Matanza en Kasaï RDC– La fiscal Bensouda responde al IRDH. Pero…

La fiscal de la CPI Fatou Bensouda.

En una carta abierta fechada el pasado 19 de febrero enviada a la fiscal de la CPI (Corte Penal Internacional) sobre las violaciones de los derechos humanos en Kasaï, el Instituto de Investigación de los Derechos humanos (IRDH) pedía a esta jurisdicción internacional que abriera una instrucción judicial. La magistrada “acusó recibo” de esta correspondencia. Los observadores siguen siendo escépticos. El motivo es que el gabinete de la Fiscal se caracteriza, en materia congoleña, por el inmovilismo.

Los investigadores del IRDH se felicitan por haber recibido la respuesta de que la fiscal de la  CPI ha reservado su correspondencia fechada del 19 de febrero titulada: “Oyo Akufi te” Algunos critican a los Zaïro-Congoleños, -¿sin razón?- por la desafortunada costumbre «de ponerse rápidamente contentos y rápidamente decepcionados».

¿Que dice el gabinete de la fiscal Fatou Bensouda? Nada sustancial. En su respuesta fechada el 6 de marzo de 2017, el gabinete acusa recibo indicando en términos por lo menos confusos que «las informaciones […] han sido inscritas, como es debido, en el registro de las comunicaciones del gabinete y recibirán toda la atención deseada, conforme a las disposiciones del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional».

Recordando los hechos, el IRDH ha citado los vídeos difundidos en las redes sociales que muestran a «un grupo de soldados, vestidos con uniformes de las Fuerzas Armadas de la RDC, equipados con armas de fuego, recibiendo instrucciones de apuntar a las víctimas a la cabeza y al pecho». El comandante ordena a sus hombres abrir fuego. Sin aviso. «Al cabo de algún tiempo, los militares acercaron a sus víctimas y empezaron a rematar a quemarropa a los heridos y supervivientes tendidos en la tierra», podemos leer.

Esta organización no gubernamental recuerda también que «Joseph Kabila» jamás ha emitido la menor reacción a las alegaciones de graves violaciones de los derechos humanos en Kasaï. Tampoco ha  expresado compasión con respecto a las víctimas y sus allegados.

El IRDH recuerda las denegaciones expresadas por algunos miembros del gobierno.

El Portavoz del gobierno, el ministro Lambert Mende Omalanga ha negado, en un  primer momento, la veracidad de los hechos hablando de «montaje» antes de justificar las ejecuciones sumarias llevadas a cabo por militares porque «habían reaccionado contra grupos terroristas». Mende ha terminado por reconocer que se han cometido «abusos y excesos» pretendiendo que serían perseguidos oficialmente.

El ministro del Interior Emmanuel Ramazani Shadari ha pretendido que se trataba de una «ficción, una simulación rodada por militares en el transcurso de una de las sesiones de entrenamiento».

EL IRDH se alegra, por otro lado, de la posición tomada, en fecha del 7 de marzo, por el Alto comisariado de la ONU para los derechos humanos, Zeid Ra’ ad Al-Hussein. Éste ha pedido la apertura de una investigación en las provincias de Kasaï y de Lomami. «Mi gabinete ha señalado recientemente un cierto número de violaciones graves de los derechos humanos en las provincias de Kasaï y Lomami. Felicito al gobierno [N. de la R.: gobierno congoleño] por haber tomado rápidamente medidas para investigar», declaró el día 7 ante el Consejo de los Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

El Alto comisario de los derechos humanos, por otro lado, ha exhortado al Consejo a poner en pie una comisión de investigación. Ésta tendrá que esclarecer los informes teniendo en cuenta «violaciones graves y el descubrimiento de tres osarios».

Para los observadores la posición voluntariosa del Alto comisariado de los Derechos humanos de la ONU contrasta con la actitud veleidosa del gabinete de la fiscal de la CPI.

Con el apoyo de esta tesis, los mismos observadores recuerdan el comunicado publicado el pasado 23 de septiembre por la CPI al día siguiente de la represión de las manifestaciones del 19 de diciembre. La fiscal indicaba que su gabinete «vigila con extrema vigilancia la situación in situ» en el Congo-Kinshasa.

«Llamo a todas las partes potencialmente implicadas y a todos los actores congoleños a la calma y a la contención, y a abstenerse de todo acto de violencia contra las personas y los bienes», había añadido. «Mi gabinete investiga en RDC desde 2004», concluía.

«No vacilaré en actuar si se cometen actos constitutivos de crímenes que dependen de la competencia de la Corte y en  tomar todas las medidas que se imponen para procesar a las personas responsables conforme al principio de complementario».

Cerca de seis meses después del comunicado precitado, la opinión congoleña espera todavía la llegada a Kinshasa de los investigadores de la Corte Penal Internacional. ¿Quién se atreverá a reprochar al IRDH de haber intentado poner a la fiscal Fatou Bensouda frente a sus responsabilidades?

B.A.W / CI

Le congolais, Massacre au Kasaï, la procureure Besouda repond, mais…, Publicado  el 11 Mar 2017.

Traducido para Umoya por Mª Isabel Celada Quintana.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Articulos de opinión, Grandes Lagos, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *