El desierto nigerino, “un cementerio a cielo abierto” para los emigrantes africanos

Los dramas se multiplican en el desierto de Ténéré nigerino. Al principio del mes de junio, una cuarentena de emigrantes, entre ellos algunos bebés, habrían sido encontrados muertos, cerca de Agadez, al norte de Níger, cuando intentaban llegar a la vecina Libia, después probablemente hacia Europa. Frente a esta situación, 37 miembros electos del Consejo Regional de Agadez han dado la alarma el lunes, 3 de julio en un comunicado común transmitido por la AFP. El desierto de Ténéré nigerino se ha convertido en un “verdadero cementerio a cielo abierto para los brazos válidos de África del oeste y del centro, atraídos por el espejismo europeo”, apuntan los miembros electos. Estiman que “centenares de emigrantes oeste – africanos han sido encontrados muertos, transportados desaparecidos o salvados in extremis en el Sáhara nigerino” desde principios del año.

Caminos cada vez más peligrosos

Puerta de Sáhara, Agadez es la ciudad más grande del norte nigerino, y representa un punto de convergencia de trafico de seres humanos queriendo alcanzar Europa. Para luchar contra los traficantes, Niamey votó en 2015 una ley que atribuia a sus delitos sancionables penas que iban hasta los 30 años de prisión.

Para evitar las patrullas del ejército que intentan interceptar a los convoyes que transportan clandestinos, los candidatos a la inmigración emprenden rutas cada vez más peligrosas. En su comunicado, los electos explican particularmente que a partir de ahora “los traficantes rodean” las pistas habituales que llevan a Libia dónde se encuentran los “puntos de abastecimiento de agua”.

Una llamada de ayuda a la Cedeao

Frente a esta situación, los 37 electos “exhortan” a la Comunidad Económica de los Estados de África del Oeste (Cedeao, 15 Estados) “a poner en marcha mecanismos consensuales” que “impedirían” a estos emigrantes “llegar hasta Agadez” y “continuar su peligroso periplo”.

En junio pasado, el ministro del Interior, Mohamed Bazoum ya había lamentado que el desierto nigerino estuviera “lleno de cuerpos de emigrantes”, durante una gira de sensibilización en el norte sobre la migración irregular.

Fuente: Actu Niger, Le désert nigérien, « un cimetière à ciel ouvert » pour les migrants africains, publicado el 4 de julio de 2017.

Traducido para Umoya por Mª Isabel Celada Quintana.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *