del Instituto de Estudios Africanos, el profesor Dzodzi Tsikata. También hubo mensajes solidarios desde Barbados, el ex primer ministro de Nambia, Nahas Nangula, el representante del Frente Polisario del Sáhara Occidental, así como del señor Buyema y Samia Nkrumah. Por otro lado, aunque presidente ghanés no acudió a la conferencia, le representó el viceministro de educación, el profesor Kwesi Yankah.

El momento culminante de esta ceremonia de apertura a la que acudieron más de 400 personas en el gran vestíbulo de la universidad de Ghana, fue el discurso de presentación que pronunció el vicerrector de la Universidad de Indias Occidentales, Sir Hilary Beckles, cuya contribución ayudó a establecer análisis y direcciones a seguir para conseguir una unión africana en la mitad del siglo XXI.

Beckles también reflexionó sobre la condición africana en el contexto de la guerra del terror de Occidente, en la que el profesor mencionó que una de las experiencias peores y más brutales terroritas había ocurrido en el Caribe de la mano de la esclavitud europea. Tras explicar esto, Beckles sentó las bases para un futuro panafricano conjunto.

Beckles propuso un programa enmarcado en un recuento de las posturas de los principales estados africanos en la Conferencia Mundial de la ONU contra el Racismo de Durban [Sudáfrica], en la que, según su recuento, los líderes oficiales africanos abandonaron a las delegaciones del Caribe en su llamada a las reparaciones. Beckles utilizó un poderoso simbolismo de una Madre (África) abandonando a sus hijos desperdigados (los caribeños) e insistió en que algo se había roto y es necesario repararlo.

Beckles formuló su argumento basándose en que el Caribe había “cumplido con su parte” en África, con su contribución intelectual, moral y organizativa en las luchas contra el colonialismo y la independencia a través del trabajo de los panafricanos como George Padmore, también en contra del apartheid manifestado a través de artistas reggae y la contribución militar de Cuba en el sur de África. Según Beckles, los niños nunca se habían alejado de su madre pero África, al haber dado la espalda a sus hijos cuando más lo necesitaban, ha causado una profunda herida que es necesario curar. Por ello, Beckles sugirió que antes de que tenga lugar un avance en el panafricanismo, Madre África tendría que tender la mano a sus hijos de todo el mundo, como parte del proceso de curación.

Dejando aparte todo el simbolismo, la llamada de Madre África de tender la mano a sus hijos, prepara el escenario para una agenda práctica y estructurada que podría surgir de esta conferencia. Esto no solamente incluye el papel de África para apoyar la convocatoria del movimiento de reparaciones, sino también pensar qué tipo de tipo de agendas y programas pueden construirse entre África y el Caribe. Este objetivo representa la base principal del futuro de la agenda panafricana.

En su intervención, Beckles mencionó una nueva estructura para un programa futuro de acción para el panafricanismo, pero que, para ello, habría que reconocer la división entre los estados de África y la sociedad civil africana, que se simbolizó en Durban, donde se apoyaron las reparaciones para la sociedad civil africana pero que después fueron rechazadas por los estados. Este reconocimiento de la división en esta cuestión se vio como un síntoma de una crisis aún más profunda de la independencia estatal poscolonial, donde las élites han reprimido las aspiraciones de las personas.

Esto sentó las pautas para el segundo tema más importante de la agenda: la necesidad de estudiar los fallos de un proyecto liderado por las élites y sus fallos en el proyecto panafricano. De hecho, este fue uno de los aspectos más destacados de forma práctica y teórica en la conferencia y en los artículos publicados que se centraban en examinar de nuevo las ideas de Walter Rodney, CLR James, George Padmore, WEB Dubois, Amilcar Cabral, Frantz Fanon, Kwame Nkrumah y otros.

Además, uno de los aspectos principales incluidos en la agenda es revertir el fracaso de la independencia y el panafricanismo. También, se incluyen los problemas en la educación, la reforma agraria, la divisa africana, la soberanía económica y la integración que, a su vez, son los aspectos principales que se deben examinar tras el fracaso poscolonial y la división entre la sociedad civil y los estados.

Finalmente, otro de los temas de la conferencia fue “África Global 2063: Educación por la Reconstrucción y la Transformación”. La conferencia y el acto inaugural, crearon una plataforma excelente para relaciones futuras entre las instituciones educativas de África, el Caribe, Latinoamérica y Norteamérica para así, reconsiderar los fundamentos de la educación dentro del proyecto panafricano, hacia un encuentro futuro con el fin de la unión y unificación de África en 2063.

Con la energía de la conferencia, la crisis global del capitalismo, el sentido de misión y el sentimiento de urgencia, un conmovido profesor Campbell, manifestó que la unión tendría que llegar antes de 2063. Para el futuro, se espera el anuncio oficial de la Agenda de Acción de Accra, como el camino a seguir hacia el panafricanismo en el siglo XXI.

Tennyson S.D. Joseph

* TENNYSON SD. JOSEPH es profesor del Departamento de Gobierno, Sociología y Trabajo Social en la Universidad de Indias Occidentales, Cave Hill. Es un autor prolífico que escribe una columna semanal en la Nación. Escribió Descolonización en Santa Lucía: Política y Neoliberalismo Global, 1945-2010, Universidad de Mississippi, 2011.

Fuente: Pambazuka News, A Pan-African agenda for the 21st century, publicado el 29 de junio de 2017.

Traducido para Umoya por Elisa García Marcos.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Articulos de opinión, Cultura, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *