RDC: La batalla diplom谩tica ante el Consejo de Seguridad de la ONU

El pasado 21 de marzo de 2017 tuvo lugar en Nueva York una sesi贸n especial del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la situaci贸n de seguridad del Congo. Tres oradores intervinieron en la prestigiosa tribuna del Palacio de Cristal: Maman Sambo Sidikou, enviado especial de la ONU y jefe de la Misi贸n de la Organizaci贸n de las Naciones Unidas para la Estabilizaci贸n en la Rep煤blica Democr谩tica del Congo (MONUSCO); Mgr Marcel Utembi, presidente de la Conferencia Episcopal Nacional del Congo (CENCO) y mediador del Acuerdo de San Silvestre; y, por 煤ltimo, L茅onard She Okitundu, ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno de Badibanga, primer ministro de la RDC.

Lo que nos ha llamado la atenci贸n como investigadores ha sido la confrontaci贸n entre los dos 煤ltimos oradores, ambos de origen congole帽o. El presente estudio trata de esclarecer lo que no se ha dicho y que oculta la verdad en todo discurso diplom谩tico.

Las flechas de Mgr Utembi contra She Okitundu y el Gobierno que representa

Antes de coger su avi贸n a Nueva York el 19 de marzo de 2017, Mgr Marcel Utembi reuni贸 a los actores pol铆ticos de la Mayor铆a Presidencial, as铆 como a los de la Agrupaci贸n Congole帽a para la Democracia, para comunicarles su versi贸n sobre la causa del actual bloqueo del Acuerdo de San Silvestre. Mgr Utembi alz贸 la voz para denunciar el retraso en la aplicaci贸n del acuerdo del 31 de diciembre de 2016. Les pidi贸 que dejen de lado sus 鈥渢ejemanejes鈥 pol铆ticos y que trabajen en el proceso de cogesti贸n del pa铆s para preparar las elecciones presidenciales y legislativas. “Resulta curioso e inadmisible que los trabajos de 鈥榩lanificaci贸n particular鈥, es decir, el m茅todo de designaci贸n del comit茅 de seguimiento, la composici贸n del gobierno y el proceso de nombramiento del primer ministro, entre otros, lleven m谩s tiempo que las negociaciones sobre el acuerdo propiamente dicho鈥, ha expresado el congole帽o.

Ante la tribuna de las Naciones Unidas, se arm贸 de valor para describir detalladamente la tr谩gica situaci贸n que atraviesa la Rep煤blica Democr谩tica del Congo y, al mismo tiempo, centr贸 la atenci贸n del Consejo de Seguridad sobre dos puntos muy importantes que constituyen el verdadero origen de la crisis congole帽a.

En primer lugar, se帽al贸 que la RDC se encuentra actualmente en una situaci贸n 煤nica en la historia de las naciones. Todas las instituciones sobre las que deber铆a basarse el funcionamiento de un Estado de derecho se encuentran al margen del mandato y fuera del marco constitucional. Dicho claramente, ni la presidencia de la Rep煤blica, ni el Senado, ni la Asamblea Nacional, ni las autoridades que rigen los organismos provinciales se ajustan a ning煤n tipo de legitimidad ni de legalidad.

En segundo lugar, indic贸 que el acuerdo del 31 de diciembre de 2016, concebido precisamente para remediar este vac铆o jur铆dico, es la 煤nica hoja de ruta que puede llevar a la RDC, a trav茅s de las aguas turbulentas de la transici贸n, hacia unas elecciones democr谩ticas y transparentes. Este acuerdo es precisamente el que intentan sabotear los pol铆ticos congole帽os, tanto los de la Mayor铆a Presidencial como los de la oposici贸n, a trav茅s de negociaciones 鈥渆go铆stas鈥 y mercantilistas para ocupar puestos ministeriales o mantener el statu quo pol铆tico actual del que todos salen beneficiados.

Acus贸 expresamente a la clase pol铆tica, en especial a la Mayor铆a Presidencial y a la Agrupaci贸n Congole帽a para la Democracia, de ser la raz贸n fundamental de que se est茅 prolongando el estancamiento pol铆tico actual. Conden贸 p煤blicamente su falta de voluntad pol铆tica para la aplicaci贸n del compromiso pol铆tico que ponga en funcionamiento un Gobierno de transici贸n encargado de conducir al pa铆s hacia unas elecciones presidenciales sin Joseph Kabila.

Las incoherencias de She Okitundu

De todas las incoherencias del tercer orador, conviene mencionar los tres errores grav铆simos cometidos por un pol铆tico que deber铆a defender la diplomacia nacional.

Error n掳1: Cuando el ministro de Asuntos Exteriores tom贸 la palabra y pronunci贸 un discurso innecesariamente largo, todos los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas tuvieron la clara impresi贸n de que no trataba de defender el inter茅s superior de la Naci贸n congole帽a, sino m谩s bien de apoyar al clan Kabila. Sin rodeos, recalc贸 lo siguiente: 鈥淓n cuanto al nombramiento del primer ministro, se ha pedido a la Agrupaci贸n que presente una lista con los nombres de al menos tres candidatos para dicho puesto, de los cuales el jefe de Estado tendr谩 que nombrar a uno, conforme al art铆culo 78 de la Constituci贸n鈥.

驴Ignora este pol铆tico todo lo que se ha dicho previamente sobre un jefe de Estado sin legitimidad constitucional desde el fin de su mandato el 19 de diciembre de 2016? 驴Finge desconocer L茅ornard She Okitundu que Joseph Kabila solo contin煤a en el poder como resultado del consenso del 31 de diciembre, alcanzado contra la voluntad del pueblo congole帽o en la Constituci贸n de 2004 y al que, adem谩s, nunca se le consult贸 para superar la fecha l铆mite del 19 de diciembre de 2016? Una vez dicho esto, hay que detener esta situaci贸n de una vez por todas: Joseph Kabila ya no posee ninguna autoridad jur铆dica para exigir la lista de tres nombres a la Agrupaci贸n, mientras que esta posee ahora el poder de retirarle su confianza en todo momento y de dejarle a merced de la venganza popular.

M谩s adelante en su discurso, mientras fing铆a estar en la piel de alguien que busca el progreso de su pa铆s, She Okitundu, ir贸nicamente, hizo un llamamiento para presionar a la oposici贸n congole帽a: 鈥渆l gobierno pide a esta 煤ltima, particularmente la Agrupaci贸n, que supere las desavenencias actuales con el fin de llegar a un acuerdo sobre un candidato que pueda reemplazar al difunto 脡tienne Tshisekedi鈥. As铆 lo declar贸 ante todo un pueblo martirizado, que es consciente de que los bloqueos actuales en el seno de la Agrupaci贸n no se deben 煤nicamente al apetito insaciable de puestos ministeriales tanto de unos como de otros: estos desacuerdos en el seno de la oposici贸n est谩n preparados con antelaci贸n, en gran parte, por Joseph Kabila y su familia pol铆tica, que han creado falsos opositores, a los que han introducido en la Agrupaci贸n con la clara intenci贸n de dividirla para tener m谩s peso a la hora de tomar las decisiones internas y para imponerles su orden pol铆tico.

Error n掳2:聽She Okitundu fue incluso m谩s all谩 y termin贸 vendiendo p煤blicamente y a cualquier precio la soberan铆a del Estado congole帽o: 鈥淓n efecto, es inadmisible constatar que, a pesar de los medios de los que dispone la misi贸n de paz de las Naciones Unidas, la m谩s importante del mundo y que lleva presente en mi pa铆s desde hace alrededor de dos d茅cadas, no sea capaz de poner fin a una situaci贸n de crisis que perdura desde hace a帽os鈥.

Sin ning煤n reparo, el n煤mero uno de la diplomacia congole帽a acusaba a los dem谩s de no haber podido acabar con la violencia en su propio territorio, como si olvidara que la defensa del territorio nacional forma parte de las prerrogativas soberanas del Gobierno al que representaba 茅l en la sede de las Naciones Unidas.

Error n掳3: El ministro de Asuntos Exteriores no se detuvo aqu铆 para dejar de ridiculizar a su pa铆s y a su pueblo. En lugar de eso, apoy贸 la renovaci贸n del mandato de esta misi贸n de las Naciones Unidas, cuyo fracaso de dos d茅cadas acababa de denunciar de manera desmesurada. Tambi茅n continu贸 recurriendo, ante todo, a las fuerzas de la ONU para que erradiquen a las fuerzas negativas que siembran el terror. Seg煤n sus declaraciones, estas son, principalmente, las Fuerzas Democr谩ticas Aliadas (ADF), la Armada de Resistencia del Se帽or (LRA) y las Fuerzas Democr谩ticas de Liberaci贸n de Ruanda (FDLR). Para erradicarlas, el ministro congole帽o ha pedido, en nombre de su Gobierno, que se refuerce la eficacia operativa de las fuerzas de las Naciones Unidas y se mejore la colaboraci贸n y el intercambio de informaci贸n con las Fuerzas Armadas de la Rep煤blica Democr谩tica del Congo (FARDC).

She Okitundu ha presentado estas peticiones ante un Consejo de Seguridad suficientemente informado de la identidad de los verdaderos comanditarios de estas fuerzas negativas. Todas las canciller铆as con base en Kinshasa conocen perfectamente la complicidad de estas milicias genocidas con los pol铆ticos congole帽os que forman parte del Parlamento y del Gobierno. 驴Qu茅 canciller铆a con sede en Kinsasa podr铆a ignorar que la ADF es la polic铆a personal de la autoridad (im)moral que rige el Ejecutivo congole帽o y que enseguida bombardea las posiciones de las FARDC o dispara contra los helic贸pteros de oficiales congole帽os en las zonas donde se esconden esas milicias?

La batalla diplom谩tica sobre el futuro del Congo en realidad comenz贸 el d铆a 21 de marzo

Este autor public贸 el pasado 20 de marzo una reflexi贸n titulada 鈥溌縌u茅 oculta el encuentro de Paul Kagame, el presidente de Ruanda, con el papa Francisco?鈥 donde ya hab铆a advertido de nuevas maniobras pol铆ticas iniciadas por la diplomacia del Vaticano. Estas nuevas pol铆ticas se deben a que la Santa Sede se dio cuenta de que quien gobierna la RDC recibe sus 贸rdenes de Kigali y que toda la clase pol铆tica congole帽a (tanto la Mayor铆a Presidencial como la oposici贸n) es irresponsablemente corrupta y est谩 dispuesta a vender su pa铆s y la vida de sus conciudadanos al enemigo por unos d贸lares o por un simple puesto ministerial.

El cambio en la diplomacia del Vaticano consiste, por tanto, en tratar directamente con los 贸rganos que dan 贸rdenes a Kabila y que constituyen los verdaderos art铆fices del caos pol铆tico que desequilibra el Congo de Patrice Lumumba. Esta es la verdadera raz贸n de la entrevista del papa Francisco con Kagame. Al mismo tiempo, el papa est谩 moviendo sus cartas para aislar y asfixiar a Joseph Kabila de manera diplom谩tica y, posteriormente, pol铆tica. La llegada de obispos congole帽os a la sede de la ONU y sus evidentes acusaciones contra la clase pol铆tica controlada por Kabila siguen esta l铆nea y nos hacen pasar a la segunda fase de la batalla de prelados contra el poder de Kabila.

Aunque la ONU sea un instrumento de imperialismo occidental y el objetivo principal del Consejo de Seguridad consista en renovar por en茅sima vez su mandato en RDC con vistas a apoyar intereses imperialistas y sanguinarios de los poderosos, el soberano pont铆fice sirve como pedestal para poder extender su red diplom谩tica y, as铆, poder mostrar al mundo la identidad de las crueldades y las masacres que tienen lugar en RDC; las mismas que los poderosos pretenden ocultar.

Con la entrevista a Paul Kagame y el env铆o de sus hombres a la ONU, una instituci贸n internacional sobre la que el papa es consciente de sus v铆nculos con las fuerzas negativas y del proyecto de balcanizaci贸n del Congo, el santo pont铆fice quiere informarles de que ahora conoce la verdad, al igual que la Iglesia cat贸lica y el mundo formado por gente de buena voluntad, sobre las causas humanas que perjudican y destruyen las vidas de millones de personas en la RDC. El papa sabe que en esta era de la comunicaci贸n no existe peor enemigo para los 鈥渄ue帽os del mundo鈥 que una informaci贸n verdadera y p煤blica. Sabe que los poderosos que tienen algo que ver en la tragedia congole帽a temen una opini贸n p煤blica con fundamento. El papa utiliza esta poderosa arma puesto que pretende llevar la victoria precisamente donde el ej茅rcito y la pol铆tica no han podido.

Esta fase de explicaci贸n de la opini贸n nacional congole帽a e internacional sobre los verdaderos desaf铆os y autores de la crisis en RDC podr铆a facilitar la ejecuci贸n del plan B de la CENCO y crear anticipadamente las condiciones propicias para acelerar la ca铆da de Joseph Kabila y de todo su sistema injusto y sanguinario.

En efecto, no es necesario insistir en que la RDC tiene a la cabeza una banda de criminales muy peligrosos que pretenden hablar en su nombre pero que han pactado con el diablo y con los enemigos de la Rep煤blica para condenar su futuro a un sometimiento perpetuo. No obstante, la CENCO no podr谩 conseguir nada sin la firme voluntad del pueblo congole帽o y sin su implicaci贸n directa en el noble proyecto de acabar, de una vez por todas, con este orden injusto que le oprime y que le mata poco a poco.

As铆, tres batallas han de conjugarse y completarse para conducir al pueblo congole帽o a su total liberaci贸n: la militar, la pol铆tica y la diplom谩tica.

Las numerosas llamadas de Jean-Jacques Wondo para la creaci贸n de un pacto republicano Ej茅rcito – Naci贸n siguen sin resultados tangibles para volver a dinamizar la batalla militar.

Las interminables e inf茅rtiles negociaciones de la clase pol铆tica, c贸mplices tanto los unos como los otros en un juego sucio repleto de tejemanejes, deben abandonarse definitivamente, como aconsejaba recientemente el profesor Fweley Diangituka, para dar paso a nuevas formas de gesti贸n de los asuntos p煤blicos decididos por el pueblo para un mejor gobierno del futuro de la RDC.

La batalla diplom谩tica iniciada por la CENCO, a partir de ahora, debe animar a todos los congole帽os, donde quiera que est茅n en el mundo, a organizarse para denunciar la situaci贸n a trav茅s de diplomacias camufladas en lugar de injurias o marchas pac铆ficas, y a poner en relieve la ilegalidad de los dirigentes actuales y la urgencia de un nuevo orden pol铆tico. En este momento se trata de una cuesti贸n de vida o muerte para todo un pueblo. Quien tiene un pueblo advertido tiene un tesoro.

Por Germain Nzinga Makitu

Fuente: Blog del autor, LA BATAILLE DIPLOMATIQUE ENTRE Mgr M. UTEMBI ET She OKITUNDU DEVANT LE CONSEIL DE S脡CURIT脡 DE L鈥橭NU, publicado el 22 de marzo de 2017.

Traducido para UMOYA por Lorena G贸mez P茅rez (Universidad de Salamanca)

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Articulos de opini贸n, Grandes Lagos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *