Un “mensajero” llamado Sindika Dokolo!

Hijo mayor de Dokolo Sanu, el primer banquero zaïro-congoleño (Banco de Kinshasa), Sindika Dokolo, de 45 años, es el yerno del presidente angoleño José Edouardo dos Santos. Solo Dios sabe el papel decisivo jugado por Angola para salvar el “poder de los Kabila” del naufragio. Sindika se casó con Isabel dos Santos. La pareja tiene tres niños. Hasta ahora, él era famoso por su pasión para las obras de arte. Su colección estaría evaluada en 50 millones de euros. Jamás se ha metido en política tanto en Angola dónde vive como en el Congo-Kinshasa su país de origen. En una entrevista concedida al semanario Jeune Afrique n°2923 fechado el 15 de enero, Dokolo hijo habla de su “papá” evocando, sin retórica, la situación política del país que le vio nacer. No olvida lanzar algunas “palabras simpáticas” respecto al antiguo gobernador de Katanga, Moïse Katumbi Chapwe. “Kabila” apreciará. Difícilmente podemos creer que “Papá Dos Santos” ha descubierto las intenciones de su yerno recorriendo la revista de prensa redactada por sus servicios…

“Si Angola no hubiera intervenido desde 1997, ya no habría familia política kabilista en el poder”. “La prioridad de Angola es desarrollar relaciones entre dos pueblos más que entre dos individuos, me parece”. Dos frases corrosivas pronunciadas por Sindika. Frases que suenan como “mensajes subliminales”.

Jugando a dos barajas, el Congoleño ha comenzado por decir, no sin un punto de ironía, todo lo bien que piensa de las acciones cumplidas por “Joseph Kabila” que, según él, “marcó su época”. Cita: el restablecimiento de la paz, el crecimiento macroeconómico, el restablecimiento de una cierta (sic!) autoridad del Estado y la mano tendida a sus adversarios.

Dokolo hijo está mejor colocado que cualquiera para saber que el sucesor de Mzee que no conocía el Congo ni su pueblo ha sido llevado del brazo por la comunidad internacional en general y los países de la región en particular. Y esto hasta 2009 cuando se ha liberado volviéndose hacia China.

Aunque viviendo en Angola, Sindika Dokolo sigue con atención la crisis política que sacude su país de origen. Sabe que hay al principio la voluntad de un hombre de permanecer en el poder para el poder. En un tono de “censura”, dice: “puedo comprender que a los ojos de sus partidarios [N. de la R.: Joseph Kabila] sea el mejor de los presidentes de la historia del país. Pero el respeto a la Constitución es importante. Vistas las tragedias que ha conocido este país, es primordial protegerla y aplicarla”.

Desde el mes de mayo de 2015, el mundo político congoleño sólo tiene dos palabras en la boca: diálogo político. Es “el arma fatal” encontrada por “Kabila” para esquivar la prohibición constitucional.

La “primera edición” de este diálogo ha estado pilotada, desde el 1 de septiembre al 18 de octubre del año pasado, por el antiguo Primer ministro de Togo Edem Kodjo. Una sola postura: el mantenimiento del Presidente en ejercicio en funciones hasta la elección del nuevo Presidente. Las Consultas políticas están fijadas para el mes de abril de 2018.

A petición de “Kabila”, los obispos católicos han tomado el relevo a principios de diciembre último. Los signatarios y los no signatarios del acuerdo del 18 de octubre se pusieron de acuerdo sobre un nuevo convenio “más “inclusivo”. La firma tuvo lugar el 31 de diciembre.

Desde entonces, las partes interesadas apenas pueden devolver este texto ejecutorio. En cuestión, divergencias profundas en lo que se refiere a la división de los puestos. Celebrando este último acuerdo, Sindika se dice “razonablemente optimista”.

Mensajes subliminales

Dokolo hijo también parece seguir la rivalidad que existe entre “Joseph Kabila” y Moïse Katumbi. Aboga implícitamente su admiración con respecto al “hombre de negocios (…)”. Comenzó llevando cartones en la cámara frigorífica de su hermano, comenta. Es alguien que  tiene de verdad sentido de la tierra y de la realidad”.

Por haber visitado Katanga “antes y después”, subraya que el antiguo gobernador Katumbi “tiene ese lado sano que consiste en poner un ladrillo sobre otro para subir una pared bien alineada”. “Consiguió transponerlo en su compromiso político”, añade.

¿Sindika Dokolo ha elegido su “campo”? En todo caso, manifiesta muy poca simpatía con respecto al hombre que se agarra a la cima del Estado congoleño. Para él, a “Joseph Kabila” le ha faltado habilidad en la expresión de su voluntad de pretender un tercer mandato. Debía manifestar esta intención “antes”. Vano Kiboko, Jean-Claude Muyambo, los contrarios al G7, Moïse Katumbi, Moïse Moni Della, Franck Diongo. ¡Están ahí, son las  personalidades qué “pagan” por haber dicho “No”! a la violación de la Constitución.

Pregunta: ¿El presidente angoleño José Eduardo dos Santos ha encargado a su yerno que haga pasar algunos mensajes subliminales a “Joseph Kabila”? “Jamás. En Angola, cuando no se  tiene función oficial, no se tiene voz ni voto”. Es la respuesta dada por Sindika a Jeune Afrique. Una cosa parece segura: el yerno no se habría atrevido a aventurarse en el terreno diplomático sin el discreto aval de su suegro.

El pasado 23 de diciembre, el ministro angoleño de Asuntos Exteriores, Georges Chikoti, había sorprendido tanto a la opinión congoleña como a la internacional condenando “la violencia recurrente” en el Congo-Kinshasa. Había llamado al personal político “a preservar la paz”. ¿Y si la salida mediática de Sindika Dokolo hacía las veces de “inyección de refuerzo”?

BAUDOUIN AMBA WETSHI/CI

Fuente: Le Congolais, Un «Messager» Nommé Sindika Dokolo!, 21 de enero de 2017.

Traducido para Umoya por Mª Isabel Celada Quintana.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Articulos de opinión, Grandes Lagos, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *