La crisis financiera y el acaparamiento de tierras en África: el caso de Senegal

Era el 23 de junio de 2016, cuando la administración municipal de Diokoul Diawrigne, en la región Kebemer, a 150 km al norte de Dakar, emitió una resolución, para asignar 1.000 hectáreas de tierra agrícola a la empresa india Senegindia. La decisión fue como una verdadera ducha de agua fría sobre las cabezas de los agricultores de las zonas afectadas. Antes de tomar esta medida no se había dado ninguna noticia, y la autoridad local tampoco había hecho consulta alguna.

El Colectivo de los productores Diokoul, que agrupa a los agricultores de tres aldeas afectadas por la decisión, se movilizó de inmediato, informando a las autoridades locales y nacionales de este acto, que consideran un verdadero abuso de poder. Se realizaron numerosas acciones de protesta: sentadas, ruedas de prensa, cartas abiertas dirigidas al Presidente de la República, participación en las transmisiones de radio y televisión, cuyo objetivo es sensibilizar la opinión pública nacional e internacional.
Frente a la voluntad de las autoridades locales de avanzar contra la decisión adoptada por el Colectivo, se decidió confiar en el sistema legal y se presentó una queja formal. El 22 de diciembre pasado, el pronunciamiento fue: el Tribunal Supremo de Senegal ordena la suspensión de la resolución. Una victoria para el Colectivo, por lo menos se consideraba la oportunidad de volver a abrir un canal de diálogo con la administración de la ciudad sobre la decisión tomada.

Sin embargo, el mismo día de la sentencia, la policía de Kebemer detuvo a de 5 miembros del Colectivo, incluido el Coordinador, acusados de “destrucción de la propiedad que pertenece a otros.” Además, la policía convocó a 10 campesinos por el mismo caso. La Convergencia Global de Luchas “pour la terre et l’eau”, red de asociaciones y movimientos campesinos comprometidos con la defensa de los derechos a la tierra, al agua y semillas, informó inmediatamente del incidente y emitió un comunicado pidiendo la liberación inmediata de los campesinos detenidos, la suspensión de la propuesta de venta de la tierra y el respeto a la decisión del Tribunal Supremo, denunciando una vez más, la liquidación de haciendas privadas y extranjeras de las tierras en Senegal contra los deseos de la población local.
Con el estallido de la crisis financiera de 2008, el fenómeno del acaparamiento de la tierra ha crecido de manera exponencial en toda África. El acaparamiento de tierras conduce a la migración exacerbada, al hacinamiento urbano, la erosión de las culturas y economías locales, socava el equilibrio entre el uso humano de la tierra y el medio ambiente.

Cospe en Senegal, así como en otros países de África Occidental (Mali y Níger), está al lado de las asociaciones campesinas que luchan por la propiedad de sus tierras y el desarrollo sostenible, garantizados por las prácticas agro-ecológicas, la recuperación y la protección de las semillas locales.

Cospe para Greenreport

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Soberanía alimentaria. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *