Queja contra el impacto de la JICA en la sociedad mozambiqueña en relación con el programa ProSavana

Antecedentes


Esta es la primera carta que las organizaciones de campesinos y de la sociedad civil que forman parte de la “Campaña no a ProSavana” envían a la JICA.
 
Todos los datos de las principales fuentes recogidos por la Campaña confirman que las intervenciones de la JICA están desestabilizando el proceso transparente y democrático en ProSavana, ya sea mediante la financiación o a través de funcionarios o de asesores. Estas intervenciones tienen un efecto negativo sobre los derechos humanos, sobre el derecho a la tierra y el derecho a la seguridad alimentaria de los campesinos y sobre su forma de vida y su cultura. Esto debilita la independencia de la sociedad civil mozambiqueña y provoca su fragmentación.

Dichas intervenciones violan las Directrices para las Consideraciones Socioambientales y las Políticas de Cumplimiento de la JICA, la Carta de las Naciones Unidas, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y otras leyes internacionales que Japón ha ratificado, además de la constitución de la República de Mozambique.

Ha pasado ya mucho tiempo desde que la Campaña solicitó, sin éxito, información relativa al programa, sobre todo, aquella relacionada con el impacto de este sobre la agricultura mozambiqueña. Dicha información sobre ProSavana sigue siendo un secreto. Sin embargo, la “Campaña no a ProSavana” ha tenido acceso a informaciones supuestamente confidenciales que desvelan un comportamiento reprobable por parte de la JICA que viola un gran número de principios, normas y valores que rigen su actividad y la de las personas de los Estados que forman ProSavana. Tales hechos demuestran que las acciones y el sentido de la responsabilidad de la JICA no han sido ni justos, ni transparentes, ni responsables.

A través de esta carta deseamos:

  • Presentar la posición de la «Campaña no a ProSavana» respecto al modo en que se ha desarrollado este programa.
  • Denunciar la violación de los principios y las normas, entre los que se incluyen aquellos relacionados con la cooperación internacional que deberían regir la actuación de la JICA en Mozambique.
  • Repudiar todas las acciones que la JICA ha encabezado contra las organizaciones de la sociedad civil mozambiqueña.
  • Presentar las denuncias de la Campaña No a ProSavana.

No es cierto que la JICA esté fomentando el «desarrollo» o brindando su «ayuda», teniendo en cuenta que sus acciones siguen el principio de «no ocasionar daños». Éstas, como se recoge en sus propios documentos, deben crear las condiciones que amenacen la gobernanza justa, democrática, transparente y responsable de Mozambique. Es importante recalcar que la Campaña No a ProSavana fomenta y defiende los valores constitucionales, el respeto al estado de derecho democrático, la cultura de paz, la justicia social, la libertad de expresión, los derechos humanos, la defensa de la soberanía y otros objetivos fundamentales recogidos en el Artículo 11 de la Constitución de la República de Mozambique.

Directrices para las Consideraciones Socioambientales de la JICA


  • [Artículo 1.1] «(…) en la creación e implementación de políticas de ayuda, Japón pondrá todos sus medios para asegurar la justicia. Además, cuando se impulse la Asistencia Oficial para el Desarrollo (AOD), se prestará especial atención al impacto social y medioambiental en los países en desarrollo».
  • La JICA, que es responsable de la AOD, desempeña un papel fundamental en el desarrollo sostenible de los países en desarrollo. La JICA debe respetar e implementar todos los instrumentos internacionales y el marco institucional en vista a evitar cualquier daño social o medioambiental [1.1, 1.4, 2.5 y 2.8].
  • En este contexto, respecto a los derechos humanos y los principios de un gobierno democrático, las medidas para las consideraciones medioambientales y sociales se implementarán para garantizar la participación significativa de un grupo extenso de actores interesados y para garantizar la transparencia en el proceso de toma de decisiones y, además, irá encaminada a la difusión de la información. Los gobiernos asumirán la responsabilidad de las cuentas pendientes [1.1; 1.4; 2.1; 2.3; 2.4; 2.5; y 2.6].

Quejas por las violaciones cometidas por la JICA
 


Los documentos a los que la Campaña ha accedido de manera informal revelan al menos cuatro subproyectos de la JICA en torno al proyecto ProSavana-PD (Proyecto de Apoyo para la Preparación del Plan Maestro) para la financiación, planificación, implementación e inicio de la intervención en la sociedad mozambiqueña:

  1. Definición de la estrategia de comunicación
  2. Implementación de la estrategia de comunicación
  3. Compromiso de las partes interesadas
  4. Revisión del plan maestro

Es necesario destacar que los tres primeros proyectos fueron diseñados e implementados sin conocimiento alguno de la sociedad civil.

Los hechos subrayados a continuación están incluidos en los documentos de la JICA mencionados anteriormente. Éstos revelan violaciones de normas constitucionales, de principios del derecho internacional y de sus propias directrices:

  1. Los términos de referencia de la JICA sobre la propia agencia japonesa, que orientaron a la empresa consultora mozambiqueña (CV&A), definen claramente un «plan de acción e intervención para cada parte interesada». [i] Mediante este contrato, la «Estrategia de comunicación ProSavana» fue definida por la JICA en septiembre de 2013. [ii]
  2. En la estrategia se describen instrucciones claras sobre cómo «desacreditar» y «reducir la importancia» de la sociedad civil mozambiqueña. [iii]
  3. Para la implementación de esta estrategia, la JICA firmó un contrato con CV&A, negociado de manera extraordinaria.
  4. A medida que la campaña en contra de ProSavana continuaba, la JICA contrató a otra empresa consultora (MAJOL) para investigar la «posición y los intereses» en ProSavana y la «capacidad de influencia» que tenía cada organización de la sociedad civil en la protesta, así como determinados particulares. Constituyó incluso un «Comité consultivo ProSavana» que sería la única «plataforma/mecanismo de diálogo» entre los gobiernos y la sociedad civil. [iv]. Por ello, MCSC-CN fue creado durante los servicios de asesoramiento de MAJOL para la JICA, en febrero de 2016. [v]
  5. Los términos de referencia del contrato entre la JICA y MAJOL determinan claramente qué organizaciones y particulares eran favorables para ProSavana, como resultado de investigaciones previas de MAJOL, y quiénes fueron invitados a las reuniones preparatorias sin ningún tipo de autorización del Ministerio de Agricultura y Seguridad Alimentaria (MASA) y el Gabinete de Coordinación de ProSavana. [vi]
  6. Tras la creación del MCSC-RN, la campaña No a ProSavana, una vez más, obtuvo acceso extraoficial a los informes MAJOL presentados a la JICA, en los que resultaba evidente que el contrato comprendía una interferencia en la sociedad civil mozambiqueña, concretamente en el norte; la creación y el fortalecimiento de las divisiones dentro de la sociedad civil; y el aislamiento de aquellos opuestos al programa. [vii]
  7. Como resultado, la JICA pudo dividir la sociedad civil mozambiqueña.

Estos hechos y firmes declaraciones han sido denunciados públicamente a través de comunicados de prensa. [viii] Sin embargo, en vez de abordarlos, la JICA únicamente incrementó sus intervenciones dentro de la sociedad civil mozambiqueña.

La contratación de representantes de ONG y de la sociedad civil mozambiqueña como consultores de la JICA, revela su continua intervención manipuladora en la sociedad civil mozambiqueña.

  • A finales de octubre de 2016 se descubrió que la JICA canalizó directamente una suma de dinero equivalente a 206.139,75 dólares estadounidenses para contratar a una ONG mozambiqueña con sede en Nampula (Solidaridade Moçambique) mientras sus consultores «prestaban servicios» (Ver contrato y términos de referencia). [ix]
  • A la hora de enfrentarse al hecho de que este contrato constituía una nueva intervención manipuladora y directa, la JICA se defendió alegando que el contrato derivaba de una competición libre y justa para revisar el plan maestro de ProSavana.
  • A finales de diciembre, la campaña No a ProSavana averiguó que el contrato con la ONG Solidaridade Moçambique [Solidaridad Mozambiqueña] fue firmado por el señor Antonio Mutoua, quien además de ser el director ejecutivo de la ONG, ocupaba el puesto de coordinador del MCSC-CN y desempeñaba un papel importante en colaboración con MAJOL en la elaboración de MCSC-CN y en la representación de la JICA como vicepresidente de la Plataforma Provincial de la Sociedad Civil de Nampula (PPSC-N). [x]
  • En otro documento al que tuvo acceso la campaña, además de en un comunicado de prensa de MCSC-CN, resulta evidente que el señor Mutoua estaba activamente involucrado en la promoción de ProSavana y, al mismo tiempo, en una campaña para denigrar y desacreditar a No a ProSavana a nivel provincial, en Maputo y en Brasil, con la colaboración de la delegación de la JICA en Mozambique y MASA antes del lanzamiento del concurso público de la JICA en agosto de 2016 (ver la minuta de la reunión). [xi]
  • En junio del 2016, la JICA aportó 370.000 yenes a MCSC-CN, liderado por el señor Mutoua, para que «mapeara los distritos objetivo de ProSavana». El verdadero objetivo era poner a la población local en contra de la campaña No a ProSavana y así impulsar la aceptación de MCSC-CN en Nampula («en conjunto con la visión y el objetivo de» MCSC-CN) [xii], donde los sindicatos de campesinos locales se oponen firmemente a ProSavana y al proceso de creación de MCSN-CN. [xiii]
  • Estos hechos revelan un uso oscuro e injusto de los fondos públicos de los contribuyentes japoneses en nombre de la cooperación internacional, uso que ha sido cuestionado reiteradamente por la sociedad civil en los tres países (Mozambique, Japón y Brasil) en noviembre y diciembre del 2016. [xiv]
  • La delegación de la Campaña No a ProSavana que visitó Japón (incluidos los líderes de los campesinos de la Provincia de Nampula), presentó sus protestas a los representantes de la JICA y MOFA en la reunión pública celebrada el 29 de noviembre en Tokio.
  • Sin embargo, la JICA no solo demostró una falta de respeto a sus contribuyentes japoneses y a otros participes, incluidos nosotros mismos, sino que además decidió impulsar aún más divisiones en la sociedad civil al trasferir el primer pago (un 20% del importe contratado: 41.228 dólares estadounidenses) al señor Mutoua/Solidaridad Mozambiqueña en noviembre de aquel año.
  • Las ONGs japonesas se reunieron con el Director General de MOFA, la persona a cargo de las cuestiones relacionadas con ProSavana, y este afirmó compartir las mismas preocupaciones relativas a la «Estrategia de Comunicación» impulsada por la JICA y el contrato con el señor Mutoua/ Solidaridad Mozambiqueña. Además, explicó que tenía intención de suspender el contrato a mediados de diciembre del 2016.
  • Sin embargo, la JICA ignoró las protestas e indicó a sus consultores que avanzaran con el trabajo, tal y como estaba definido en el contrato con el señor Mutoua/ Solidaridad Mozambiqueña, y que continuaran con el «trabajo de campo» que la JICA quería denominar «consultas comunitarias conducidas por la sociedad civil». Sin embargo, la legislación pertinente es clara al respeto y las consultas comunitarias no se efectúan en estos términos.
  • La metodología propuesta para el «trabajo de campo» ya había sido presentada por el señor Mutoua/ Solidaridad Mozambiqueña como parte de sus servicios prestados a la JICA, lo cual resulta evidente si se considera que el primer pago se había realizado. Con todo, a pesar de que la JICA había prometido divulgar las condiciones y la metodología del informe para el público japonés, cambió de opinión y afirmó que solo las publicaría a finales de marzo; esto es, tras las «consultas comunitarias».
  • Está previsto que se realicen las supuestas «consultas comunitarias» del 27 de febrero al 5 de marzo en 205 ubicaciones, en un momento en que los campesinos (que son el objetivo principal de estas consultas) están ocupados con el trabajo agrícola. Así, no se da la oportunidad de volver a la atmósfera de armonía social y cooperación que existía antes de las reiteradas intervenciones de la JICA en la sociedad mozambiqueña, sobre todo en la Provincia de Nampula.

La intervención de la JICA y del Gobierno japonés en los medios de comunicación de Mozambique

  • El 23 de diciembre, dos de los periódicos más respetados e independientes, incluido @Verdade, publicaron un artículo titulado «Las Organizaciones de la Sociedad Civil de Niassa, Nampula y Zambezia ‘se liberan’ de Maputo gracias a los dólares de ProSavana» (título original en portugués: «Organizações da Sociedade Civil do Niassa, Nampula e Zambézia “libertam-se” de Maputo graças aos dólares do ProSavana»). Este artículo ha sido el objeto de análisis de la Campaña No a ProSavana. [Xv] En enero @Verdade confirmó que el artículo en cuestión fue redactado «en el contexto de un viaje organizado por la Embajada del Japón».
  • En dicho texto, el subcontratador de la JICA, el señor Mutoua, es presentado repetidamente como el coordinador de MCSC-CN. Mutoua elogia a ProSavana y ataca a la Camapaña No a ProSavana. Sin embargo, el señor Mutoua no menciona su rol como subcontratador de la JICA y no revela que esta abonó la suma de 206.000 dólares a MSCS-CN (si lo mencionó, el periódico decidió no publicar dicha información).
  • Los 206.000 dólares no tenían como destinatario MSCS-CN, sino que eran la «remuneración» (el 60%) del señor Mutoua/ Solidaridad Mozambiqueña por los servicios de consultoría prestados a la JICA. Ni el señor Mutoua ni tampoco los consultores japoneses de la JICA que asistieron a la entrevista compartieron esta información con los periodistas de @Verdade. De ahí que la propaganda que afirmaba que los «206.000 dólares destinados a MSCS-CN eran para ‘liberarse’ de Maputo» se publicara en dicho periódico.
  • Tanto en Japón como en Mozambique, tanto la JICA como los consultores de los dos países que participaron en esta labor han violado las políticas de la agencia causando discordia y desconfianza dentro de las organizaciones de la sociedad civil de Mozambique.
  • Por último, la «estrategia de los medios», a la que hace referencia y que propone la «Estrategia de Comunicación de ProSavana» para «cambiar el rumbo» [xvi], ahora por medio de un subcontratista de la JICA, está conspirando contra otras organizaciones de la sociedad civil.

Los puntos anteriores describen cómo la JICA intervino en nuestra sociedad por medio de la financiación, planificación, implementación y supervisión de sus sub-proyectos en ProSavana-PD. Estas actividades violan los principios legales y las directrices de la JICA, la Carta de las Naciones Unidas, el derecho internacional y nuestra constitución, con un significativo impacto negativo en la sociedad de Mozambique.


Demandas de las organizaciones articuladas en la Campaña No a ProSavana:

  • Interrupción inmediata de todas las actividades de la JICA relacionadas con ProSavana debido a las razones anteriores.
  • La revisión urgente de las actividades de la JICA en ProSavana, conforme a las normas y principios claramente expresados ​​en su política de cumplimiento y sus directrices, mediante el establecimiento de una comisión independiente para el reconocimiento de sus errores y la reparación de los daños causados ​​a sus víctimas y a la sociedad de Mozambique.

Debido a las irregularidades expuestas y las acciones lamentables de la JICA en este proceso, la campaña No a ProSavana solicita lo siguiente:

  1. La publicación de todos los documentos relacionados con el contrato de la JICA con Solidariedade Moçambique, especialmente el informe inicial.
  2. La creación de un comité de evaluación independiente de dicho contrato y del proceso de contratación.
  3. La suspensión del contrato con Solidariedade Moçambique, teniendo en cuenta el análisis mencionado anteriormente.
  4. La cancelación del «trabajo de campo» (las llamadas «consultas comunitarias»).
  5. El acatamiento de las normas y los principios establecidos en la Constitución de la República de Mozambique, las Directrices de la JICA y otras leyes internacionales aplicables al caso.

A este efecto, y dada la urgencia de la situación, solicitamos que se responda a esta carta antes del 24 de febrero de 2017, sobre la base de las Directrices «1.4 Basic Principles» [«1.4 Principios Básicos» en inglés] del documento de la JICA, 3) «obligación de una rendición de cuentas», 4) «respuesta de la JICA a las preguntas de sus accionistas», 5) «divulgación de información» para asegurar la rendición de cuentas.

Por último, la campaña No a ProSavana sigue unida y continúa luchando contra la injusticia y la desigualdad medioambiental, social, económica y política y por la defensa de los derechos humanos e intereses relacionados con el acceso y el control de la tierra, el agua, los bosques, el aire, el bien común y el patrimonio cultural e histórico. También contamos con el artículo 81 de la Constitución de la República de Mozambique, el cual protege el derecho de los pueblos a protestar. La Campaña No a ProSavana reafirma su oposición al Programa ProSavana y apoya las movilizaciones sociales nacionales e internacionales, en particular aquellas relacionadas con la defensa y protección de los derechos humanos, para resistir y luchar contra ProSavana.

Atentamente,

Anabela Lemos

Directora de JA!, en representación de las organizaciones de la Campaña No a ProSavana.

Firmantes:
-Associação Académica para o Desenvolvimento das Comunidades Rurais [Asociación -Académica para el Desarrollo de las Comunidades Rurales en portugués] – ADECRU.
-Comissão de Justiça e Paz da Arquidiocese de Nampula [Comisiónde Justicia y Paz de la Archidiócesis de Nampula en portugués] – CAJUPANA.
-Comissão Diocesana de Justiça e Paz de Nacala [Comisión Diocesana de Justicia y Paz de Nacala en portugués] – CDJPN.
-Fórum Mulher – Marcha Mundial das Mulheres [Foro Mujer – Marcha mundial de las Mujeres en portugués].
-Justiça Ambiental (JA!) – Amigos da Tierra Moçambique [Justicia Ambiental (¡YA!) – Amigos de la Tierra de Mozambique en portugués]
-Liga Moçambicana dos Direitos Humanos [Liga Mozambiqueña de los Derechos Humanos] – LDH
-Livaningo
-União Nacional de Camponeses [Unión Nacional de Campesinos en portugués] – UNAC.

Anexos:
[i] Fuente primaria de la JICA, TOR, p. 4. http://www.ajf.gr.jp/lang_ja/ProSAVANA/docs/102.pdf

[ii] Fuente primaria de la JICA, http://www.ajf.gr.jp/lang_ja/ProSAVANA/docs/104.pdf

[iii] Fuente primaria de la JICA, “ProSAVANA: estrategia de Comunicación”, p. 34 -35.

[iv] Fuente primaria de la JICA, informe inicial, http://www.ajf.gr.jp/lang_ja/ProSAVANA/docs/123.pdf

[v] Fuente primaria de la JICA, Contrato, http://www.ajf.gr.jp/lang_ja/ProSAVANA/docs/121.pdf

[vi] Fuente primaria de la JICA, TOR, http://www.ajf.gr.jp/lang_ja/ProSAVANA/docs/122.pdf

[vii] Los informes entregados por MAJOL a la JICA, http://www.farmlandgrab.org/post/view/26158-prosavana-files

[viii] Comunicados. http://www.farmlandgrab.org/post/view/25798-campanha-nao-ao-prosavana-denuncia-as-irregularidades-do-processo-de-dialogo-sobre-o-prosavana http://www.farmlandgrab.org/post/view/25965-denuncia-da-parceria-entre-a-wwf-e-o-prosavana http://www.farmlandgrab.org/post/view/26458-comunicado-conjunto-e-questionamentos-da-sociedade-civil-de-mocambique-brasil-e-japao-sobre-o-prosavana-com-relacao-aos-documentos-do-governo-recentemente-vazados http://www.farmlandgrab.org/post/view/26687-nao-ao-prosavana-e-as-suas-auscultacoes-publicas-fraudulentas

[ix] Fuente primaria de la JICA, Contrato (http://www.ajf.gr.jp/lang_ja/ProSAVANA/docs/130.pdf) y TOR (http://www.ajf.gr.jp/lang_ja/ProSAVANA/docs/131.pdf)

[x] Fuente primaria de la JICA, http://www.ajf.gr.jp/lang_ja/ProSAVANA/docs/130.pdf

[xi] Fuente primaria de la JICA y MASA, http://www.farmlandgrab.org/uploads/attachment/doc_2.pdf

[xii] En el mismo documento, nota 11. Vea la parte inferior de la página 1.

[xiii] http://www.farmlandgrab.org/post/view/26173-sintese-do-encontro-de-convergencia-e-resistencia-do-movimento-nao-ao-prosavana

[xiv] http://www.farmlandgrab.org/post/view/26687-nao-ao-prosavana-e-as-suas-auscultacoes-publicas-fraudulentas http://www.farmlandgrab.org/post/view/26908-protesto-urgente-e-pedido-encaminhado-ao-presidente-da-jica-sr-shinichi-kitaoka-versao-portuguesa

[xv] http://www.verdade.co.mz/tema-de-fundo/35-themadefundo/60572-organizacoes-da-sociedade-civil-do-niassa-nampula-e-zambezia-libertam-se-de-maputo-gracas-aos-dolares-do-prosavana

[xvi] Documento primario de la JICA. http://www.ajf.gr.jp/lang_ja/ProSAVANA/docs/103.pdf

Fuente: No a ProSavana

Tomado de Farm Land Grab, Protest against JICA’s impacts on Mozambican society in relation to the ProSavana programme, publicado el 1 de marzo de 2017.

Universidad de Salamanca. Traducido para Umoya por Diego González González, Pedro Lama Guerrero, Jon Fontán Calzada e Ion Hang Tang Pat.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Articulos de opinión, Noticias, Soberanía alimentaria. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *