Glencore compra a Fleurette con un acuerdo sobre las minas del Congo valorado en mil millones de dólares

Glencore paga 534 millones de dólares al contado a Fleurette, la empresa de la familia Gertler

El precio del cobalto se dispara por la demanda de baterías recargables

Glencore plc ha firmado un acuerdo valorado en 960 millones de dólares que le permitirá controlar dos grandes minas congoleñas de cobre y cobalto y estrechar su relación con el polémico multimillonario israelí Dan Gertler.

Para Glencore, el acuerdo implica dos cosas: por un lado, un mayor control de los activos clave en un momento en el que los precios del cobre y el cobalto están por las nubes y, por otro, la carrera en solitario de Gertler después de que el negocio de este en la República Democrática del Congo y su relación con el presidente Joseph Kabila pasasen a estar en el punto de mira del Departamento de Justicia estadounidense.

Tal y como afirmó la empresa en un comunicado emitido el pasado 13 de febrero, Glencore pagará al Grupo Fleurette, una empresa propiedad de la familia Gertler, una suma de 534 millones de dólares al contado una vez se hayan saldado las deudas pendientes. Los activos incluyen un 31% de participación en el complejo minero de Mutanda, la mina de cobalto más grande del mundo, y el 10,3% de las acciones de Katanga Mining Ltd., que opera en una mina cercana de cobre y cobalto.

El precio del cobre lleva 20 meses por las nubes y el del cobalto, esencial para la fabricación de baterías de iones de litio, ha aumentado un 75% desde principios del año pasado. Asimismo, la competitividad por las fuentes de extracción de este metal se está intensificando como consecuencia del auge global de los vehículos eléctricos.

Las participaciones de Mutanda están valoradas en 922 millones de dólares y, según el comunicado del pasado 13 de febrero, Katanga cotiza en la Bolsa de Valores de Toronto a 38 millones de dólares. Está previsto que el acuerdo aumente las acciones de Glencore en Katanga un 86,3% y, además, la empresa también se embolsará 130 millones de dólares en préstamos que Mutanda debía a Fleurette.

Glencore podría tener otros motivos para comprarle a Gertler las participaciones de la minería, ya que este mantiene una amistad con el presidente congoleño Joseph Kabila. Cortar lazos podría proteger a la empresa de la incertidumbre política si el presidente abandonase el poder tras las elecciones fijadas para este año.

Examinando las denuncias

El acuerdo se ha producido cuatro meses después de que Glencore dijese que estaba examinando las denuncias por soborno que presuntamente implicaban al multimillonario. Gertler ha negado haber cometido delitos y no se le ha imputado. Las acusaciones se han recogido en un acuerdo de liquidación y de procesamiento diferido entre el administrador de fondos de cobertura Och-Ziff Capital Management Group LLC y el Departamento de Justicia de Estados Unidos. En dicho acuerdo, Och-Ziff reconoce haber participado en el soborno a oficiales congoleños. Además, su socio en el Congo, entre otros, habría pagado más de 100 millones de dólares en sobornos durante más de diez años. Dicho socio sería Gertler, según una persona familiarizada con el tema.

Las inversiones de Glencore en el Congo se realizan desde hace tiempo en colaboración con Gertler, quien consiguió que las ganancias aumentasen. El multimillonario, vástago de 23 años de una familia dedicada al comercio de diamantes, llegó al Congo por primera vez en 1997 poco después de que el líder rebelde Laurent Kabila derrocase al gobierno. Gertler entabló amistad con Joseph, hijo de Laurent Kabila y jefe del ejército, quien tomó las riendas en 2001 después de que su padre fuese asesinado.

Comerciante de diamantes

Tras años en el negocio de los diamantes en bruto, Gertler pasó a interesarse también por el cobre, el cobalto, el hierro y el oro, levantando así un imperio valorado en más de mil millones de dólares.

«Mantendremos nuestro compromiso para con la República Democrática del Congo y seguiremos invirtiendo una y otra vez en el país como hemos hecho durante los últimos 20 años», afirmó Gertler en un comunicado emitido el 13 de febrero.

Algunas de esas minas, incluida la de Mutanda, han convertido al Congo en el mayor productor de cobre del continente africano, pagado miles de millones en impuestos, y hasta estimulado el crecimiento económico a pesar de que dos tercios de la población todavía viven con menos de 1,90 dólares al día. No obstante, el desarrollo de depósitos de petróleo y cobre se estancó después de que Gertler se convirtiese en accionista. El acuerdo que se celebró hace dos semanas le proporcionaría dinero para dichos activos.

La obtención de cobalto en Mutanda, que opera en el sur de la República Democrática del Congo, aumentó casi un 50% el año pasado con 24.500 toneladas métricas, según Glencore. En comparación con períodos anteriores, la producción global de metal pasó de 110.000 a 120.000 toneladas en 2016 y, según la distribuidora Darton Commodities Ltd., Mutanda también produjo 213.000 toneladas de cobre.

Las acciones de Glencore aumentaron un 2,6%, lo que llevó a la empresa a cerrar en 329,95 puntos en la Bolsa de Londres, su nuevo récord desde noviembre de 2014.

Peter Grauer, director de Bloomberg LP, trabaja como director principal independiente no ejecutivo en Glencore.

Por Franz Wild, Jesse Riseborough y Thomas Wilson

Fuente: Bloomberg, Glencore Buys Out Billionaire With $1 Billion Congo Mining Deal, publicado el 13 de febrero de 2017.

Traducido para Umoya por Cristina Valdés Ramos.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Grandes Lagos, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *