El fen贸meno Kamuina Nsapu y las masacres en Kasai, RDC, el mundo sigue mirando hacia otro lado

Aunque en los medios occidentales, incluso los congole帽os que se abastecen de las agencias internacionales, hablan de 鈥渕ilicia鈥, la mayor铆a de los medios y analistas congole帽os se refieren a este asunto como el 鈥渇en贸meno鈥 Kamuina Nsapu.

Imagen de archivo: Doctor Jean-Pierre Pandi o Kamuina Nsapu.

El fen贸meno Kamuina Nsapu tom贸 una amplia relevancia en 2016, tanto que muchos de los m谩s cercanos al mismo l铆der tradicional no comprend铆an c贸mo eso era posible. Se hablaba tanto de ello que el r茅gimen de Kabila hizo lo 煤nico que sabe hacer cuando teme algo, matar del modo m谩s despiadado y brutal a todo el que caiga por medio, ya que la vida de los congole帽os le importa menos que a los occidentales, y ya es decir. Muchos en la di谩spora empezaron incluso a ver posibilidades de que fuera 茅l, Kamuina Nsapu, quien lograse al fin derribar al r茅gimen de Kabila, visi贸n bastante mal informada e inocente, seg煤n Jean-Bosco Kongolo.

Kamuina Nsapu fue asesinado por el ej茅rcito de Kabila -no lo vamos a llamar del Congo porque desde hace d茅cadas ya no hacen honor a ese t铆tulo- el 12 de agosto de 2016. Su asesinato se comunic贸 por televisi贸n asegurando que un enfrentamiento 鈥渄e las fuerzas del orden con los terroristas de Kamuina Nsapu hab铆a terminado con la muerte de 11 polic铆as, 8 terroristas, entre los que estaba el l铆der de los mismos, y el apresamiento de 40 terroristas鈥.

Contexto de los hechos

En 2011, el m茅dico Jean-Pierre Pandi regres贸 a su pa铆s desde Sud谩frica donde ejerc铆a su profesi贸n, (aunque la wikipedia dice que cumpl铆a condena por un caso de tr谩fico de diamantes, sin aportar la fuente de tal informaci贸n) para ocupar el trono de los Bashila Kasanga (uno de los muchos clanes de los luba, que viven en y alrededor de la ciudad de Tshimbulu, Kasai Central). En la l铆nea sucesoria de la disnast铆a reinante, Jean-Pierre deb铆a sustituir a su fallecido t铆o paterno seg煤n las leyes tradicionales y la constituci贸n. Kamuina Nsapu (Hormiga negra) es el nombre tradicional que lleva siempre el rey de los Bashila Kasanga, se hereda con el trono.

Los jefes tradicionales se han pervertido mucho en el Congo desde sus or铆genes hist贸ricos, ahora son o bien bapuleados, maltratados e incluso asesinados por la administraci贸n del estado central y regional, o bien se someten a ser vasallos y colaboradores ellos mismos de los corruptos en contra de los intereses de sus pueblos.

Durante los 煤ltimos a帽os, la administraci贸n central de Joseph Kabila ha estado imponiendo l铆deres tradicionales en los tres Kasai, central, occidental y oriental. Varios de estos l铆deres han sido asesinados por envenenamiento. Los pueblos sospechan del r茅gimen de Kabila, ya que es 茅ste el que se apresura a 鈥渘ombrar鈥, es decir imponer, a personas de su confianza ajenas al pueblo, para ocupar estos tronos tradicionales, algo que es tomado como una falta de respeto y una gran ofensa que se recibe con la mayor desconfianza por la gente. Es el pueblo el que designa a sus reyes tradicionales. El estado debe reconocer a los sucesores de la dinast铆a de cada pueblo como mera formalidad, nunca inmiscuirse en estos asuntos tan serios para los diferentes pueblos congole帽os.

La constituci贸n congole帽a establece, entre otros requisitos, que un jefe tradicional debe contar con la aprobaci贸n del estado central, y es por este asunto, seg煤n la familia de Jean Pierre Pandi, por el que estall贸 la indignaci贸n del m茅dico regresado de Sud谩frica para ocupar el trono de su t铆o fallecido (desconocemos si tambi茅n por envenenamiento). A pesar de que su pueblo y las leyes tradicionales le hab铆an designado y coronado rey, la administraci贸n central no reconoci贸 su autoridad. Kamuina Nsapu no logr贸 este reconocimiento, una clara intromisi贸n de la administraci贸n central y regional, puesto que no pueden negarle a un pueblo que ya ha designado y coronado a su rey, el reconocimiento del mismo si todo lo dem谩s cumple la ley.

Por las razones que fueran, la administraci贸n del r茅gimen de Kabila quer铆a apartar al doctor Pandi del reinado de los Bashila Kasanga. Ante esto, Pandi, ya Kamuina Nsapu, decidi贸 no doblegarse a los caprichos de una 茅lite corrupta y rebelarse contra tal estado.

La frustraci贸n de Kamuina Nsapu por este no reconocimiento estatal se increment贸 por un violento registro que efectuaron los soldados del r茅gimen en su casa, en su ausencia, destrozando todo, agrediendo a su familia, incluso intentaron violar a su mujer, algunas fuentes afirman que fue violada.

Sin embargo y a pesar de todo, los familiares de Kamuina Nsapu siguen sin comprender c贸mo la insurrecci贸n por estos hechos se puede haber extendido a cinco provincias. La familia, que rechaza toda violencia, asegura que alguien se ha apropiado del nombre de su jefe para cometer cr铆menes. Muchos testigos de supuestos ataques afirman en la misma direcci贸n que parece mentira c贸mo aumentan [en los medios de comunicaci贸n] los miembros de la supuesta milicia, 鈥渄onde entran cuatro personas acaban diciendo que entraron 200 o 300鈥.

Seg煤n los congole帽os m谩s cercanos a este fen贸meno, el rey o Kamuina Nsapu era un intelectual, un conocedor de sus derechos y los derechos de sus compatriotas, que denunci贸 problemas de su pueblo y del Congo: la corrupci贸n existente entre muchos l铆deres tradicionales, en las instituciones del estado, la dominaci贸n por parte de fuerzas extranjeras, la falta de justicia, los abusos y la miseria en la que vivia su pueblo. Por todo ello, en abril de 2016 anunci贸 la formaci贸n de un 鈥渕ovimiento de resistencia鈥.

En sus discursos afirm贸 que su 鈥済rupo de resistencia鈥 quer铆a 芦matuku a miadi, tunyinganyinga, miadi ne diela dia meji bisangane kujika禄 poner fin a la opresi贸n, la represi贸n, la traici贸n interna y la falta de justicia distributiva. Hablaba de la total falta de respeto por los derechos de los hombres y mujeres de su tierra, y 鈥渓a confiscaci贸n de sus riquezas que van a parar a una minor铆a de compatriotas (algunos jefes tradcionales) o a extranjeros鈥. Criticaba a otros l铆deres tradicionales por haberse convertido en 鈥渧asallos de aquellos que han tomado al Congo entero como reh茅n, desde Kinshasa鈥. 鈥淭odo el dinero congole帽o se va a Ruanda, Uganda, Tanzania y Burundi, mientras que los hijos e hijas de Kasai no tienen lo minimo para vivir鈥濃 Defini贸 a su grupo de resistencia como 鈥淢ovimiento Pol铆tico-tradicional鈥 e invit贸 a todos sus miembros a luchar por la 鈥渞econciliaci贸n, por la justicia y por la restituci贸n de los bienes del pr贸jimo鈥. Exhort贸 a todos los j贸venes indignados 鈥渁 defender el suelo congole帽o contra la presencia de mercenarios extranjeros y su gobierno de ocupaci贸n鈥, ah铆 llegaron sus problemas de verdad. Sus palabras y declaraciones corr铆an como la p贸lvora no solo por su regi贸n, sino tambi茅n por las vecinas.

La breve rebeli贸n de Kamuina Nsapu

A primeros de agosto de 2016, centenares de seguidores con聽Jean-Pierre Pandi o Kamuina Nsapu a la cabeza, erigieron barricadas en torno a la ciudad de Tshimbulu, (茅l lo llamaba grupos de autodefensa ciudadana), en Kasai Central. Se enfrentaron a polic铆as y soldados del r茅gimen, matando a algunos de ellos. Las fuerzas armadas del r茅gimen organizaron una intervenci贸n el d铆a 12 de agosto que se sald贸 con la muerte de 19 personas, entre ellas el rey no reconocido de los Bashila Kasanga.

Su asesinato ya fue motivo de afrenta para sus seguidores (que s贸lo se circunscrib铆an a su clan, no al todo Kasai), para ellos el ej茅rcito no es una instituci贸n que vela por su seguridad, sino una banda criminal al servicio de unas autoridades corruptas, ver este video (Advertencia: im谩genes violentas muy duras) para comprender c贸mo est谩 actuando el ej茅rcito central en Kasai, y lamentablemente en otras partes del pa铆s y la regi贸n. Pero lo que desat贸 a煤n m谩s la ira del clan fue la profanaci贸n de la tumba del rey. Tras ser enterrado como manda la tradici贸n, su cad谩ver fu茅 robado y 鈥渆nterrado en un lugar secreto鈥 seg煤n declar贸 el gobernador Alex Kande Mupompa, 鈥減or orden de las autoridades centrales鈥. Esto fue tomado por los Bashila Kasanga pr谩cticamente como una declaraci贸n de guerra. Ellos no pueden designar al sucesor hasta que el rey no sea enterrado seg煤n manda la ley tradicional, respetada por la constituci贸n -s贸lo sobre el papel.

Entonces tuvieron lugar una serie de ataques a parroquias y conventos, pueblos y soldados y polic铆as gubernamentales que fueron explotados por los medios internacionales destacando incuestionadamente que hab铆an sido 鈥減erpetrados鈥, o 鈥渞eivindicados por la milicia de Kamuina Nsapu鈥. Estos ataques, sobre todo a las parroquias, llevaron el asunto de nuevo a la esfera internacional, pero lo que acab贸 por atraer la atenci贸n del resto del mundo (tampoco demasiada) es que dos investigadores de la ONU se sumaron a la larga lista de v铆ctimas. Precisamente estaban investigando la violencia en el Gran Kasai, donde hab铆an encontrado y contabilizado ya hasta 23 fosas comunes. Seg煤n sus entrevistas a los testigos, eran camiones militares y hombres en uniforme militar (no las milicias) quienes cavaron y enterraron cad谩veres de hombres, mujeres, ni帽os y ni帽as en esas fosas. Seg煤n el gobierno, han sido las 鈥渕ilicias鈥 los 鈥渢erroristas鈥 de Kamuina Nsapu. La ONU calcula que hay unas 40 fosas comunes en todo el Gran Kasai y exige investigaciones serias sobre los hechos, al menos de palabra.

Sobre los ataques a parroquias y poblaci贸n civil inocente, la poblaci贸n local y el propio pueblo Bashila Kasanga afirma que son muy sospechosos, se produc铆an fuera de su 谩mbito geogr谩fico y cultural. No ten铆a sentido. No eran ellos, alguien estaba usando su nombre para cometer cr铆menes con otros intereses que no eran los de los seguidores de Kamuina Nsapu.

驴Una agenda oculta ya familiar para los pueblos del Congo?

Para algunos investigadores este fen贸meno tiene todos los ingredientes de responder a una agenda oculta que est谩 por esclarecer. Jean-Bosco Kongolo se帽ala en el sitio web especializado en Defensa y Seguridad de Congo DESC-Wondo, que contrariamente a otros movimientos rebeldes surgidos en otras provincias, como las del este, el fen贸meno Kamuina Nsapu 鈥渘o est谩 organizado, ni estructurado鈥. Su aparci贸n casi expont谩nea y r谩pida expansi贸n bien podr铆a deberse a la enorme frustraci贸n acumuladas por los pueblos afectados, pero hay otras versiones que subrayan lo poco cre铆ble que resulta todo para los propios habitantes de Kasai y quienes los conocen bien. La ca贸tica y brutal 鈥渟oluci贸n鈥 aportada por el r茅gimen, la m谩s que posible utilizaci贸n de este nombre por parte de cualquier clase de bandidos que han sacado alg煤n beneficio de atacar a las pac铆ficas poblaciones de Kasai 驴a qui茅n ha beneficiado? Desde luego, no a los Bashila Kasanga, ni a los luba en general.

Como casi siempre, fueron los obispos cat贸licos los que llegados a este punto elevaron la voz para exigir responsabilidades y el cese de la violencia. A menudo son ellos los que se sienten m谩s cercanos a los sufrimientos de la poblaci贸n. El 30 de marzo, tras conocerse la muerte de los dos investigadores de la ONU, los obispos sacaron un contundente comunicado pronunci谩ndose en favor de la poblaci贸n.

Finalmente, a mediados de abril de 2017, las autoridades centrales congole帽as devolvieron a la familia reinante y los Bashila Kasanga el cuerpo del rey, para que fuera enterrado con los honores que merec铆a y se pudiera designar al sucesor. Por linaje, Jacques Kabeya Ntumba ocupa el trono de Kamuina Nsapu y las autoridades congole帽as reconocieron su reinado el 16 de abril. La familia y el pueblo se consideran en paz.

Si fuera cierta la versi贸n oficial del gobierno de responsabilizar a los seguidores de Kamuina Nsapu de todos los ataques y asesinatos, con el nombramiento del nuevo rey, la violencia habr铆a terminado. Pero nada es tan sencillo en el Congo. Desde dentro de la regi贸n nos llegan informaciones fiables sobre que la violencia contin煤a, aunque ya no salga en los medios. L铆deres tradicionales siguen siendo asesinados. El gran Kasai sigue estando situado muy cerca al norte del gran cinturon del cobre que atraviesa 脕frica. El cobre es una de las materias primas m谩s codiciadas en Occidente en estos momentos y, al parecer, se han descubierto grandes yacimientos de cobre en Kasai.

Ahora que el mundo ha dejado de mirar a Kasai, nos quedan preguntas en el aire. 驴Se buscar谩 activamente a los responsables? 驴Se investigar谩n todos los hechos, cr铆menes y exacciones cometidas por todas las partes? 驴Se investigar谩 y perseguir谩 a esas personas que han cometido asesinatos y decapitaciones sean fieles a quien sean? 驴Se limpiar谩 el nombre del rey de los Bashila Kasanga, Kamuina Nsapu, si las evidencias de las investigaciones as铆 lo demuestran, o quedar谩 manchado para siempre 茅l y su pueblo?

驴Empezar谩n a importarnos los muertos de Congo alg煤n d铆a o seguiremos hablando eternamente de enfrentamientos trivales y religiosos? 驴Qu茅 dir铆an los medios si la d茅cima parte de todo esto sucediese en Venezuela?

Umoya, 6 de mayo de 2017.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Articulos de opini贸n, Grandes Lagos, Noticias. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El fen贸meno Kamuina Nsapu y las masacres en Kasai, RDC, el mundo sigue mirando hacia otro lado

  1. carmelitas de la caridad vedruna dijo:

    Gracias por hacernos mirar de frente y no hacia otro lado..gracias por la informaci贸n. lo compartiremos con otras personas y os va nuestra energia y oraci贸n.
    Carmelitas de la Caridad Vedruna

  2. Agradezco a Umoja y a los Jesuitas que me han transmitido estas noticias tan evidentes y tremendas.

    Hace quince d铆as que he vuelto de una visita a la Rep. del Congo, en otra zona, y ah铆 se sigue sobreviviendo milagrosamente cada d铆a, pero toda la “vida oculta” no es perceptible a simple vista.
    Europa sigue mirando hacia otro lado. 驴hacia donde? ojal谩 los cristianos seamos capaces de ver, mirar, acercarnos, y tratar misericordiosamente, como ha dicho el papa Francisco ultimamente a los obispos de America reunidos en el Salvador.
    gracias de nuevo por iluminar nuestra mirada.
    Pilar Cardiel.- O.M.EKUMENE

  3. paula dijo:

    Estoy con esa pobre gente

  4. Carmelita Misionera Teresiana dijo:

    Gracias, hermanas y hermanos por acercarnos a esa realidad tan nuestra y que nos golpea en el d铆a a d铆a. El cara a cara lo tenemos que dar la Iglesia con nuestra entrega y oraci贸n… hasta que nos falten las fuerzas, como a ellos.

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *