Entrevista a Marina Muñoz Mangado, editora de 2709 books

logo2709books802709 books (www.2709books.com) es una editorial que vio la luz hace algo más de dos años (el 27 de septiembre de 2013) con la intención de publicar exclusivamente narrativa africana contemporánea. Hasta la fecha su catálogo se compone de siete títulos, un número que se irá ampliando gracias a la encomiable labor de Marina Muñoz Mangado, la responsable de este arriesgado y original proyecto. La hemos entrevistado para que nos cuente las razones que la llevaron a apostar por la literatura africana.

Marina Muñoz Mangado, creadora de 2709 Books.

¿Por qué crear una editorial enfocada exclusivamente a la narrativa africana?

Hace años, cuando estudiaba Edición, me di cuenta de que casi no había leído a autores africanos y de que en España era difícil encontrar sus obras traducidas. Hice un estudio de la oferta de libros en lengua española y descubrí que sí se habían publicado los «clásicos» africanos: Achebe, Bâ, Kourouma o Soyinka, por ejemplo, pero casi ningún autor de las nuevas generaciones, y muy pocas mujeres. Me pareció que era necesario hacer visibles a otros muchos autores africanos y poner en valor la diversidad literaria y cultural del continente.

Más allá de publicar estas obras, lo importante es que se lean. Ese es el gran reto: crear una comunidad lectora de letras africanas, que demande más libros de autores africanos para completar lecturas y visiones del mundo.

¿Qué pueden aportar tus libros a los lectores que nunca se han acercado a la narrativa africana?

Creo que pueden aportar una visión diferente de África, completar la historia sin matices a la que nos hemos asomado a través de muchos medios de comunicación, que han presentado una imagen simplista del continente, asociada a guerras, hambres, violaciones, dictadores. Yo misma todavía recuerdo el impacto de las imágenes en los telediarios de la hambruna etíope de los años 80. La fuerza de esas imágenes y las de otros conflictos ha sido tal que se convirtieron en la única imagen de todo un continente.

Me gusta pensar que los libros que publicamos rompen esa única imagen, que animan a seguir leyendo a otros autores, que sorprenden, que permiten entender mejor las realidades africanas y nuestras relaciones con los países africanos.

¿Crees que el público conoce a los autores africanos? ¿Por qué no se publica más narrativa africana en España?

Los autores africanos se conocen poco porque se han publicado poco en España. Una de las causas puede ser histórica: España ha vivido de espaldas a África, en general bastante ajena a los procesos descolonizadores y posterior desarrollo político y social, sobre todo en lo que concierne a África subsahariana. Y la falta de interés y de información también ha afectado a la literatura, claro. Es posible que también haya habido algo de menosprecio: esa imagen generalizada de África como continente de los desastres y las guerras, subdesarrollado, casi iletrado.

Me parece que en los últimos años el interés por África ha crecido, quizá porque cada vez hay más personas de origen africano viviendo en España y queremos conocer más y mejor sus culturas. Nos hemos dado cuenta de que África existe y queremos saber más. Soy optimista: cada vez se publica más literatura africana en lengua española. Casa África y la editorial Baile del Sol llevan años trabajando sus colecciones de letras africanas, y van surgiendo en los últimos tiempos iniciativas editoriales como Assata o Wanafrica.

¿Por qué 2709 books optó por vender solo libros electrónicos? ¿Hay alguna posibilidad de conseguir los libros impresos?

Optamos por el formato electrónico por varios motivos.

Por un lado, podemos llegar a lectores de casi cualquier lugar del mundo. Para comprar nuestros libros solo hace falta tener conexión a Internet y para leer nuestros libros ni siquiera es necesario tener un dispositivo específico de lectura: se pueden leer en el ordenador mediante programas libres, como Calibre.

La edición electrónica y la distribución digital rompen barreras geográficas: desde nuestra sede en Alicante vendemos libros en España, Bélgica, Francia, México, Estados Unidos, Chile, Perú… Algo inimaginable para una pequeña editorial si publicásemos en papel.

Por otro lado, el coste de producción es menor que el de la edición tradicional. Igual que para comprar nuestros libros solo hace falta una conexión a Internet, la única infraestructura que necesito para hacer mi trabajo es un ordenador y una buena conexión a Internet para trabajar a distancia con autores, traductores, correctores, diseñadores, programadores, distribuidores, periodistas y otros colegas de profesión con los que organizamos actividades en común. La comunicación con los lectores también se hace gracias a Internet: redes sociales, comentarios en el blog, correos electrónicos… El fin último de esta reducción de costes es ajustar los márgenes editoriales e intentar mejorar las retribuciones de autores y traductores.

También intentamos desarrollar un modelo de negocio responsable y sostenible: en España se publica mucho en papel, pero se destruyen muchos libros impresos no vendidos. Para nosotros no es el modelo a seguir. La edición digital no es sostenible per se: no se talan árboles, pero sí hacen falta dispositivos fabricados con materiales que, por ejemplo, provocan guerras en África. Por eso insisto siempre en que no es necesario comprar un nuevo aparato para leer nuestros libros: si tienes un ordenador, puedes leer eBooks.

Al día de hoy nuestros libros solo se publican en formato digital, pero a medio plazo queremos lanzarnos en la impresión bajo demanda. Somos conscientes de que hay público que quiere leer en papel e intentaremos atender también esa demanda.

¿De qué forma se da a conocer una editorial que solo es visible en internet?

Mediante una estrategia de marketing digital que incluye presencia en redes sociales, acciones de promoción (precios especiales en determinadas fechas o concursos, por ejemplo) y colaboraciones con revistas y blogs especializados en las culturas africanas. Nuestras acciones se dirigen a los lectores que ya leen literatura africana y a los que podrían acercarse por primera vez a ella, así que también estamos en contacto con medios más generalistas.

La red social en la más nos movemos es Twitter. También escribimos un blog en el que tratamos temas relacionados con las letras africanas, la edición, la bibliodiversidad o la traducción.

Nuestro proyecto es pequeño, pero sentimos que ha sido muy bien acogido por periodistas, medios e instituciones que llevan años divulgando las culturas africanas: Afribuku, Wiriko, Literáfrica, África no es un país, Casa África… Parte de nuestra visibilidad se debe también a ellos y me gusta pensar que juntos multiplicamos los esfuerzos de cada proyecto.

2709 books es una editorial que defiende el papel de los traductores. ¿A qué se debe este interés por estos profesionales?

Porque sin ellos no habríamos leído la mayoría de los libros que hemos leído, no somos conscientes de ello y es necesario dar visibilidad al enorme valor de su trabajo. Valor en el sentido de coraje, porque no es fácil vivir de la traducción literaria; valor en el sentido del alcance social que tiene la profesión, porque son una pieza fundamental en la transmisión del saber.

Los traductores literarios de obras de autores africanos se enfrentan a la complejidad añadida de la transmisión de una cultura diversa, no occidental, en la que el francés o el inglés tienen matices y evoluciones geográficas muy específicas. La lengua, su apropiación, su transformación son una muestra de la diversidad social y cultural. Su transposición a otra lengua es compleja y son los traductores los que tienen la llave para traernos otros mundos.

¿Resulta complicado para un lector español comprender las realidades africanas?

Creo que no, o no más complicado que comprender cualquier otra realidad que se aleje de nuestra cotidianeidad. Es una cuestión de querer asomarse a ellas, leerlas y entenderlas. Además, en ese punto nos damos cuenta de que no son realidades tan ajenas como pensábamos. La historia reciente de muchos países africanos está ligada a Europa: la colonización, las independencias y muchos conflictos actuales solo se entienden si se ponen en relación con la actuación de Estados y de grandes corporaciones occidentales.

Venance KonanMás allá, desde el punto de vista estrictamente literario, la etiqueta «literatura africana» es solo una etiqueta para visibilizar a estos autores, pero detrás de las historias locales hay temas universales. Por ejemplo, en Robert y los Catapila, el primer libro que publicamos, Venance Konan se sirve de la historia local para hacer una reflexión más amplia sobre la inmigración, la diferencia y la actitud miserable de muchas sociedades frente al extranjero. Es un relato exportable a Occidente, sin duda.

Traduciendo África(s) es una sección que ha nacido de la traducción de las obras publicadas. ¿Se interesa el público por la cultura africana y sus costumbres?

Es una sección del blog con la que estoy especialmente contenta. La escribe una de nuestras colaboradoras  y combina dos pilares de la editorial: la difusión de las culturas africanas y la traducción.

La traducción requiere un gran trabajo de documentación sobre la lengua y la cultura de origen. Traducir supone aprender gastronomía, moda, prácticas y modelos de organización social… y queríamos compartir ese aprendizaje con los lectores. Es una forma de complementar la lectura de nuestros libros.

La sección tiene seguidores fieles y algunos lectores me comentan lo mucho que aprenden con ella. Entienden, por ejemplo, el valor del «pagne» o qué significa ese sonido que a veces escuchamos: el «tchip». Así que diría que el público se interesa cada vez más por las costumbres africanas y nosotros intentamos infundir curiosidad: nos retroalimentamos. Me gusta pensar que cada vez entendemos mejor otras costumbres porque es la manera de que nuestra sociedad multicultural sea igualitaria.

¿Qué criterios sigues para seleccionar las obras que vas a publicar?

Además de la calidad literaria, busco romper estereotipos y conformar un catálogo que muestre la enorme diversidad social y cultural que hay en África. Literatura y sociedad africanas suelen percibirse como una totalidad, sin matices, pese a que hablamos de más de 50 países. Esta visión global se permite dos extremos: tradición, asociada generalmente a niños sonrientes pese a no tener nada, atardeceres magníficos y comunión con la naturaleza; y modernidad, asociada a la guerra, el hambre, los niños soldados, las violaciones… Existen múltiples realidades que  irán apareciendo poco a poco en el catálogo, pero tenía claro que quería empezar con algo sorprendente: por eso elegí los relatos y el humor de Konan para presentar la editorial.

La visión femenina también es importante en nuestro proyecto: necesitamos leer lo que las mujeres tienen que contarnos, historias con mujeres protagonistas que transformen la percepción superficial que tenemos de la mujer africana como víctima.

¿Piensas ampliar la oferta con otro tipo de literatura: infantil, juvenil, cuentos?

Sí, quiero publicar para todas las edades. Y también quiero ofrecer distintos géneros: novela policíaca, relatos de ciencia-ficción, incluso cómic. Ir creando, poco a poco, un catálogo diverso y sorprendente de letras africanas que contribuya a romper barreras y desmontar estereotipos.

Por Alejandra Guarinos, Comité Umoya de Albacete.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Articulos de opinión, Cultura, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *