ProSavana: La sociedad civil de Mozambique exige una inmediata suspensión de las acciones del grupo JICA Prosavana

Organizaciones de la sociedad civil de Mozambique, pertenecientes a la Campaña del “No al ProSavana”, enviaron recientemente una carta abierta al Presidente de la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional (JICA), Shinichi Kitaoka, protestando contra la actuación de la agencia japonesa sobre la sociedad mozanbicana, en el ámbito del programa de desarrollo agrario más controvertido en Mozambique, el ProSavana.

El ministro Paulo Zucula despreció las protestas de los campesinos mozambiqueños asegurando que eran analfabetos y no podían escribir una carta.

La carta, a la que tuvo acceso Pambazuka, pide urgentemente una inmediata suspensión de las acciones de la JICA al Pro Savana y exige acciones inmediatas de revisión de sus procedimientos, reconocimiento de sus errores, reparo de los daños causados a las víctimas y a la sociedad de Mozambique.

A través de su financiación, la intervención de la JICA tiene, tal y como afirma la carta, “tendencias a influenciar y a desestabilizar el proceso democrático y transparente a favor de ProSavana, trayendo impactos negativos sobre los derechos humanos, derechos sobre la tierra y la seguridad de los campesinos afectados”.

También se acusa a la JICA de quitar la independencia a la sociedad civil de Mozambique y causar su fragmentación.

Entre otras denuncias, la agencia fue acusada por haber definido una estrategia de comunicación a favor del ProSavana que devalúa las acciones y el poder de la sociedad civil de Mozambique; contratar una empresa consultora de dudosas prácticas (MAJOL) para investigar la posición y los intereses de las organizaciones que se oponen al Pro Savana e identificar grupos a favor, lo que más tarde posibilitaría el surgimiento del problemático Mecanismo de Coordinación de la Socieada Civil para el Desarrollo del Corredor de Nacala (MCSC-CN), considerado un brazo del proprio ProSavana.

La carta denuncia además la contratación a través de la JICA de representantes de ONGs y de la sociedad civil de Mozambique, expresamente a favor del ProSavana, como consultores de la agencia. Un ejemplo de eso es la contratación de la organización Solidaridad Mozambique y de su director ejecutivo, António Mutoua, ambos integrantes del Mecanismo de la Sociedad Civil que apoya al ProSavana, para, entre otras acciones, facilitar el “mapeado de los distritos que eran objetivos del Prosavana con el fin de colocar las comunidades contra la Campaña del No al ProSavana y de promover la aceptación al MCSC-CN en Nampula, donde las asociaciones locales de campesinos se oponen fuertemente al ProSavana y al proceso de creación del MCSC-CN” afirma la carta.

Los redactores del documento consideran que la JICA hace un uso injusto y sospechoso de los fondos públicos de los contribuyentes japoneses en nombre de la cooperación internacional, numerosas veces criticada por la sociedad civil de Mozambique, Brasil y Japón (los 3 países colaboradores del ProSavana).

La carta afrima además que “en términos estrictos, no es verdad que la JICA solo traiga desarrollo o ayuda, considerando que su actuación pone en duda, entre otras cosas, el principio de “No causar daños”. La actuación de la JICA, como sus propios documentos indican, está provocando condiciones que dificultan un gobierno justo, democrático, transparente y responsable en Mozambique”.

“Estos hechos y revindicaciones están siendo denunciados publicamente, sobretodo mediante comunicados en la prensa. Sin embargo, en vez de responderlos, la JICA ha fortalecido sus intervenciones maléficas en el seno de la sociedad civil de Mozambique” según denuncia el documento.

La carta ya cuenta con el apoyo de decenas de organizaciones de la sociedad civil y de movimientos sociales de Brasil y Japón, los cuales, de manera tanto colectiva como individual, enviaron personalmente cartas de apoyo a los posicionamientos y demandas presentadas en la carta abierta.

En 2013, la Campaña del “No al ProSavana” envió a los gobiernos de Mozambique, Japón y Brasil una carta abierta “para detener urgentemente el Prgrama ProSavana”. Esta carta tuvo decenas de firmas de organizaciones de Mozambique e internacionales.

En esa ocasión, sin responder correctamente al contenido del documento, el Gobierno de Mozambique, a través del entonces Ministro de Transportes y Comunicaciones, Paulo Zucula, ignoró la relevancia de la carta, ya que, en su opinión, el supuesto analfabetismo de los campesinos no le permitía escribir un documento con tanta perfección: “si ellos (campesinos) hubiesen escrito el documento, yo debería asumir que el analfabetismo ya se acabó en Mozambique. Pero nuestros campesinos todavía son demasiado analfabetos para hacer una carta tan perfecta como esta”, afirmó Paulo Zucula durante un evento sobre el ProSavana en Yokohama, Japón, en junio del 2013.

Prosavana es un programa fruto de una colaboración trilateral de tres gobiernos con el objetivo de, supuestamente, promover el desarrollo de la agricultura en las savanas tropicales del Corredor de Nacala, en el Norte de Mozambique.

Por Boaventura Monjane

* Boaventura Monjane es un periodista y activista social de Mozambique. Es doctor en Poscolonialismos y Ciudadanía Global en el Centro de Estudios Sociales de la Universidad de Coimbra.

Fuente: Pambazuka News: ProSavana: Sociedade Civil moçambicana exige imediata suspensão das acções da JICA, publicado el 22 de febrero de 2016.

Traducido para Umoya por Clara Donoso Fernández.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Noticias, Soberanía alimentaria. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *