Ruanda: Las masacres hutu olvidadas en Kibeho

Hace veintidós años, el 22 de abril de 1995, el Ejército Patriótico Ruandés (EPR) del presidente Paul Kagame masacró entre 4.000 y 8.000 hombres, mujeres y niños hutu en el campo de refugiados internos de Kibeho, en el sur de Ruanda. Los especialistas en derechos humanos de la ONU, junto a los fotoperiodistas y las fuerzas de paz de la ONU, fueron testigos de la masacre. Sin embargo, ni Kagame ni ninguno de sus oficiales ha sido encausado por el delito en los tribunales internacionales.

© Paul Lowe.

En Kibeho: A Story of Flesh and Blood, un artículo publicado en el Foreign Policy Journal, la periodista de investigación canadiense Judi Rever menciona pruebas de que la masacre de Kibeho fue solo una parte de la masacre sistemática de cientos de miles de hutus ruandeses tras la invasión de Ruanda por parte del EPR en 1990, antes, durante y después de las masacres de los tutsis ruandeses de 1994.

El libro de Rever, In Praise of Blood, que será publicado por Random House, documentará los delitos cometidos por el Frente Patriótico Ruandés en Ruanda y en la República Democrática del Congo. El título hace referencia a los elogios de los líderes occidentales a Kagame y su régimen, a pesar de los testimonios de delitos masivos llevados a cabo durante más de dos décadas y media.

Hablé con Rene Mugenzi, un refugiado ruandés, ciudadano inglés y activista por los derechos humanos, el cual continúa su búsqueda por el reconocimiento y el encausamiento de los crímenes contra la humanidad, podrían llamarse genocidio, cometidos en Kibeho en 1995.

Ann Garrison: Rene, tú organizaste un evento al que asistieron las fuerzas de paz de la ONU y Amnistía Internacional que fueron testigos de la masacre, a los cuales les enseñaste fotografías que no habían sido mostradas al público hasta entonces. Tras esto, la policía metropolitana te advirtió de que Kagame había mandado asesinos a matarte a Londres. Obviamente sobreviviste, al menos por ahora, pero ¿te has acercado más a los encausamientos o las persecuciones por la masacre de Kibeho?

Rene Mugenzi: Por desgracia no, pero he conseguido concienciar sobre la masacre a varias instituciones y organizaciones internacionales, además de a miembros del Consejo de Seguridad de la ONU. Continuaremos nuestro trabajo hasta que se anuncie la decisión de perseguir a los sospechosos.

AG: Las pruebas no podrían ser más convincentes. Incluyen los testimonios de los testigos oculares que formaban parte de los expertos en derechos humanos de la ONU, las fuerzas de paz de la ONU y los fotoperiodistas, además de documentación gráfica. ¿Por qué el sistema legal internacional, que incluye al Tribunal Penal Internacional para Ruanda y al Tribunal Penal Internacional, ha fracasado a la hora de perseguir a Kagame y a sus oficiales?

RM: La ONU y otros sistemas legales internacionales sufren de una fatiga extrema en cuanto a las cuestiones judiciales que rodean a Ruanda, tras haber gastado miles de millones de dólares en procesos del Tribunal Penal Internacional para Ruanda durante más de una década y media. Hay poco interés en los casos legales relacionados con lo que pasó en Ruanda en los años noventa. El régimen de Kagame y sus poderosos aliados occidentales (incluyendo a Bill Clinton, Tony Blair y Howard Buffett) están decididos a impedir la revisión de la versión oficial de Ruanda sobre «el genocidio de los tutsis», así como la persecución de los oficiales ruandeses, lo cual incluye al propio Kagame.

AG: Lo que ocurrió en Kibeho socava la ideología de la «intervención humanitaria» basada en la afirmación de que el mundo no logró detener el genocidio contra los tutsi en Ruanda. ¿Podrías hablar sobre eso?

RM: De hecho, en Kibeho se ordenó a las fuerzas de paz de la ONU que no abrieran fuego para defender a los refugiados. Estoy seguro de que los funcionarios de las Naciones Unidas preferirían no reconocerlo ni identificar a la persona o personas responsables de la orden. Al negarse a enviar el caso al Tibunal Penal Internacional para su enjuiciamiento, el Consejo de Seguridad de la ONU ha demostrado que realmente no está aprendiendo de sus errores, tal y como afirman los defensores de la «intervención humanitaria» como el general canadiense Romeo Dallaire y la antigua embajadora de las Naciones Unidas Samantha Power. El Consejo de Seguridad de la ONU debería revisar sus procesos de toma de decisiones y comprometerse realmente a preservar las vidas humanas y las libertades.

AG: En 2015, Kanye West reprodujo con su Yeezy Season 3 una fotografía del campo de refugiados de Kibeho, el cual parece un infierno. Los desplazados internos habían vuelto a entrar y se negaron a marcharse después de que las tropas ruandesas abrieran fuego contra sus compañeros mientras salían. Kayne dijo a sus modelos que «interpretaran un campo de refugiados ruandés» para promover su línea de moda. ¿Difundió esto algún tipo de concienciación de lo ocurrido en Kibeho?

Montaje del desfile de modas de Kanye West. Él, en la imagen de la parte inferior derecha.

RM: Ese desfile de moda fue una mercantilización espantosa de la matanza masiva y el sufrimiento del pueblo ruandés.

AG: ¿Alguna vez hubo indicios de que Kanye West supiera o se preocupara por lo que ocurrió realmente en Kibeho?

RM: No. Si lo hubiera hecho, habría hablado de ello durante su evento de promoción. Es inhumano utilizar una escena del sufrimiento de la gente para obtener beneficios económicos e ignorar la historia de su sufrimiento.

AG: ¿Alguna vez respondió a tu petición de disculpa?

RM: Le escribimos pero nunca recibimos una respuesta.

AG: Después del desfile de moda, una alumna estadounidense, Laura Seay, tuiteó a Kanye West: «Esto es de muy mal gusto. Kibeho es un lugar de masacre, no una pasarela. Un desfile de moda temático de Kibeho es tan ofensivo como lo sería un desfile de moda temático de Auschwitz. Los horrores históricos no deben ser mercantilizados». Otros en Twitter lo llamaron «insensible, inapropiado, ofensivo e inaceptable» y preguntaron qué sabe Kanye West acerca de Kibeho o Ruanda. ¿Quieres añadir algo a eso?

RM: Esa fue mi sensación también. Podría haber aprendido y crear conciencia sobre la masacre de Kibeho, pero no sabía ni se preocupaba por la historia detrás de la imagen. Tampoco los escritores de moda ni nadie de ese mundillo. En cambio, lo convirtieron en algo «cool». Kanye West debería disculparse, conocer la verdad sobre Kibeho y pedir al sistema de justicia internacional que procese a los responsables de genocidio y crímenes contra la humanidad.

Entrevista realizada por Ann Garrison

Rene Mugenzi es un refugiado ruandés, ciudadano británico y activista de los derechos humanos que vive en Londres. Para contactar con él en: info@rwandansrights.org.

Ann Garrison es una periodista independiente asentada en Oakland, Estados Unidos.

Fuente: Pambazuka News, Rwanda: The forgotten Hutu massacres in Kibeho, publicado el 27 de abril.

Traducido para UMOYA por Alba López Fregeneda y Óscar Pérez Clemente.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Articulos de opinión, Grandes Lagos, Noticias, Ruanda. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *