Resolver los problemas de la tierra de África para aumentar la productividad, aliviar la pobreza y erradicar el hambre

Joan Kagwanga, Coordinadora de la Iniciativa de Política de Tierras, UNECA. (Foto: CNBC África

La tierra no es sólo un tema polémico en ciertas partes del continente, como en Sudáfrica, donde la expropiación de tierras es una cuestión candente. También es una herramienta crucial para desbloquear el potencial económico en África. Es uno de los principales temas de discusión en la Semana del Desarrollo de África 2017, que está teniendo lugar en Dakar, Senegal.
Los Ministros de Finanzas, Planificación y Desarrollo Económico, junto con el sector privado, las organizaciones de la sociedad civil y las autoridades tradicionales, deliberarán sobre lo que se debe hacer para llevar a cabo la Agenda 2030 y 2063 de África.

El equipo de CNBC en África se reunió con Said Adejumobi, Director de la Oficina de la Comisión Económica de las Naciones Unidas, para África (UNECA), y dijo que la cuestión de la tierra es muy importante, no sólo para Sudáfrica, sino para toda la región.
“La razón es muy sencilla. Tiene que ver con el legado histórico del apartheid y el tipo de colonialismo de colonos experimentado en el sur de África. ¿Qué realizamos con relación a este punto? Creo que debe haber un consenso y un diálogo nacional sobre qué se debe hacer. Y ha de tener lugar dentro de un marco legal, de manera muy metódica y procedimental que no genere tensiones innecesarias, sino que garantice la igualdad, la justicia y la equidad para todo el pueblo de Sudáfrica “.
Publicado en la Gaceta del Gobierno de Sudáfrica esta semana, es un nuevo proyecto de ley que prevé “techos” únicos de tierras para varios distritos en el país, así como establecer una comisión de tierras que jugará un papel importante en la determinación de estos “techos”. La propiedad extranjera y el arrendamiento de tierras agrícolas se verán afectados por el proyecto de ley, y una vez firmado de acuerdo con la ley, los extranjeros no podrán adquirir tierras agrícolas.
La tierra es fundamental para aumentar la productividad, aliviar la pobreza y erradicar el hambre. Todo el mundo está buscando soluciones a los problemas actuales que obstaculizan el crecimiento agrícola en el continente.

Joan Kagwanja, Coordinador de la Iniciativa de Política de Tierras de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África (UNECA), dice que aunque haya aspectos negativos, como las cuestiones que obstaculizan la inversión en la tierra y las consecuencias de esta inversión, existen también oportunidades para África, como el acceso a grandes extensiones de tierra.
“El sesenta por ciento de la tierra todavía está disponible para la producción, y se puede aprovechar”, explica.
Desde 2008, África atrajo a numerosos inversionistas extranjeros. Pero sólo el 50% (alrededor de 200 000 hectáreas) del terreno invertido se ha aprovechado para la producción. “Hemos de conseguir que la tierra llegue a la producción para poder alimentar al continente”, dice Kagwanja.
Adejumobi dice que para África la tierra es mucho más que un producto económico: “La tierra es un producto espiritual. La gente está atada a la tierra. En Africa todo el proceso de la vida humana desde el nacimiento hasta la muerte tiene un vínculo con la tierra. Si no se tiene tierra, no importa qué tipo de inversión se haga en ella o qué tipo de acción sea, pero quien no tiene tierra en África, se le considera impotente. La gente no le respeta.
Kagwanja dice que la forma en que la inversión en la tierra ha tenido lugar en África -aun cuando haya sido adquirida por las autoridades tradicionales o por los propios africanos- ha tenido quizás consecuencias no deseadas, expulsando a la gente de la tierra, y no siendo utilizada para la producción.
“Los que han renunciado a la tierra no han sido compensados. Pero además, no queremos una compensación “per se”, queremos modelos que incluyan a las comunidades locales, así como a los inversores “.
“El sesenta por ciento de las tierras de África se gestiona por medio de las autoridades tradicionales y se utiliza para comunidad”, explica Kagwanja. Esto significa que ” la mayoría de los africanos no tenemos la propiedad individual de la tierra y no estamos necesariamente defendiendo la propiedad individual de la tierra. Pero por otro lado tenemos que ver cómo, con la colaboración de las autoridades tradicionales, las personas todavía pueden adoptar derechos seguros sobre la tierra. Entonces, donde hay presiones que vienen de fuera, ¿tenemos derechos documentados sobre la tierra? ¿las mujeres tienen derechos sobre la tierra? ”
La Unión Africana está haciendo una campaña del 30% para asegurar que, en 2025, las mujeres africanas tendrán acceso al 30% de los derechos documentados sobre la tierra. “Se puede considerar que el 30% es un objetivo muy bajo, pero en este momento ni siquiera sabemos lo que es propiedad de las mujeres africanas, y eso es un problema porque las mujeres africanas son las que aportan la mayor parte del trabajo de la agricultura, para asegurar la alimentación “, dice Kagwanja.
Adejomobi está de acuerdo en que las mujeres son muy importantes, y que deben participar en el proceso por medio de una agenda muy específica para la propiedad de la tierra. Pero esto ha de abordarse tanto culturalmente como por la política. Actualmente, las mujeres desempeñan un papel importante en la producción a pequeña escala, aunque no posean tierra.
En cuanto a la redistribución de la tierra, Adejumobi dice que es importante asegurar que no se deje la tierra en barbecho. Por medio de un “proceso muy organizado”, los pequeños terratenientes pueden ser empoderados para que puedan entrar en esta transformación de inmediato, para que hagan el mejor uso de la tierra y que eventualmente obtengan beneficio, y no permanezcan la tierra sin ningún proyecto”.
Brasil es un buen ejemplo de éxito en la distribución de tierras para acelerar la producción agrícola. Pasó de ser un importador neto de productos agrícolas a ser una red de explotación. “Actualmente son el mayor exportador mundial de carne”, dijo Adejumobi.
“Este tipo de éxito depende del diálogo nacional y del consenso”, aconseja. La gente no debe pensar que hay una agenda de conspiración contra la redistribución de la tierra, pero se debe lograr la inclusividad en la que, tanto los beneficiarios como aquellos de quienes se tomará la tierra, constaten que lo que se está haciendo es justo.
En nombre de la Iniciativa de Política de Tierras, de la Comisión de la Unión Africana, la UNECA y el Banco Africano de Desarrollo, Kagwanja dice, que se trata de una cuestión pendiente: “No importa cuánto tiempo lo retrasemos, es algo que tenemos que enfrentar, y creo que los países del sur de África están preparando diferentes maneras de hacerlo. Algunos de los modelos que se han puesto en marcha no han funcionado bien, por lo que les apoyamos en la búsqueda de soluciones que proporcionen igualdad de acceso a la tierra para las comunidades “.
De Jill De Villiers
Fuente: CNBC| 25 de marzo de 2017

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Soberanía alimentaria. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *