Los nuevos súper-poderes en la toma global de tierras y cómo actúan

Las nuevas superpotencias en la toma global de tierras y cómo funcionan.
Gran parte del sur global – comprendiendo ampliamente los continentes de Asia, África y América Latina – fue “modelado” por el colonialismo. El llamado “gran juego” y los conflictos entre Gran Bretaña, Portugal, Bélgica, Francia y otros estados europeos, tuvieron lugar buscando el poder, la ganancia y la ocupación de la tierra.
Actualmente, escuchamos nuevos rumores desde Brasil y Nigeria, a Etiopía e Indonesia. Una vez más, la tierra es el botín.

En la última década, casi 50 millones de hectáreas de tierra han sido arrendadas o compradas a individuos, comunidades y gobiernos en el sur global para la producción, a gran escala, de biocombustibles, alimentos, recursos forestales, bienes industriales, infraestructuras, turismo y ganadería. Los principales beneficiarios son: una red compleja de empresas multinacionales, instituciones financieras y gobiernos del Norte.

Tomemos, por ejemplo, Feronia Inc – una compañía con sede en Canadá y propiedad de las instituciones financieras de desarrollo de varios gobiernos europeos, incluyendo el Reino Unido, Francia y España. Feronia controla 120.000 hectáreas de plantaciones de aceite de palma en la República Democrática del Congo.
Algunos de los países, que una vez fueron colonizados, son ahora los colonizadores: China e India tienen enormes inversiones en Camboya, Indonesia, Guyana, Etiopía y Brasil, entre otros países.
Según la base de datos Land Matrix, China controla 258.728 hectáreas en Camboya. El Grupo de Desarrollo Sindical de China (UDG) tiene una concesión de tierra de 45.100 hectáreas dentro del Parque Nacional Botum Sakor para el desarrollo de un centro turístico. Con las bendiciones del Partido Comunista de China, UDG también ha invertido US $ 3.800 millones en un nuevo puerto de aguas profundas en el país, con acceso a 90 kilómetros de costa, con un contrato de arrendamiento para 99 años. Se han realizado inversiones similares en infraestructura marítima en Pakistán, Sri Lanka, Bangladesh, Myanmar, Tailandia e Indonesia. Como sabemos, China está interesada en aumentar su influencia estratégica y comercial sobre el Mar de China Meridional y las aguas asiáticas en general.
Sellando el trato
Los acuerdos sobre la tierra se realizan – y a menudo se inician – por los Estados sub-nacionales que compiten entre sí para ganar grandes inversiones. Por ejemplo, desde la liberalización económica en 1991, los estados indios han competido entre sí -y con los estados de países vecinos como Sri Lanka y Bangladesh, Malasia, Vietnam, Camboya y China- para sacar oportunidades de negocios. Según una entrevista a varios altos funcionarios públicos en el estado indio del sur de Tamil Nadu. Varios detalles de estas entrevistas, no se publicaron, alguien dijo:
“Las empresas son como los novios, vienen con una enorme lista de demandas, la principal es la tierra. En el caso de [una multinacional del automóvil], teníamos grandes parcelas vacantes, que podíamos transferirles en un corto período. Además, solicitaban acceso por carretera, ferrocarril y puerto. Querían estar cerca de una metrópoli. Buscaban todo tipo de infraestructuras sociales, como terrenos para una escuela internacional e instalaciones deportivas para las familias de los ejecutivos … En general, había 80-90 parámetros relacionados con la tierra, concesiones fiscales y autorizaciones para el agua, la electricidad.”

Un colega añadió:
[Las compañías] han actuado contra los estados unos contra otros. Tomemos por ejemplo [una multinacional]. Estábamos tratando de llegar a [nuestro estado]. [Ellos iban a invertir] US $ 2 mil millones … [Pero] la empresa quería US $ 100 millones nuestros. [Los sitios alternos de la Compañía] estaban en Vietnam y Guangzhou en China. Finalmente, Vietnam consiguió [ese] proyecto.
Este último funcionario insinuó que los gobiernos de la India y los países competidores están dispuestos a atraer a las empresas con dinero en efectivo, concesiones fiscales y otros subsidios para poder cubrir sus inversiones.

Transacciones sombrías
Estos acuerdos tienden a tener lugar fuera de las salas de juntas. Las ofertas se producen en los espacios de ruptura, salas verdes, bares, clubes y casas de la gente Рen otras palabras, en las sombras institucionales. En Zimbabwe, los veteranos de guerra pueden actuar como intermediarios que facilitan o bloquean los tratos de tierras a nivel local, mientras que en Camboya y Vietnam, los inversores pueden actuar a trav̩s de intermediarios -incluidos funcionarios de pluriempleo- para eludir las reglas oficiales. En la India, una red elaborada de intermediarios y consultores media entre empresas y gobiernos en adquisiciones de tierras.

Durante el trabajo de campo en la India, encontré oficinas de la administración local con seis o siete trabajadores formando equipo con un ejército de más de 50 intermediarios que se sentaron fuera y tenían fácil acceso a los funcionarios dentro. Estos hombres examinan los títulos de propiedad y las historias de propiedad por una cuota y trabajan con los burócratas para falsificar ilegalmente y limpiar los registros de la tierra. Los hombres de mediana edad también venden información acerca de quién se enfrenta a tiempos difíciles y vende tierras fácilmente. Pueden trabajar con empleados por grandes compañías para agrupar grandes parcelas de tierra comercialmente viables. En un país densamente poblado con gran presión sobre los recursos naturales, lo que tiene serias implicaciones sociales.

Colaboradores coloniales contemporáneos

Los estados nacionales y sub-nacionales están cayendo unos sobre otros para facilitar acuerdos de tierras para atraer capital. Las élites que controlan estos estados también aseguran su longevidad facilitando ofertas de tierras de prestigio para los inversores privados. Participar en este pro-negocio es generalmente visto como una insignia de honor y se proyecta como un punto positivo para los políticos en las campañas electorales.

Entre los más humildes colaboradores de la apropiación mundial de tierras, los intermediarios -y las sombrías instituciones a través de las cuales operan- deben ser entendidos en el contexto del alto desempleo, que hace atractivo el trabajo de la tierra. Y, comprensiblemente, como cualquier persona estas tienen aspiraciones de consumo y movilidad social. El teléfono celular llamativo, la proximidad a la gente rica y poderosa, la capacidad para actuar, todas estas indicaciones de situación ascendente son medios más útiles para implicarse en una transacción acertada de la tierra que sentándose fuera de un centro del trabajo.

Como sabemos por la historia del colonialismo europeo, la conquista de tierras no habría sido posible sin los colaboradores en el mismo terreno – los príncipes y administradores locales fueron los pilares del proyecto colonial. Al permitir la transferencia de poder, fueron capaces de mejorar su propia influencia. Los príncipes y administradores de la era colonial han cedido el paso a políticos, burócratas, mediadores de diversos tipos. Como tal, la historia actual de la tierra negociada global, salta hacia fuera en líneas similares a la época colonial
La Conversación del 17 de enero de 2017

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Soberanía alimentaria. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *