Mineros artesanales, conductores, diamantes: cómo gana dinero Zoe Kabila en el Congo

  • El hermano del presidente cuenta con inversiones en al menos 12 empresas del Congo.

  • Los intereses de la familia Kabila están presentes en más de 70 empresas.

Zoe KabilaZoe Kabila, el hermano del presidente congoleño Joseph Kabila, posee un imperio empresarial que abarca desde el turismo hasta la minería.

Sus empresas se han dedicado a la venta de diamantes y la construcción de carreteras; han sido propietarias de un hotel de lujo en la costa atlántica del Congo; han invertido en el sector agrícola; han creado una franquicia de comida rápida y emitido permisos de conducir, según documentos corporativos conseguidos por Bloomberg. A esto se suman los contratos con Ivanhoe Mines Ltd. y la asociación con Nzuri Copper Ltd.

Los negocios de Zoe, junto con los de sus hermanos, han llenado los bolsillos del clan Kabila con miles de millones de dólares, tal y como reveló en diciembre una investigación llevada a cabo por Bloomberg. Su padre Laurent-Desire Kabila, antiguo presidente congoleño, dejó una descendencia de al menos 25 hijos, según una biografía publicada en 2003. Una de estas hijas, Jaynet, parlamentaria al igual que Zoe, tiene desde el año pasado participaciones en una compañía nacional de telefonía móvil, Vodacom Group Ltd; y Gloria, otra de las hermanas y diseñadora de moda, posee un 40 por ciento de las acciones de uno de los bancos más grandes del país.

Haga clic aquí para leer la respuesta de Ivanhoe ante los artículos publicados por Bloomberg sobre Zoe Kabila.

Los intereses comerciales se expanden por toda la economía, lo que dificulta que las corporaciones puedan operar sin entrar en contacto con un miembro de la familia Kabila. Zoe, de 38 años, regresó al Congo en 2001, cuando su hermano se convirtió en presidente tras el asesinato de su padre. Desde entonces, ha creado al menos 12 empresas, según señalan documentos corporativos disponibles públicamente.

Elecciones pospuestas

Joseph Kabila debería haber dimitido el año pasado tal y como lo requiere la Constitución, pero sus funcionarios afirmaron que era imposible organizar unas elecciones a tiempo. Los partidos de la oposición acusaron al presidente de posponer la votación a propósito para así seguir en el poder, aunque aceptaron que este continuara ejerciendo sus funciones si las elecciones se celebraban este año. Sin embargo, la cabeza del órgano electoral del país señaló este mes [julio de 2017] que las elecciones no podrán tener lugar este año y que se pospondrán de nuevo; esto ha dado lugar a críticas por parte de las Naciones Unidas, quien solicitó la publicación de un calendario electoral.

La ley congoleña no prohíbe que los miembros de la familia del presidente desarrollen actividades en el sector privado. Sin embargo, desde que en 2011 se convirtió en parlamentario, Zoe se ha visto obligado a adherirse a un código de conducta para los funcionarios estatales y a dar a conocer sus inversiones y actividades en el sector de los negocios.

“No hay nada que diga que este hombre no pueda hacer negocios”, afirmó Theophas Mahuku, su socio en al menos siete empresas, en una entrevista mantenida en el noveno piso de un viejo edificio con vistas al puerto de Kinshasa y all río Congo.

Un hotel de lujo

Zoe ha hecho públicas algunas de sus actividades comerciales, como el hotel de lujo propiedad de Cosha Investment Sarl. Sin embargo, sus negocios con algunos de los mayores inversores del Congo han salido a la luz por primera vez a partir del análisis que realizó Bloomberg a partir de una serie de documentos corporativos.

Zoe se encontró inaccesible cuando Bloomberg pidió que realizara comentarios al respecto a través de diferentes intermediarios durante más de dos meses.

“Nuestro padre derramó su sangre por este país”, contó a la revista francófona Jeune Afrique en una excepcional entrevista en agosto de 2016. “Desde que éramos pequeños, siempre nos dijo que nosotros seríamos quienes reconstruirían el Congo”.

Uno de estos negocios, el cual abandonó en noviembre, se encuentra situado en un polvoriento edificio del gobierno en Kinshasa, en el que el logo de la compañía, ISIS-Congo, se puede ver impreso en la descolorida entrada. Esta empresa adquirió un contrato estatal en 2007 para imprimir 25.000 permisos de conducir con datos biométricos. Sin embargo, hasta 2012 no comenzaron a producirlos, según Nicolas Nkan, jefe del departamento del gobierno encargado de este asunto. El acuerdo fue resultado de una contrata de 15 millones de dólares que ganó ISIS-Congo junto con un socio francés, afirma Mahuku.

Lea más acerca de Zoe Kabila y sus acuerdos con Ivanhoe y Nzuri aquí.

Gracias a que posee un 90 por ciento de la participación accionarial en Cosha, Zoe se ha convertido también en propietario de participaciones en una aerolínea y en la franquicia congoleña de comida rápida Nando’s Group. Además, tiene bajo su control otros ocho permisos mineros para la explotación de diamantes, oro y caliza, tal y como lo demuestran actas y documentos corporativos obtenidos por Bloomberg a partir del Registro Minero del Congo (Congo’s Mining Registry). Otra empresa, Number One Contracting Co., creada por Zoe junto con un socio, fue una de las cuatro mayores en el Congo dedicadas a la construcción entre 2003 y 2008. Llegó a conseguir una media anual de 14 millones de dólares en beneficios, según un informe del Banco Mundial.

Dirigiendo el gobierno

Al menos uno de los negocios de Zoe lo han contratado inversores para ayudar así a la administración de su hermano.

En junio de 2007, en una primera incursión en la industria internacional de la minería, Cosha se hizo con un 90 por ciento de la compañía congoleña La Generale Industrielle et Commerciale au Congo Sarl, también conocida como GICC; todo ello sucedió después de que Mahuku creara la empresa a principios de ese mismo año. Seis meses después, Moto Goldmines Ltd., que cotiza en la Bolsa de Toronto, adquirió GICC para ayudarle a obtener “todos los permisos y aprobados del gobierno necesarios para explotar” el yacimiento de cerca de 312.000 kilos de oro en Kibali, al noroeste del Congo, según anunció Moto en el mercado bursátil de valores.

Por aquel entonces, Moto estaba envuelto en un complicado proceso de revisión contractual liderado por el gobierno del Congo en el que se reexaminaron más de 60 acuerdos mineros. Después de que Moto mantuviera sus derechos, se le exigió que pagara a GICC 2 millones de dólares en efectivo y, en marzo de 2009, emitió GICC en acciones con una inversión del 1,11 por ciento. Esta inversión alcanzó un valor de 4,4 millones de dólares cuando Randgold Resources Ltd. y AngloGold Ashanti Ltd. compraron Moto seis meses más tarde.

Moto nunca reveló quiénes eran los propietarios beneficiarios de GICC, como tampoco comunicó los lazos que mantenía Zoe con la empresa.

Un accionista silencioso

Sam Jonah, quien por aquel entonces no era uno de los presidentes ejecutivos de Moto, dijo que la empresa solo trabajaba con Mahuku y que, que él supiera, Zoe no tenía ninguna participación en el negocio. La junta revisó la propuesta de GICC, realizó una auditoria y declaró la adquisición de manera pública, tal y como lo requiere la Bolsa de Toronto, según relató Jonah desde Londres.

Mahuku confirmó que Cosha era propietaria de un 90 por ciento de GICC en 2007, pero dijo que el hermano del presidente no tuvo “ningún papel” en el contrato con Moto. “Los problemas se estaban produciendo en el Ministerio de Minas, así que fui yo el que los resolvió. Yo fui el que siempre intervino”. Cosha transfirió su participación en GICC a Mahuku en noviembre, según los nuevos estatutos facilitados por Mahuku.

Documentos e informes corporativos presentes en los sitios web de GICC y TLM señalan que CIGG y otras empresas de Zoe, también presididas por Mahuku, como Tanga Logistics y Mining SA, han trabajado con al menos tres compañías mineras internacionales: Ivanhoe (Toronto), Nzuri Copper (Australia) y Sicomines (acuerdo China-Congo). En todas ellas, Mahuku afirmó que Zoe fue un accionista silencioso sin ninguna implicación en las actividades de las empresas.

La mayor inversión

Sicomines es una apuesta en un yacimiento de cobre de 6,8 millones de toneladas métricas. Sus socios son China Railway Construction Corp., Sinohydro Corp. y el Congo representado por Gecamines SA and Societe Nationale d’Electricite. Se trata de la mayor inversión única en la historia del país: un proyecto minero de 3,2 mil millones de dólares del que la empresa de Zoe se está beneficiando de manera directa, según afirma el sitio web de TLM.

Sicomines no respondió a las peticiones enviadas por correo electrónico para que hiciera algún tipo de comentario. Por su parte, Ivanhoe confirmó haber trabajado en los negocios de Zoe, pero afirmó desconocer que estos fueran propiedad suya. Nzuri dijo no tener contacto directo con Zoe y se negó a dar más detalles. En cuanto a la franquicia Nando, un representante de la misma no respondió al mensaje en el que se le pedía que hiciera alguna observación.

Para hablar inglés

Mahuku dijo haber conocido por primera vez a Joseph Kabila en 1998. Primero le presentaron a la hermana gemela de este, Jaynet, y luego, a Zoe.

“Sabía poco inglés entonces, así que ese fue mi principal interés y, por ello, empezamos a charlar”, contó acerca de su primer encuentro con el futuro presidente, el cual creció hablando inglés en Tanzania.

Después de que Laurent-Desire, el padre de Joseph y Zoe, fuera asesinado en 2001, Mahuku y las hermanas mayores de Zoe, Jaynet y Josephine, se unieron a la junta de una fundación creada en nombre del progenitor. Desde entonces, este hombre de negocios de 54 años ha ayudado a fundar al menos una docena de empresas para los miembros de la familia Kabila, según demuestran informes corporativos.

“Durante muchos años, Joseph no dio trabajo político a los miembros de su familia, así que estos no tuvieron mucha opción y se embarcaron en el mundo de los negocios”, señalaba Mahuku. Esto explica su participación en las más de 70 empresas que fueron identificadas por Bloomberg el año pasado.

“Los miembros de su familia tuvieron que buscar algo que hacer, una forma de ganarse la vida, y por aquel entonces me preguntaban: ‘Theo, ¿podemos crear una empresa?’”.

Thomas Wilson

Traducción para Umoya: Edurne Gil.

Fuente: Bloomberg, Diggers, Drivers, Diamonds: How Congo’s Zoe Kabila Makes Money, publicado el 18 de julio de 2017.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Articulos de opinión, Noticias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *